El id es:node/138245
Así Nos Conocimos 25 de Junio de 2016

El apoyo, la clave de Carlos e Ingrid

El usuario es:
Foto: Giovanny Escudero y archivo particular

La pareja lleva ocho años juntos, en los que se han acompañado en todos sus proyectos. Carlos Acosta es el gerente del Centro de Eventos Puerta de Oro e Ingrid Varón tiene una academia de ballet.

Andrea Ortega Soto @Yoandreacarolin
Compartir:

Una salida con amigos, con la intención de relajarse un poco, fue la ‘excusa’ para que esta pareja de casados se conociera. Ingrid Varón, bogotana de nacimiento, y Carlos Acosta, barranquillero, se encontraban en la capital del país para el año 2006 trabajando en distintos campos laborales, pero en una salida en común los presentaron.

“Trabajando en Bogotá, conocí a Ingrid a través de un grupo de amigos barranquilleros que íbamos a salir, pero llegaron a mi casa antes. Empezamos a conocernos, después, salida tras salida nos fuimos acercando”, expresó Carlos con un poco de timidez.

Ingrid, que para ese momento tenía en Bogotá un negocio de vestidos de baño a la medida, cautivó a Carlos con su personalidad.

Su madurez y su independencia como mujer fue lo que conquistó al barranquillero. “Yo siempre he sido emprendedor, entonces me pareció interesante conocer a una mujer que le gustara. Empezamos a engranar, fue el hecho de llegar, hablarle y después de ahí fue por chat, cuadrar otras salidas, y después empezamos a salir más solos  y en mi mente las cosas se fueron poniendo serias”, explicó el esposo.

Así, poco a poco, fueron construyendo su historia, esa que no se vio interrumpida incluso cuando el emprendedor tomó la decisión de irse a Miami a trabajar.

La distancia no fue impedimento para que por medio de elementos electrónicos mantuvieran viva esas ganas de proteger la relación. “Después de un año de amor a distancia ella también se va a Miami y estando allá nos decidimos casar. Al año tuvimos a Samuel, nuestro primer hijo, que hoy tiene seis años y nació allá”, agregó el orgulloso padre.

La pareja se casó el 12 de abril de 2008. Hoy se encuentran radicados en Barranquilla. Juntos siguen alimentando ese amor que inició por el contacto con amigos. Con ocho años de matrimonio, a Samuel se sumó la llegada de la pequeña Valeria, que hoy tiene un año y medio de nacida.

Ese es el mismo tiempo que tiene la academia de Ballet que montó Ingrid en La Arenosa estando en pleno embarazo. Su hija, que aún no llegaba, la había inspirado para montar su propia escuela, donde la pequeña seguiría sus pasos. “Yo estudié Mercadeo y Publicidad, pero el ballet lo bailé desde chiquita hasta grande, siempre fui bailarina”, recuerda Ingrid.

Por su parte, Carlos recuerda con gracia a su esposa en el embarazo, trabajando por tener la academia lista a tiempo. “Ella siempre quería armar el negocio de la academia de ballet y no lo armaba, cuando tenía como 7 meses de embarazo dijo: ahora sí lo quiero armar(...)tenía prácticamente ocho meses de embarazo durante la remodelación del local. Era eso lo que ella quería”, recordó Carlos.

El apoyo entre ambos, sumado con el respeto y la transparencia ha        permitido que los esposos se acompañen en todo momento.
“Nos entendimos en ciertas cosas, en las cuales, hemos sido compatibles, y así ha sido nuestro matrimonio, siempre hemos sido así. Nos gustan muchas cosas similares y nos hemos entendido superbien”, comentó Ingrid, en medio de la mirada cómplice de ambos.

Estos amigos, compañeros de la vida muestran en cada proyecto que emprenden que están ahí para apoyarse mutuamente. Él desde la gerencia del Centro de Eventos y ella con su sueño de la academia, y eso despierta la admiración entre esta pareja. gc

Temas tratados

Mensaje enviado Satisfactoriamente!
REPORTAR UN ERROR O SUGERENCIA
Ir a EL HERALDO