EL HERALDO
Facebook Twitter Instagram You Tube Google+
SUSCRÍBETE
El id es:node/146874
Así Nos Conocimos 23 de Diciembre de 2017

El amor, la mejor medicina de Iván y Claudia

El usuario es:

Foto: Orlando Amador Rosales y archivo particular

Iván Zuluaga y Claudia Buelvas se muestran sonrientes y seguros de sentir admiración y respeto mutuo.

Loraine Obregón Donado - Instagram:@lore013

Esta pareja contó lo que significa compartir la misma profesión y su secreto para mantenerse fortalecidos durante 21 años de casados.

Coincidir el mismo día en la toma de una fotografía para el carnet de la universidad le permitió a Iván Zuluaga y a Claudia Buelvas hablar por primera vez.
 
Luego no volvieron a encontrarse, pero en 1984 el destino engranó las piezas y puso todo en orden para que los dos vieran juntos una materia de Medicina en la universidad y forjaran  una gran amistad.
 
El tiempo transcurrió, Claudia terminó el internado e Iván decidió realizarlo en Girardot. Y aunque a veces se piense que la distancia es un obstáculo, los dos desvirtuaron esta idea demostrando que la comunicación sí era factible y los sentimientos sí podían fluir. Al finalizar la carrera profesional, los dos iniciaron su noviazgo.
 
“La verdad es que la conquista la tuve difícil. Yo le daba serenata con la canción Madrigal, le mandaba flores y no daba su brazo a torcer”, cuenta entre risas Zuluaga.
 
Después de algunos años Claudia se trasladó a Costa Rica para especializarse en Dermatología y él se quedó trabajando entre Bogotá y el municipio La Mesa. En este momento optaron por darle un pare a la relación.
 
Culminada la especialización de ella y la de él en Medicina Interna, volvieron a encontrarse en casa del hermano de Iván y acordaron que nuevamente serían novios. A los tres meses contrajeron nupcias.
 
Buelvas, quien es del Carmen de Bolívar, menciona que entre “ires y venires” la relación duró 12 años y el 30 de noviembre de 1996, en La Inmaculada Concepción, los dos juraron amor eterno.
 
Su hogar. Esta pareja manifiesta que al poco tiempo de estar casados iniciaron el proceso de planificación. Las semanas pasaron y recibieron la noticia de que serían padres, esto generó alegría en sus corazones. Sin embargo, todo fue efímero, pues un Día de la Madre, con cuatro meses de gestación, Claudia perdió a su bebé.
 
“Este momento fue muy duro. Cuando uno pierde al primer hijo uno queda con la ilusión y el afán de volver a estar embarazada cuanto antes. Entonces no se daba y cada vez que me llegaba la menstruación, era llanto y más llanto. Para mi fortuna en mi cumpleaños de 1998 nos enteramos de que nuevamente estaba embarazada, así que fue mi mejor regalo”.
 
De esta ocasión nació Lina María, que cuenta hoy con 18 años y es estudiante de Ciencias Políticas y Humanidades. Al cabo de un año del nacimiento de su primogénita nació José Iván, que tiene 17 años y cursa su último año en el Colegio Marymount.
 
Claudia Buelvas e Iván Zuluaga posan junto a sus hijos Lina María y José Iván, en el interior de su apartamento.
 
El pasado 30 de noviembre Claudia e Iván celebraron su aniversario 21 y aseguran que a lo largo de este tiempo han disfrutado en pareja y se han complementado en lo personal y en sus profesiones.
 
“Mi especialidad es más de hospitales, largos turnos, de estar por fuera de la casa y lo mejor es que ella lo entiende, porque es médico (...) A veces compartimos algunos casos de pacientes y nos ayudamos. Si necesito que me asesore en los problemas de piel, sé que puedo contar con ella; y si ella tiene alguna duda yo le extiendo la mano. Ahora, esto tiene muchas ventajas, porque cuando está brava conmigo y tiene un paciente difícil, me llama y nos reconciliamos”, señala Zuluaga, que es natural de Santa Cruz de Mompox.
 
Por su parte, Buelvas agrega que si tiene que hablar de situaciones ‘duras’, con propiedad diría que fue el momento en el que su esposo viajó a México para realizar su segunda especialización en Infectología.
“Este periodo fue duro, porque me quedé sola cuando los niños estaban muy pequeños. Gracias a Dios conté con el apoyo de su familia y la mía. Además, tuvimos la oportunidad de que él venía con frecuencia y nos comunicábamos por internet”.
 
El pilar de su relación. Aseguran que el amor ha sido la base de su matrimonio. Para ellos es lo más relevante, pues, estiman que sin amor no podría haber respeto y nada confluye.
 
“La atracción física es pasajera, pero sentir amor nos permite admirar los valores de la otra persona y aceptar sus defectos”, señala Zuluaga.
 
Claudia enfatiza en que de su esposo le atrajo sus detalles, porque para ella las pequeñas cosas son las que alimentan el corazón. Admira que sea un hombre servicial y generoso.
 
Iván reconoce que de ella lo primero que le sedujo fue su físico. Empero, conocerla le permitió hallar en ella una mujer íntegra y con temor de Dios, lo que para él es vital, pues, “significa darle garantía a la estabilidad del hogar”. Admira de ella que sea una mujer perseverante y que luche por lo que desea. 
 
Momentos especiales
 
 
1) Iván es entregado por su madre  y Claudia por su padre en el altar.
 
 
2) Los novios saludan a sus invitados.
 
 
3) Viaje a Saint-Tropez, Francia como celebración de su aniversario 20.
 
Según Iván Zuluaga...
“La atracción física es pasajera, pero sentir amor nos permite admirar los valores de la otra persona”.
 
Según Claudia buelvas...
“De mi esposo me atrajo sus detalles y hoy día lo admiro porque es un hombre generoso”.

 

Etiquetas

Más de revistas

LO ÚLTIMO DE REVISTAS