El id es:node/137288
Así Nos Conocimos 26 de Marzo de 2016

La unión espiritual de Felipe y María A.

El usuario es:
Foto: Orlando Amador y cortesía

Esta pareja de bogotanos se conocieron en un grupo de oración. Después de 20 años mantienen el amor y la Fe en Dios intacta. Para ellos estos son los pilares fundamentales de sus vidas y su relación.

Daniela Fernández Comas @danielaferco
Compartir:

Era una noche fría en Bogotá.  Felipe Gómez se encontraba perdido en su mundo, manejando un viejo volkswagen por las calles capitalinas. Cuenta que lloraba desolado, desesperado por no saber qué hacer con su vida hasta que “milagrosamente la virgen” le dio una señal. Fue entonces cuando el joven rockero de 22 años, estudiante de Diseño de la Universidad Jorge Tadeo Lozano, comenzó a entender el sentido de la palabra fe.

Sus padres, aunque son católicos fervorosos, no creían lo que él les decía y lo llevaron a un psiquiatra para  entender qué pasaba. “Yo era un joven bohemio, todo hippie, rockero y ya mis padres no me creían nada. Entonces imagínate yo decirles que la virgen me había hablado, pues claro que me llevaron a un psiquiatra. Pero el psiquiatra me entendió, se le salieron las lágrimas y les dijo que me dejaran seguir mi camino y cuando regreso a la casa es cuando comienza mi cambio radical”, cuenta Felipe con mucha felicidad. 

Comenzó a rezar el rosario y a participar del grupo de oración en el que sus padres predicaban todos los jueves en su propia casa. Pese a las burlas de sus amigos, Felipe continuó aprendiendo cada día sobre el nuevo camino que había escogido para su vida.

“Mis amigos se reían de mi porque yo rezaba el rosario. Un mechudo de pelo largo, que le gustaba el rock, y de la Tadeo, imposible que le gustara todo esto. Pero a mi no me importó y seguí con lo que Dios me había preparado”, cuenta el bogotano.

Una noche de jueves, en donde los jóvenes se aglomeraban hasta por los marcos de las ventanas de la casa para escuchar las prédicas de Felipe en su grupo de oración, María Angélica Araújo, de 18 años, asistió por primera vez, quería ver qué hacían en ese lugar.

“Yo estaba en un mal momento en mi vida y me invitaron al grupo, fue muy bonito. Ya había escuchado cosas de Felipe, pero no lo conocía y cuando lo conocí me encantó tanto que hasta me temblaban las piernas. Tenía una ‘traga maluca’”, cuenta con nostalgia María A., mientras que Felipe recuerda haberle dicho a su hoy esposa cuando la conoció, “tú te casarás conmigo”.

Al año de conocerse se hicieron novios, pero la confusión e incertidumbre de Felipe de saber hacia dónde iba su vida lo hizo terminar la relación. Estando en un viaje en Nueva York, para participar de la visita del Papa Juan Pablo II a la ciudad estadounidense, se animó a contactarla nuevamente.

“Yo no estaba ganando ni un peso y no sabía qué iba a ser de mi vida, por eso se paró la relación. Me fui a la visita del Papa y allá un cura me vio triste, le conté mi situación y me dijo que era un bobo, que yo a ella la necesitaba en mi vida. Entonces busqué un teléfono, la llamé y le pedí matrimonio y ella me dijo que sí”, cuenta Felipe emocionado.

Al volver a Colombia, estos bogotanos se casaron en una ceremonia sencilla el 27 de enero de 1997. A pesar de no haber invitado a nadie, 700 personas llegaron a ser parte de su celebración.

Se casaron en Bogotá el 27 de enero de 1996, luego de 2 años de noviazgo.

Fue así como hicieron de su vida en pareja una familia conformada por seis hijos. Afirman que son felices gracias a las bendiciones que Dios ha traído a sus vidas; incluso el cáncer en los ojos que padece su último hijo, Migue. Por recomendaciones médicas la familia decidió radicarse en Barranquilla y de hecho, esto ha ayudado a que la situación médica del niño presente mejoría.

Hoy Sábado Santo, Felipe y María A. estarán en la Vigilia Pascual de la parroquia Santa Laura Montoya junto a sus  hijos. Su objetivo principal, agradecerle a Dios el permitirles conocerse hace 24 años.  


Con 20 años de casados, Felipe y María A. conservan la camaradería de siempre.


Felipe y María A. con sus 6 hijos: María de 19 años, Juanita de 17, Felipe de 14, Ana de 11, Belén de 8 y Migue de 6.


Para esta pareja de esposos, la espiritualidad guía sus vidas. 

Una historia musical
Felipe es cantautor de música religiosa. Cuando tuvo su primer acercamiento al catolicismo, el rockero de 22 años decidió cantarle a Dios y ahora con 45 años, sus seguidores lo escuchan cantar junto a sus hijos y esposa en los 10 discos que ha producido. El amor, la familia, la espiritualidad y el respeto por la vida de otros son los temas que predominan en las letras de sus canciones. La temática en contra del aborto ha sido la de mayor aceptación. Felipe afirma que muchas personas han decidido no abortar, gracias a que escucharon sus canciones.

Ambos afirman que la música es un factor importante en su relación.

 

Temas tratados

Mensaje enviado Satisfactoriamente!
REPORTAR UN ERROR O SUGERENCIA
Ir a EL HERALDO