El id es:node/153098
Invitado 13 de Julio de 2019

Las pinceladas de la artista Vanessa Tamayo Gómez

El usuario es:
Foto: Orlando Amador Rosales

La antioqueña aplica en sus obras la técnica mixta. Es profesional en publicidad y mercadeo, carrera que desea fusionar con el arte para apoyar a los artistas emergentes. Afirma que se visiona creando en Barranquilla una feria de arte.

Loraine Obregón Donado - Instagram:@soyloraineo
Compartir:

Si algo tiene claro la artista Vanessa Tamayo Gómez, de 37 años, es que no vive de sueños. Cuando se traza un objetivo trabaja incansablemente para conseguirlo.

Su origen podría ser catalogado como incierto, en el buen sentido de la palabra. Esto porque nació en Marinilla (Antioquia), pero su cédula certifica que fue en Cali.

A los cuatro años llegó a Barranquilla, así que considera que es más barranquillera que el Junior.

“Yo crecí en Curramba la Bella, así que mi cultura y todos mis amigos son de mi ‘Quilla’ adorada. La capital del Atlántico es un buen vividero, su gente es amable y sonriente. Alguna vez leí que es el único lugar donde se come la alegría y lo reitero”.

Pinta desde que tiene uso de razón y estima que ese amor por el arte lo heredó de su padre, Álvaro Tamayo. De pequeña realizó varios collages y cree que de ahí emergió su pasión por la técnica de sus obras, la mixta. Tiene una fuerte inclinación por mezclar texturas y emplea prendas de vestir usadas como lienzo. También pinta en óleo y en acrílico.

Al culminar el bachillerato, ingresó a la educación superior para formarse como publicista, en Medellín. Allí solo permaneció por tres meses y por cosas de la vida, como ella lo estima, retornó a Barranquilla para continuar con la carrera, que en su momento recibía el nombre de Mercadeo. Al cursar su tercer semestre, llegó a Bogotá donde arrancó con Publicidad y Mercadeo.

“Yo cursé Publicidad porque en la época mía no se podía estudiar Arte, por lo menos en mi casa no estaba dentro de las opciones. Entonces, lo que me permitiera crear y dibujar lo escogería  y la Publicidad me dio esa oportunidad. Desde los 16 años empecé a trabajar en este ámbito, así como en el mercadeo. Al final tuve una carrera exitosa”.

A los 20 años tuvo su primera gerencia. Luego obtuvo el mismo cargo en una multinacional, en una transnacional y, por último, recibió una gerencia latinoamericana en publicidad y mercadeo. Al retirarse de su último contrato, decidió tocar puertas en otras organizaciones. En este proceso decidió crear, en la capital de Colombia, una empresa de asesorías en mercadeo y publicidad, durante siete años. Hace ocho meses la vendió para dedicarse por completo al arte, aunque hace dos años empezó con firmeza en esta actividad.

Para Vanessa Tamayo lo más difícil en la vida del artista es saber aceptar un “no” como respuesta, así como tener resistencia y no desistir.

“Fue como un hijo para mí. La llamé VoBo Vistobueno Marketing y atendía a nivel nacional. Con mi equipo hicimos interiorismo de apartamentos modelo, de espacios comerciales y trabajamos con empresas de Barranquilla. Nos enfocábamos desde el desarrollo de una marca, había una unidad digital y hacíamos endomarketing. A mí me gustan todos estos temas porque fue con lo que crecí, así que quise mezclarlo con el arte y estoy apuntándole a algo que le llamo Artmarketing, que es la manera en la que podría ayudar a los artistas para asesorarlos en qué hacer para salir del país y exponer en Europa, cómo presentar un dossier, cómo presentarse en una galería y cómo sustentar una obra”.

Por un año estuvo tocando el suelo de Estados Unidos y del continente Europeo, haciendo un tour en busca de nuevos contactos y de algunos espacios para exponer sus obras e intervenir lugares con su arte. Hoy día tiene un blog y una cuenta en YouTube, en los que comparte su experiencia de su viaje.

“Este viaje inicialmente lo programé para estudiar Arte en Nueva York. Cuando tuve los tiquetes y vendí todo, me contactó un galerista de Bogotá para decirme que había una convocatoria en Londres con el consulado, que mi obra Selfie de Sentimientos cabía porque era arte textil. Se presentaron 200 artistas y quedé, así que decidí cambiar de planes e irme. En mi viaje hice intervenciones en Barcelona (España), Londres (Inglaterra) y Perpiñán (Francia). En Oxford tuve mi primera exposición individual. Ahora hay cosas madurándose para exponer en París”.

Los elementos. Sus cuadros apelan a una mujer libre junto a mariposas azules. Mientras la primera de una u otra forma es su reflejo, las mariposas tienen protagonismo porque siempre la acompañaron en los dibujos de su infancia.

“Desarrollé una historia en la que las emociones y las sensaciones de las mujeres son mariposas azules monarcas que nacen en la luna, y aunque las mariposas monarcas son naranjas, quise darle una connotación de feminidad con el astro de la luna que es netamente femenino. La mariposa monarca es la única que vive durante 10 meses para migrar de un lado a otro, poner su huevo y morir, lo que significa para mí fortaleza, que es lo que encuentro en las sensaciones de las mujeres”.

Asegura que pintar la saca de su mundo real y la inserta en una dimensión mágica. Se inspira con base a las historias de su vida y la de sus más allegados,  y empieza bocetando a lápiz antes de materializarlo, ya que necesita exactitud porque no hay cabida para las correcciones. 

Cree que lo más difícil de la vida del artista es la capacidad de asumir un “no” y de tener resistencia. Asimismo, menciona que tiene un reto y es crear una feria de arte en Barranquilla. 

Temas tratados

Mensaje enviado Satisfactoriamente!
REPORTAR UN ERROR O SUGERENCIA
Ir a EL HERALDO