El id es:node/151832
Invitado 09 de Marzo de 2019

La visión ecológica que le pone José Beyaert a la construcción

El usuario es:

Recientemente, este especialista en Diseño Ecológico construyó frente a las playas de Santa Verónica una vivienda sostenible hecha en madera. Asegura que es tiempo de tomar acciones para “contribuir al medio ambiente”.

Daniela Murillo Pinilla @DanielaMurilloP
Compartir:

Desde muy joven, José Beyaert Brand supo que lo suyo no era trabajar en un escritorio de oficina. Desde pequeño sintió fascinación por explorar el medio ambiente e involucrarse con actividades en entornos exteriores. Aunque nació en Colombia, por sus venas corre sangre europea. Su abuelo materno era suizo y su abuela materna, barranquillera. En cuanto a su familia paterna, sus abuelos son franceses. Estudió en el colegio Liceo Francés de Bogotá y a los 14 años se fue a vivir a Francia.

Estando allí, comenzó a ‘construir’ su vida profesional. Estudió Contabilidad y Administración de Empresas y después le apostó al Diseño y Construcción en Madera. Con el paso del tiempo, se especializó en Diseño Ecológico. Asegura que durante esta formación pudo conocer más de cerca “la importancia de usar materiales renovables” y aprender todos los factores que conectan “la ecología con la construcción”. 
Debido al auge de la economía de la energía en Francia, José afirma que se fortaleció en el país una conciencia frente al apropiado uso de los recursos naturales. 

“Siempre he pensado que no se trata solo de una conciencia ecológica, sino económica. Ya no se puede seguir consumiendo como se hacía antes. Eso ha hecho que la gente empiece a pensar en sistemas para ahorrar. No hay que inventar nada, sino devolvernos a otras épocas. Ver cómo funcionaban los romanos y los galos, quienes no tenían energía en su época”, explicó. 

En Francia construyó su primera casa ecológica. Teniendo en cuenta las bajas temperaturas de este país, creó una edificación sin calefacción que se calienta con el sol gracias a un aislamiento construido con papel periódico reciclado y molido en forma de espuma. “Yo no me inventé eso, en efecto este mecanismo tiene varios años de uso”, agregó. 

Durante unas vacaciones a Santa Marta, decidió acompañar a un familiar a averiguar un lote en las playas de Santa Verónica. Fue cuando tuvo la idea de plasmar su propuesta de viviendas ecológicas en Colombia. Frente a estas playas atlanticenses construyó este proyecto con el objetivo de mostrar “que siempre es posible hacer algo fresco e innovador, pues muchas veces hay construcciones bonitas pero que no son prácticas al uso”. 

José agrega que esta nueva casa está construida sobre pilotes de madera enterrados a cierta profundidad para evitar que se mueva la casa, pero que también permite que sea trasladada a otro terreno sin causar estragos en el entorno. Así mismo, la estructura está construida con madera proveniente de Medellín que es insensible a la salinidad, pues es común ver “que el concreto se deteriore y el metal se oxide frente al mar”. Además, está aislada en el techo, suelo y muros con icopor reciclado que es desechado luego de ser usado en obras de edificio. 

Luego de esta primera casa, José sueña con construir un hotel ecológico hecho con madera y barro, rodeado de un bosque comestible para mostrar “que hay más alternativas a la agricultura actual”. 

“No se trata de sembrar en una hectárea mil mangos, porque si se enferman nos toca usar productos químicos, fungicidas e insecticidas y eso no lo queremos ya que ensuciamos las aguas y se afecta al organismo. Nuestra intención es hacer una siembra mezclada: uno de mango, otro de guama, naranja, etc. Con estos monocultivos se produce casi que lo mismo, pero sin productos químicos”, estableció. 

En su tiempo libre, José disfruta practicar ciclismo. Un deporte que lleva en la sangre, pues afirma que su abuelo fue el primer campeón extranjero en la Vuelta a Colombia.“Hace años también estuve en un equipo semiprofesional y tuve la oportunidad de ser campeón regional”, añadió. 

Así pues, para este constructor apostarle al medio ambiente “es apostarle a la vida”. 

“La naturaleza es muy generosa porque siempre nos da todo lo que necesitamos. Tenemos que retribuirle estos beneficios. La vida del hombre siempre ha estado orientada a luchar contra la naturaleza y a no ir con ella. No hemos visto que ir con ella es el camino más simple”, puntualizó.

Temas tratados

Mensaje enviado Satisfactoriamente!
REPORTAR UN ERROR O SUGERENCIA
Ir a EL HERALDO