El id es:node/137183
Así Nos Conocimos 12 de Marzo de 2016

La táctica que mantiene viva una relación

El usuario es:
Foto: Orlando Amador y archivo particular.

El DT del Junior, Alexis Mendoza y su esposa Xiomara Araújo, afirman que el éxito de su matrimonio “es obra de Dios”. La pareja nos cuenta cómo se enamora y fabrica los triunfos familiares.

Andrea Ortega Soto @yoandreacarolin
Compartir:

“La primera vez que nos vimos, no sucedió nada. Carlos nos presentó y quedó como la hermana de mi compañero”. Así inició el relato Alexis Mendoza de cómo había conocido a su esposa Xiomara Araújo antes de que ella lo interrumpiera para decir: “pero te gusté desde ese día”.

Sorprendido por la respuesta, Alexis aceptó con la cabeza y dijo: “sí,  hubo esa idea. Es bonita la muchacha, es hermosa, todo lo que uno puede mirar en ese tiempo, sin la malicia, pero sí me llamó la atención en ese entonces”. Con esa camaradería y el amor de la pareja intacto, viven el director técnico del Junior y su esposa, quien viene siendo hermana del asistente técnico, Carlos Araújo.

Un amor dulce y sincero, apoyado en su relación con Dios ha bastado para que esta pareja de costeños estén próximos a cumplir 30 años de estar juntos. Los dos recuerdan con cariño las jugadas que el destino les gambeteó para que se conocieran.

“Una vez fui a cine con un compañero de curso que jugaba conmigo en la reserva de Junior.  Nos fuimos temprano para la sala de cine y faltaba mucho tiempo para que iniciara la función, era en el antiguo Royal. A pocas cuadras, en una casa de familia, vivían varios jugadores del Junior, entre esos estaba Carlos Araújo”. Como una forma para esperar a que transcurriera el tiempo –añade– decidieron ir a esa casa, pero lo que menos pensaba Alexis era que esa tarde conocería a Xiomara.

Sin embargo, la joven estudiante no vivía en Barranquilla, sino en La Paz, Cesar. Por lo que Alexis no volvió a saber de ella.

Por decisión  de Junior, el defensa central y Carlos, en compañía de tres jugadores más,  fueron enviados a jugar, en 1984, al Cúcuta. Allá llegó Xiomara para visitar a su hermano.
“Ahí tuvimos la oportunidad de hablar más, de conocernos más, pero aún no pasaba nada”, expresó Xiomara rodeada por los brazos de su esposo.

En los 10 días que estuvo de visita en territorio cucuteño la pareja encontró los momentos para interactuar  mejor, pero nuevamente Xiomara tuvo que retornar a su ciudad.

Alexis, con la idea de mantener el contacto empezó a enviarle cartas a la casa de Xiomara lo que logró cautivarla y atraerla más. “Él mandaba cartas al pueblo. Yo me gradué y me quedé trabajando allá un tiempo y empezó a escribirme y me fue gustando la idea hasta que yo le dije que sí, pero de lejos”. A medida que pasaba el tiempo fue Xiomara quien se mudó a Barranquilla y empezaron las cosas con más fuerza. “Entre sus estudios y el futbol me visitaba. Ahí siempre sacábamos el tiempo. Había interés, nos amábamos, nos queríamos y siempre había el rato para ir a cine y salir a comer algo”, recuerda en medio de una carcajada.

Dios en sus vidas. Luego de dos años de relaciones Alexis y Xiomara tomaron la decisión de casarse. El 8 de octubre de 1988 “con el amor a flor de piel” se unieron. En esta relación, aseguran al unísono, ha sido Dios en ellos el principal pilar. “Somos creyentes y confirmamos que primero está Dios. Una relación no debe ser de dos, sino de tres. Invitar primero a Dios en nuestras vidas y dejarnos guiar por él y sus enseñanzas que son ricas y abundantes. Eso ha conllevado al amor, el respeto, la honestidad y los buenos valores”.

La pareja se casó el 8 de octubre de 1988. Dos años después de ser novios.


Esa unión es vital para saber sobrellevar los momentos en que, antes como jugador y ahora como entrenador, le toca cambiar de ciudad.


“A donde a mi me llevaran me los llevaba a todos, tanto a ella como a los niños cuando estaban pequeños”.


Y así, inculcándole esos valores y “ante todo el  amor a Dios”,  la familia completa, integrada por sus tres hijos, se mantiene siempre unida.

La pareja con sus hijos: Isabella, Daniela y Alexis.

Llegada a Junior. Al terminar su carrera como jugador y como asistente técnico, Alexis sintió que era el momento de dar un paso al costado del actual técnico de Atlético Nacional Reynaldo Rueda, e iniciar su carrera como timonel del Junior.

Al consultarlo con su esposa llegaron al acuerdo de que era el momento de iniciar una nueva etapa en sus vida.  “Ese era el sueño de Alexis, siempre, poder dirigir al Junior de Barranquilla”, comentó Xiomara con voz pausada. Tras cumplir ese sueño mutuo, la pareja vive tranquila en La Arenosa, disfrutando los momentos que quedan entre el equipo de sus amores y los recuerdos que reviven del día en que se conocieron. 

Juntos, sin importad dónde
A pesar de los traslados que tuvo Alexis durante toda su carrera de jugador y después como entrenador, la pareja logró sortear las situaciones difíciles y mantenerse juntos. Hoy disfrutan a plenitud de su vida en la ciudad que fue ‘testiga’ de su primer encuentro.


Luego de 8 años fuera del país, Alexis y Xiomara regresaron a Barranquilla.


En esta foto durante un paseo en Ecuador. Fue en el año 2013.


La pareja tuvo tres hijos. Aquí con Alexis Mendoza Jr.

***AGRADECIMIENTOS
Hotel Movich Buró 51

Temas tratados

Mensaje enviado Satisfactoriamente!
REPORTAR UN ERROR O SUGERENCIA
Ir a EL HERALDO