El id es:node/138299
La Cita Positiva 02 de Julio de 2016

El reino del terror

El usuario es:
Sandra Leventhal
Compartir:
Desde que los humanos somos humanos, el miedo ha estado presente en nuestras vidas. El miedo ha servido para avisarnos cuando estamos frente a una amenaza y así proteger nuestra integridad física. Se trata de una ventaja adaptativa que nos permite huir o enfrentar la amenaza, pero cuando se vive bajo la amenaza de esta emoción todo se torna complicado.
 
La incertidumbre de no saber en qué momento esta amenaza podría llegar a cobrar la próxima víctima, es la amenaza del terrorismo.
 
Con esta nube negra sobre nuestros hombros nos debilitamos y vivimos bajo constante miedo y corremos el riesgo de perder el norte, el sentido de realidad, paralizarnos y perder el poder de nosotros mismos; nuestra vida ya no nos pertenece y nos convertimos en prisioneros del temor.
 
Este temor es el alimento de los terroristas, quienes a sangre y fuego buscan imponer sus ideologías debilitándonos como sociedad, amenazando nuestros valores e incluso nuestra propia identidad. Los terroristas, son individuos fríos que se han inmunizado frente a la empatía y la consideración hacia los otros y saben exactamente que su objetivo principal es desestabilizar a la sociedad
 
El pasado ataque terrorista al aeropuerto de Turquía es una muestra más del régimen del terror que unos pocos buscan imponer.
La manera de lograr sus objetivos por medio de estas acciones es sumergirnos en el reino del terror, así estos individuos buscan que cedamos espacios y nos refugiemos en aquello que consideramos seguro o que nos abstengamos de continuar con nuestros valores, escondidos a causa del miedo.
 
Pero como sociedad somos más fuertes que los terroristas, ya lo decía Aristóteles, el todo es mayor que la suma de las partes, somos más fuertes que unos cuantos, si nos mantenemos unidos y ejercemos nuestra fortaleza como sociedad, apoyándonos y ejercitando la conducta pro social, colaborando con la causa en común, protegiéndonos unos a otros y por ende a nuestra sociedad y nuestros valores.
 
Debemos mantener nuestra forma de vida intacta sin dejarnos amedrentar, sin escondernos y sin disculpar nuestra cultura y lo que consideramos valioso. No existe justificación alguna para atentar en contra de la sociedad de esa ni de ninguna manera, y la única forma de preservarnos en uniéndonos y apoyándonos, mediante la solidaridad, la empatía y la ética. Estos comportamientos si bien parecen comunes a los seres humanos, requieren de su ejercicio consiente. La solidaridad y la compasión son conductas que requieren del compromiso consiente por parte de todos.
 
El respeto y la tolerancia así como reconocer que así como yo tengo derechos el otro también los tiene y  son precisamente esos derechos los que debemos entre todos  proteger.
Mensaje enviado Satisfactoriamente!
REPORTAR UN ERROR O SUGERENCIA
Ir a EL HERALDO