El id es:node/149816
La Cita Positiva 25 de Agosto de 2018

Fraude justificado

El usuario es:
Sandra Leventhal

Ante tantos escándalos de corrupción uno debe preguntarse qué nos llevó a este nivel de fraude. El ser humano por naturaleza busca autocomplacencia y bienestar, también busca proteger su grupo social y la conducta de velar por los recursos de todos supuestamente debería ser común desafortunadamente no es así, esa es una conducta aprendida y desarrollada dentro de la herencia cultural. Hace parte de aquellas habilidades aprendidas que nos fortalecen como sociedad o nos amenazan.

Hay lugares en el mundo donde es inconcebible que un diputado un congresista o un funcionario de las altas cortes se preste para llevar a cabo un crimen. Hay culturas donde escupir un cicle a la calle es un crimen, hay culturas donde sería impensable pensar en entregarle participación en Política a personas declaradas al margen de la ley.
Como entonces en Colombia se volvió tan común violarla tantas escuadras y justificar tantas conductas criminales Como es que ya ni tenemos muy claro que está bien y que está mal.

Donde se perdió el norte Creo que todo comenzó con la llegada del narcotráfico y la complacencia social de una parte amplia de la sociedad que se dejó deslumbrar por ese dinero, los excesos y ese nivel de riqueza mal habida muy rápidamente adquirida.

Ser rico se volvió más importante que ser decente sin importar el cómo, el que tenía fortuna era bienvenido ante la sociedad y el que no empezó a ser marginado.

Todos nos quedamos callados y permitimos que se colgarán las malas costumbres por el brillo del dinero. No había límites lo relevante era tener y tener.

Esta ambición se desbordó y se coló por todas las rendijas de la sociedad, la consigna ya no era ser decente o ser educado o ser de buena familia, la consigna se transformó en cuanto vales, cuanto tienes, cuanto derrocha, cuantas compras cuantas muestras. El origen de tu fortuna no era importante lo importante era la cuantía de esa fortuna.

Se abrieron las agallas y el narcotráfico el lavado de dinero y el crimen organizado dejaron de ser las únicas actividades Para conseguir riqueza desproporcionada y expeditamente, robarle al estado se volvió otra forma. Se generalizó tanto este tipo de crimen que se volvió normal robarle al estado, se volvió normal robarnos a nosotros mismos al punto que dentro de este nuevo normal comenzamos a justificar la conducta criminal.

En muy pocos países del mundo una persona se llevaría el celular de otra persona y se justificaría diciendo para que lo dejó olvidado  o tendría cabida la expresión el vivo vive del bobo o justificaría robar millones en recursos porque necesitaba dar tajada a otros.

Pero estamos tan inmunizados que hasta se nos Olvidó que mentir engañar y tumbar a otro e sinónimo de robar, una conducta criminal. Se nos olvidó el significado de decente.

Tenemos que recuperar nuestros valores, es urgente reencontrar el camino de la decencia y la legalidad. No podemos seguir justificando la misma conducta que como un cáncer amenaza acabar con nuestro país, solo espero que comencemos inmediatamente.

sandra.leventhal@gmail.com
 

Mensaje enviado Satisfactoriamente!
Más de revistas