El id es:node/138583
La Cita Positiva 30 de Julio de 2016

Un desafío colectivo

El usuario es:
Sandra Leventhal
Compartir:
Esta ha sido una semana convulsionada y llena de desafíos, una vez más el mundo ha visto con sorpresa el reino del terror, bajo los ataques recientes a seres humanos inocentes y completamente desprevenidos.
¿Qué es lo que está pasando en el mundo? ¿por qué estamos sumergidos en esta nube oscura?
 
Quizás nos hemos enfocado demasiado, como bien lo dijo en su discurso Michelle Obama, en nuestros deseos y decepciones, quizás estamos muy orientados a lo que queremos o deseamos o buscamos, como seres individuales olvidando lo colectivo. Somos más de 7 billones de seres humanos que tenemos que convivir unos con otros en el mismo planeta, pero ¿cómo pretendemos lograr tal hazaña  pensando única y exclusivamente en lo que a nuestro parecer nos conviene?
 
Los eventos recientes tienen en común ciertas marcas distintivas, como el deseo o la pretensión de imponer a la fuerza una ideología, la intolerancia por  el otro o la enfermedad  de la violencia.
 
Como bien dice el conocido proverbio africano, “se necesita de toda una aldea para criar a un hijo”. Requerimos el apoyo de otros para sobrevivir. Somos seres sociales y necesitamos vivir en sociedad pero esta no se da de manera espontánea, se construye manteniendo nortes comunes que implican construcciones colectivas.
 
Cuando dejamos de lado el yo, para colocarnos al servicio del nosotros, se hacen indispensables los sacrificios y dejar de lado la primera persona para pensar y sentir en tercera persona  no es tarea fácil. Los orientes colectivos son necesarios para convivir y la tolerancia es la que permite mantener una sociedad sana.
 
La libertad es un privilegio que no está exento  de obligaciones, se hace fundamental el respeto y el reconocimiento de aquellos otros que tienen el derecho como yo, de disfrutar de esta. Un mundo con 7 billones de habitantes no puede sobrevivir sin nortes colectivos, donde el bienestar general sea lo primordial, somos muchas almas y si no comenzamos a construir convivencia equitativa y respetuosa, pensando en todos, es probable que seamos testigos de más episodios de violencia y terror.
 
Los seres humanos tenemos la capacidad de ser buenos podemos ser empáticos y unidos hemos demostrado como ante tragedias respondemos movilizándonos comprometidos y con misericordia. La amenaza de la violencia es una tragedia que nos toca a todos, no podemos vivir creyendo que porque sucede lejos de nuestra realidad no nos toca. Esta tragedia pone en peligro nuestros valores y nuestra forma de vida y la única manera de enfrentarla es unidos y solidarios, los unos con los otros sin distingos de color, religión, nacionalidad o postura política.
 
Al final el planeta es de todos y cada quien tiene los mismos derechos que el otro, el derecho a vivir en paz, el derecho a la libertad y el derecho a sus creencias propias. No podemos seguir desconociendo al otro. Cuidémonos unos a otros y protejamos nuestros valores manteniéndonos unidos en nuestras diferencias.
Mensaje enviado Satisfactoriamente!
REPORTAR UN ERROR O SUGERENCIA
Ir a EL HERALDO