El id es:node/148912
Así Nos Conocimos 26 de Mayo de 2018

La eterna luna de miel de Andrea Rincón y Gustavo Duarte

El usuario es:

Foto: Archivo particular

Gustavo y Andrea durante su estadía en uno de sus primeros viajes, Teotihuacán, México. En Instagram aparecen como @unaeternalunademiel.

Carolina Vargas Hormaza - @caritovargash

La pareja de barranquilleros decidió dejarlo todo por cumplir su sueño, viajar por el mundo. Una pasión que los une “hasta que la muerte” los separe.

Fue precisamente en el mes del amor y la amistad cuando las vidas de Andrea Rincón y de Gustavo Duarte se cruzaron por primera vez. Así lo recuerda esta pareja de jóvenes barranquilleros que un día decidieron dejarlo todo por seguir su sueño: viajar por el mundo.

En el 2015, Gustavo era uno de los líderes de un proyecto de emprendimiento. Sin darse cuenta, ese año a su equipo llegaría la que sería su compañera de aventuras.
 
“Nosotros empezamos hablar por redes sociales, pero nos vimos personalmente el 17 de ese mismo mes. No nos habíamos visto antes porque yo vivía en Bogotá y él en Barranquilla.  Ese día por cosas de trabajo yo tenía que llegar a la capital del Atlántico para reunirme con unas personas sobre un nuevo proyecto que tenía en Cartagena y en esa visita lo conocí”, recordó Andrea.
 
Fue justo al día siguiente de ese primer encuentro cuando tuvieron su primera cita. Gustavo tenía una importante conferencia que dictar en Barranquilla, conferencia a la que invitó especialmente a Andrea para que lo acompañara, pero ella no alcanzó a llegar puntual por compromisos laborales. Sin embargo, ahí no terminó todo.
 
“Después de la conferencia, nos fuimos con todo el equipo a celebrar en una discoteca de la ciudad y de paso fue como nuestra primera cita. Ahí hicimos clic”, contó Gustavo. “En ese momento nos dimos cuenta que bailábamos muy bien juntos y eso fue como un buen indicio para decir, bueno aquí está pasando algo”, agregó Andrea.
 
Y así fue, ese indicio que sintieron aquel día que bailaron por primera vez era totalmente cierto. Las vidas de Andrea y Gustavo estaban destinadas a estar juntas. 
 
Fue el 21 de diciembre del 2015 cuando quedó por sentado que su relación era oficial. “Ese día lo invité a cenar porque pronto se iba a Bogotá para celebrar la Navidad en familia y él aprovechó el día, el lugar y la ocasión (risas) para pedirle a un mesero, sin que me diera cuenta,  que en un flan —a mí no me gusta el flan (risas) —me escribieran ¿Quieres ser mi novia?”.
 
Su pasión por viajar, siempre había estado con ellos, algo que los hizo unirse aún más, así lo relató Gustavo. “A los dos nos apasionaba muchísimo viajar. Siempre, desde que empezamos, hablábamos mucho de nuestros sueños, de lo que queríamos vivir”. 
 
 
La pareja durante su visita a Wyndwood en Miami, EEUU., país que recorrerán hasta el 1ro de agosto, día que se irán a Barcelona.
 
El viaje que los motivó a cumplir su sueño de viajar juntos por el mundo fue el que hicieron en el 2017, luego de que ella decidiera regalarle de cumpleaños a Gustavo unos tiquetes. El destino: México.
 
“En ese momento no lo pensamos dos veces y los compramos porque hace rato queríamos viajar. Ahí empezó como la aventura mochilera, por así decirlo, porque no nos quedamos en un hotel lujoso, ya que no teníamos suficientes recursos”, rememoró Gustavo.
 
Regresaron a Barranquilla en marzo de 2017, el primero de junio se fueron a vivir juntos y el 22 de junio Gustavo le pidió matrimonio a ella en medio de un momento que nunca olvidarán. El día del matrimonio iba a ser en agosto de ese mismo año, pero sin pensarlo poco a poco fueron postergándolo.
 
Los compromisos económicos los llevaron a emplearse en enero del presente año, pero definitivamente la vida les dijo una vez más que estaban hechos para ser viajeros, en poco tiempo Gustavo se enfermó y decidió renunciar y a Andrea la despidieron días después. “En ese momento una bloguera de viajes nos dijo — ¿Qué los detiene? — y eso fue lo que nos marcó e impulsó a empezar a cumplir nuestro sueño”, recordó Gustavo.
 
Así fue como surgió la idea de crear   @unaeternalunademiel, pero como explicó Andrea “para tener una eterna luna de miel, debíamos casarnos y así lo hicimos, planeamos todo, compramos los tiquetes y nos casamos una semana antes de irnos”. 
 
La boda fue por lo civil el pasado 14 de abril, algo muy sencillo, pero bastante significativo para ellos. “Fue la despedida y el comienzo de una nueva vida”, concluyó la pareja.
 
Momentos especiales...
 
El matrimonio fue por lo civil y con una celebración muy sencilla, pues tenían claro que lo más importante era su eterna luna miel.
 
La pareja disfrutando su estadía en uno de los destinos que han visitado: Stone Mountain Park en el estado de Georgia, EEUU.
Mensaje enviado Satisfactoriamente!
Más de Así Nos Conocimos Más de revistas