El id es:node/152424
Millennials 04 de Mayo de 2019

Diana Herrera da pasos firmes sobre las tablas

El usuario es:
Foto: Noé Herrera, Cristopher Gómez y Jairo Romero

La samaria llegó a la actuación en cumplimiento de una de sus metas. Hace poco participó en el elenco de la producción ‘El Bronx’ y hoy día se encuentra a la espera de otros proyectos.

Loraine Obregón Donado - Instagram:@soyloraineo
Compartir:

La samaria Diana Herrera define su personalidad sin titubear. Manifiesta que es una mujer apasionada, versátil, alegre y guerrera en cada una de las circunstancias que se le presentan en la vida. 

Tiene 27 años y asegura que no hay nada mejor como hacer lo que cada persona ama, por tanto señala que lo más gratificante que tiene hoy día es su carrera actoral.

 La familia, la amistad, la honestidad y la justicia cobran para ella un valor incalculable, de ahí que diariamente trabaje para mantener cada una en un balance. 

Estudió actuación en la Casa del Teatro Nacional y se profesionalizó como maestra en Artes de la Escena en la Universidad Politécnico Grancolombiano. Además, ha realizado múltiples talleres que han sido útiles para mantenerse en constante entrenamiento.

Su rostro no es desconocido. Ha aparecido en distintas producciones como Tu Voz Estéreo, en 2017; y Venganza, en la que personificó a Sandra, en 2015. Otra fue Cumbia Ninja, en la que se mostró como Miho, en 2013. También hizo un papel para el séptimo arte en la película francesa Hacia la Batalla. Recientemente tomó las vestiduras de Karen en la telenovela El Bronx.

Esta última manifiesta que “fue una experiencia maravillosa, una producción increíble en todas las áreas: arte, dirección, producción y extras”.

“Haber tenido la oportunidad de compartir con grandes actores fue lo mejor. Viví momentos de muchas enseñanzas (...) de mi personaje aprendí que a pesar de que la vida te golpee duro y acabe con tu inocencia, se puede seguir conservando una sonrisa, así como seguir brindando amor y mucha esperanza”, explica.

Diana hace un flashback y recuerda cómo llegó a la actuación. Lo primero que menciona es que fue por intuición. Agrega que la eligió como carrera porque muy en el fondo sentía que era lo que quería hacer por el resto de su vida. 

“Mis metas son claras. Yo quiero lograr todo lo que está establecido y lo que no, quiero crear personajes inolvidables, participar en grandes producciones nacionales e internacionales, llegar a protagonizar, y deseo con todo mi corazón nunca dejar de actuar”.

Pero esto no es todo. En 2013 Diana participó en el Reinado Nacional e Internacional de la Ganadería, representando a su departamento del Magdalena, oportunidad que llegó a ella debido a que muchas personas a su alrededor le apostaron a sus aptitudes.

Su tierra. Santa Marta le hace recordar que es allí donde están sus raíces más profundas. Es su tierra, su hogar, el lugar donde está su familia y su cultura. Es, además, el sitio donde siempre querrá regresar, donde logra desconectarse del mundo, donde puede reconectarse consigo misma y donde se siente en paz, es aún más el rinconcito donde vuelve a soñar. “Santa Marta hace parte de mí y me siento muy orgullosa al hablar de su riqueza natural y cultural”.

Ideología. Si hay algo que puede ocasionarle tristeza a Diana Herrera es la inconsciencia, la polarización y la injusticia. Sobre sus alegrías, podría decir que su carrera la llena de satisfacción, así como compartir tiempo al lado de sus seres queridos, visitar el mar, viajar, comer, disfrutar de su mascota, entre otros pasatiempos.

Su visión como mujer y profesional es clara: ser un buen ser humano. Lo anterior está arraigado en las ideas de brindar lo mejor de sí misma en cada paso que da, nunca olvidar de dónde viene, no dejar de lado tanto sus valores como la empatía por el otro y la responsabilidad que se debe tener como individuo en esta sociedad. Por otro lado, cree que no llegaría a cambiar nada de su vida, pues, según explica, todo lo que le ha sucedido “ha sido perfecto”.

Hoy día se encuentra con los brazos abiertos para recibir un nuevo proyecto, ese que, como bien lo sustenta, “sea enviado por Dios”. 

Por otro lado, cuenta con una ilusión que afianza la idea de “nunca dejar de tener ilusiones”. 

“Me he dado cuenta que a medida que voy creciendo y voy cumpliendo cada proyecto que me propongo, mis sueños no acaban, sino que crecen. Mi manera de pensar también está en constante evolución, voy adquiriendo nuevas formas de ser y surgen nuevas grandes ilusiones que finalmente se convierten en constante motivación. Así que mi más grande ilusión es ser siempre feliz, hacer lo que amo, estar en armonía con mis actos y con mi forma de pensar”. 

En la actuación...
“Quiero crear personajes inolvidables, participar en grandes producciones  y llegar a protagonizarlas”.

Una visión...
“Siempre busco brindar lo mejor de mí en cada paso que doy y por nada del mundo olvidar mis raíces”.

Temas tratados

Mensaje enviado Satisfactoriamente!
REPORTAR UN ERROR O SUGERENCIA
Ir a EL HERALDO