El id es:node/137440
Así Nos Conocimos 09 de Abril de 2016

Una pareja de esposos, cómplices y amigos

El usuario es:
Foto: Orlando Amador Rosales

Antonio y Cecilia Celia llevan 61 años de casados y afirman que la tolerancia es el pilar de su relación. Ellos le contaron a revista Gente cómo gestaron su historia de amor.

Sara Hernández C.@Sara_hernandezc
Compartir:

¿Qué te digo? Hay que sonreír  para la foto”, le dice Antonio Celia a su esposa Cecilia Martínez- Aparicio, ambos en la imagen. Después de un par de fotografías de prueba en su casa, en el norte de Barranquilla,  se logró el objetivo, una imagen que resumiera la complicidad y camaradería que sus 61 años de casados les han otorgado.
Es casi una vida la que llevan juntos este barranquillero con ascendencia  italiana y esta mujer de La Arenosa. Tienen 4 hijos, 3 nueras, 12 nietos y 2 bisnietos. En su larga vida hay momentos alegres, otros no tanto, pero al final “se aman y respetan profundamente”, cuentan ambos.

Su historia. Cecilia se fue de viaje a Nueva York, en los años 50, esto en un intercambio del colegio Marymount.

También en EE.UU Antonio acababa de graduarse de Administración de Empresas, en la Universidad de Columbia.

Esa aventura —viaje a New York—  dio origen a todo. Allí, la compañera de cuarto de Cecilia terminó siendo hermana del mejor amigo de Antonio, razón que lo llevó hasta ese lugar. Ambas estaban alojadas en el hotel Biltmore en ‘La Gran manzana’. Los dos sabían quién era el otro, pero solo cruzaron palabras hasta ese día.

Desde ese instante, cuando tenía 17 años y Antonio 20,  cuenta Cecilia, “fui más atrevida y le hablé primero” pues, en ese entonces, las relaciones se llevaban de otra manera. “Él era muy penoso”, agrega mientras mira de reojo a su esposo, ambos ríen. Por su parte, Antonio recuerda que Cecilia le gustó físicamente aquella vez, pero como partía al día siguiente no le prestó atención, “ella me gustó pero ajá, yo me iba”.  Al final, ambos partieron a sus detinos previstos, Colombia y Europa.

Un par de meses después, al Cecilia regresar a La Arenosa, coincidieron en un matrimonio. “Parecía una reina, estaba elegantísima, tenía una pava rosada y la rodeaban varios admiradores”, interrumpe Antonio, quien recuerda el momento con lucidez relatado por su esposa.

Luego de carnavales comenzaron a hablar. Semanas después, Cecilia huyó de un enamorado y se fue a Puerto Colombia donde también coincidió con Antonio. “Ahí si me di cuenta que me estaba mirando un poquito”, recuerda con picardía la mujer.

Pero esta peculiar historia se fue tejiendo como un rompecabezas. “Yo la tenía vista desde New York”, cuenta Antonio, razón por la que empezó a frecuentar a Cecilia. Lo demás es historia. Solo gratos recuerdos para esta pareja que, en año y medio de amores, optó por casarse.

El día de su matrimonio fue el 15 de enero de 1955.


En la foto, Cecilia imita el vestido Eliza Doolittle del musical ‘Mi bella dama’ junto a su esposo, en 1965.


En uno de sus viajes visitando una feria de calzado en Milán, Italia, en 1992.


Atracción. ¿Qué es lo que más le atrajo el uno del otro?, responde a la pregunta Cecilia, “definitivamente los  ojos y sus grandes manos. Sus manos,  me parecían espléndidas”, rememora.

El turno es para Antonio, quien cuenta que los ojos y la boca fueron determinantes a la hora de fijarse en su actual esposa. Una atracción que no fue a primera vista sino que, por el contrario, buscó afianzarse hasta encontrar el momento indicado para surgir.


Admiración.Hoy, después de momentos díficiles en la salud de ambos, cuentan que por fortuna han salido adelante de diversas situaciones. “Él fue una persona muy madura y tolerante conmigo y ahora, yo lo soy con él”, explica Cecilia.

Por su parte, su esposo cuenta que “le guardo un cariño enorme y es una mujer de la que siempre me he sentido orgulloso. Además, es alguien que mantiene unida a nuestra familia, lo cual es muy significativo para mí”.

Una pareja que, dadas las líneas trazadas por la tradición de la época, se gestó a paso lento, pero seguro y que ahora mantienen vigente la relación con sus relatos de viajes alrededor de varios continentes y millones de recuerdos que solo quedarán en sus mentes.


Cecilia, de 81, y Antonio, de 84 años.

Detalles
La pareja domina el italiano, inglés, español y un poco de francés. Sus hijos son: Carla Margarita (directora organización Carnaval S.A.), Antonio (presidente Promigas), Ricardo (negociante de restaurantes y asesorías) y Gian Piero (presidente Serfinansa). Antonio fue gerente de la fábrica de calzado Trevi, y Cecilia ha trabajado para varias fundaciones, entre otros cargos.

Mensaje enviado Satisfactoriamente!
REPORTAR UN ERROR O SUGERENCIA
Ir a EL HERALDO