El id es:node/139346
La Cita Positiva 01 de Octubre de 2016

¿Qué hago?

El usuario es:
Sandra Leventhal
Compartir:

“Decisiones, Cada día 
Alguien pierde, alguien gana Ave María!
Decisiones, todo cuesta
Salgan y hagan sus apuestas
Ciudadanía!”

Así como elocuentemente Rubén Blades en su canción lo afirma, Tomar decisiones es una de esas cosas que todos en algún momento tendremos que enfrentar. Pero si bien es inevitable tomarlas, hacerlo es uno de los eventos más estresantes en la vida de un ser humano. Esto se debe a la anticipación y a la incertidumbre que trae hacerlo, por cuanto no tenemos la bola de cristal que nos permita revisar a priori las consecuencias de haber tomado tales decisiones.

Ante todo, lo primero es hacerlo como un proceso formal que requiere papel y lápiz.

De acuerdo con diferentes expertos, hay ciertas cosas que podemos hacer ante la necesidad de definir cosas en nuestras vidas. Lo primero que recomiendan es hacer un chequeo de la realidad que rodea nuestras decisiones, es decir que tan real es el problema, o la circunstancia que rodea nuestra decisión, y si estamos creando una narrativa irracional frente al reto en cuestión.

También es importante definir con detenimiento cuales son las alternativas que tenemos y como se ajustan a aquello que queremos y como se complementan con nuestros valores y principios. Puede ser útil hacer una lista de pros y contras para lograr con esto un balance general. Una vez tenemos esta lista se recomienda enumerar de mayor a menor en una escala de muy importante a menos importante  Esto nos dará una visión de aquello que definitivamente no estamos dispuestos a tolerar o a mantener o a sacrificar.

Una vez tenemos claras las opciones reales con las que contamos es útil hacer una narrativa de cómo podría resultar el camino si seguimos la opción más llamativa, como sería  la decisión tomada en un futuro. Donde nos llevaría o como nos afectaría de acuerdo a aquello que creemos. Algo así como donde me veo en unos años a partir de mi decisión.

Nadie puede prever el futuro y es casi imposible tomar una decisión de manera segura y a sabiendas de que va a acontecer, es importante estar dispuestos a vivir un poco de incertidumbre frente a nuestras decisiones,  pero hacerlo de manera informada y a conciencia es un camino que puede permitir tener más tranquilidad al tomarlas.

Lo fundamental es sentir que hemos logrado mantener nuestros principio y aquellos valores que consideramos fundamentales, para así ser coherentes y consecuentes con aquello que valoramos. No es una garantía, pero a la hora de tomar una decisión nos permitirá tener más herramientas para tomar el camino más aproximado a aquello que validamos. Decidir es una cuestión de conocernos a nosotros mismos, ser responsables con aquello que elegimos y tener un poco de fe.

www.sandraleventhal.com

Mensaje enviado Satisfactoriamente!
REPORTAR UN ERROR O SUGERENCIA
Ir a EL HERALDO