El id es:node/149840
Millennials 25 de Agosto de 2018

El legado culinario de Alejandra Ramos

El usuario es:
Foto: Fabián Rodríguez

Sharon Kalil
Compartir:
Mientras otros niños se asombraban con la música, el arte o simplemente se dedicaban a jugar, Alejandra Ramos observaba cómo su abuela y su madre disfrutaban del espacio que, sin saberlo, se convertiría en su lugar preferido: la cocina. 
 
A sus 15 años esta samaria ya sabía preparar platos típicos del Magdalena. “Mi abuela era chef en Venezuela así que cuando venía me enseñaba a hacer rollos de pechuga rellena, arroz de mariscos, de coco y cualquier tipo de pescado”, cuenta. 
 
Esta joven recuerda que lo que más llamó su atención en su niñez era notar la dedicación que su abuela y su madre le ponían al arte de cocinar. 
 
Rememora con felicidad un plato que, aunque es sencillo de cocinar, según ella, marcó esta etapa. Se trata de la lengua guisada en salsa de coco, que no ha vuelto a probar desde que su abuela falleció.
 
Cuando empezó en el mundo de la cocina Alejandra cursaba el colegio en las mañanas y en las noches trabajaba preparando comida rápida en distintos negocios debido a su interés por explorar en los alimentos y las recetas. “Desde mis 15 años no he dejado de trabajar y enamorarme más de la cocina”.
 
Después de egresar del colegio Alejandra decidió estudiar Seguridad Ocupacional, según reconoció, simplemente para tener un título pues desde ese momento tiene claro que no es lo que le apasiona hacer, tanto así, que nunca ha ejercido esa carrera.
 
Agregó que no ha estudiado cocina pero que todo lo que sabe hacer lo  aprendió en su casa y con tutoriales en internet. “Me gusta mucho cocinar e innovar con los sabores”, dijo esta heredera de saberes y sabores transmitidos por generaciones, que tiene como pasatiempo favorito preparar arroz de coco con salmón, patacones y ensalada de aguacate.
 
Por otra parte, Alejandra asumió el reto, desde hace ocho años, de administrar y ser chef del restaurante que fundó su madre, llamado La Saga y ubicado en el Centro de Santa Marta.
 
Hace tres años con el apoyo de su familia abrió otra sede del restaurante en el barrio Los Almendros, “en el que se puede disfrutar de parrilladas y sopas”.
 
Agregó que su ideal es que todo lo que cocine, sin importar qué, tiene que “estar rico” por lo que el amor, la pasión y dedicación son ingredientes que no pueden faltar en las preparaciones de esta samaria, de 26 años, que es  madre hace tres.
 
“No pienso en exigirle a mi hijo que aprenda a cocinar, todo va en el gusto así que cuando él esté grande lo decidirá”, afirmó esta joven que se describe como una persona alegre y responsable. 
 
Por otra parte, esta es la primera vez que Alejandra Ramos participa en la feria Sabor Barranquilla. “Un amigo, llamado Fabián Rodríguez,  me motivó para que participará y pues quiero dar lo mejor de mí y que todos prueben mi sazón y les encante”, contó. 
 
En esta oportunidad Alejandra deleitará a los asistentes con unas croquetas de salpicón de Bonito, platillo que considera, además de“delicioso”, característico del Magdalena, región homenajeada en esta edición de la feria, y sencillo de preparar. 
 
“Me siento muy alegre de poder participar en Sabor Barranquilla y preparar comida de nuestra región, que muy poco es reconocida en otros lugares por lo que me parece excelente que se le haga un homenaje”, finalizó.
 
Para Alejandra hay una inmensa variedad de platos típicos en el Magdalena, aunque, siempre resaltará el pescado y los patacones. “Lo que diferencia a los platos en la Costa son las manos de quien los prepara. Todo el mundo dice que mi sazón es rica. Para mí es perfecta”. 
 
Además de conservar los sabores y recetas tradicionales de la región en sus platos, Alejandra disfruta actualizarse en cuanto a la culinaria a través de libros y de internet. Hacer ejercicios en sus dos días libres en la semana es otro de sus planes favoritos igual que conocer otras ciudades de Colombia.  
 
Ahora uno de los grandes sueños de Alejandra es estudiar gastronomía en Santa Marta. 
Mensaje enviado Satisfactoriamente!
REPORTAR UN ERROR O SUGERENCIA
Ir a EL HERALDO