El id es:node/152961
Millennials 29 de Junio de 2019

Isabella García vive el día a día “con pincel en mano”

El usuario es:
Foto: Orlando Amador.

Es diseñadora de modas, pero esta barranquillera asegura que su experiencia la ha convertido también en una “artista plástica”. Hoy día afirma que es feliz pues vive del arte, su “pasión más grande”.

Daniela Murillo Pinilla @DanielaMurilloP
Compartir:

Isabella García Mancera heredó de sus padres su vena artística. Su mamá fue pintora y diseñadora de interiores y su papá, arquitecto. Desde pequeña sintió fascinación por la pintura y el dibujo. De hecho, siempre era la ganadora de los concursos de arte que se organizaban en su colegio. 

“Cuando vivía con mi mamá solíamos reformar las paredes de nuestra casa y a llenar todo de color. Empezamos a publicarlo en redes sociales y las personas se fueron interesando en nuestra labor. De hecho, las habilidades artísticas que fui adquiriendo me impulsaron a tomar la decisión de estudiar Diseño de Modas en la Universidad Autónoma del Caribe, aunque hoy día podría decirse que gracias a la experiencia que he ido adquiriendo me considero también una artista plástica”, agregó la barranquillera de 24 años. 

Asegura que aunque nunca tomó clases de pintura, las enseñanzas de la universidad le brindaron unas bases muy sólidas que le han permitido desarrollarse apropiadamente en su labor. En la actualidad, Isabella tiene su propio taller, trabaja bajo el nombre artístico Isabella Garman y se dedica a pintar sobre pedido en lienzos, paredes, murales y hasta textiles. 

“También pinto retratos. Empecé con mi familia, perfeccionando la técnica. Pero es la hora y todavía no me siento totalmente experta porque es un camino que uno va descubriendo en la medida en que se va adquiriendo más experiencia y aprendiendo a mejorar los rasgos. Hace poco compré un Ipad que me ha ayudado mucho para hacer retratos digitales. La vida para mí se resume en un constante aprendizaje”, estableció. 

Aunque ahora dirige su proyecto artístico y tiene la oportunidad de organizar su tiempo, asegura que aventurarse a vivir de su talento artístico no fue una tarea fácil. Cuenta que todo empezó cuando se encontraba realizando sus prácticas profesionales en una empresa que comercializa muebles. 

“Mientras trabajaba, en mi tiempo libre aprovechaba para hacer cuadros y venderlos. Me gustaba mucho la idea de trabajar desde casa con un producto hecho por mí. Pero el negocio se fue creciendo y sentí que había llegado el momento de renunciar. Tuve miedo de dejar un trabajo estable, pero sabía que era mi momento para arriesgarme”, afirmó. 

Su destreza para manejar el pincel la ha animado a experimentar cada vez más en nuevos materiales. 

“Me encanta ir a las ferreterías y ver qué me sirve para crear algo. Pinto sobre todo. Si sé que puedo hacer algo, lo hago y me le mido sin pensarlo dos veces”, puntualizó.

Isabella enfatiza que el principal reto al que se enfrentó a la hora de crear su emprendimiento fue creer en ella misma y tener la seguridad de que era capaz de cumplir cada meta. Confiesa que antes sentía miedo de crear una cuenta en Instagram para mostrar su trabajo, pues tenía el temor de que su trabajo fuera rechazado o criticado. Hoy tiene más de 100 mil seguidores. 

Pese al éxito de su labor artística, no ha dejado a un lado su gusto por la moda. Cada año, durante la temporada de Carnaval, elabora vestidos, camisetas, camisas y blusas pintadas a mano con figuras representativas de estas fiestas. 

“Además tengo una marca de ropa para mujeres que se llama Panda. Son vestidos sueltos y la idea es comenzar a agregarle estampados creados por mí. En un futuro sueño con crear una línea de hogar con mi sello personal en el que pueda incluir adornos y cojines. En la actualidad puedo decir que mi  trabajo es mi hobby y mi pasión, le doy gracias a Dios de que tengo el privilegio de trabajar en lo que me gusta. Si no tengo trabajo, me lo invento. Vivo siempre rodeada de arte”, concluyó. 

Mensaje enviado Satisfactoriamente!
REPORTAR UN ERROR O SUGERENCIA
Ir a EL HERALDO