El id es:node/153136
Millennials 13 de Julio de 2019

Jessie González, la voz barranquillera de los cuentos de hadas

El usuario es:
Foto: FOTOS Orlando Amador MAQUILLAJE Adriana Tilano AGRADECIMIENTOS Casa Manoa

La cantante y comunicadora social de 24 años le apuesta a interpretar las canciones del mágico mundo de Disney a través de videos en su canal de YouTube.

Ivonne Arroyo
Compartir:

Jessie González cree en los cuentos de hadas, en los enormes castillos y en los bosques encantados. Sólo aquellos capaces de soñarlos– dice alguien en alguna parte–, “pueden tener la segura esperanza de habitar en ellos”. Jessie, a través de su voz, sabe cómo transportarse a ese universo.

Lo hace en sus videos, prestándole su voz a las princesas de Disney en covers de las canciones más clásicas de la enorme compañía, así como doblando algunas líneas (fandubs) de películas que se han incrustado en el corazón de muchos.

“¿Y si hacemos un muñeco? … ven vamos a jugar”, reza una de las frases más recordadas de la película Frozen: una aventura congelada.

Jessie, de 24 años, recrea toda una atmósfera Disney desde la sala de su casa o desde cualquier otro lugar (un hotel en Barranquilla o un lago en Argentina).  Una cámara, luces hechas en casa, varios amigos y muchas horas de grabación. El resultado es una pieza audiovisual que, en uno de los casos, ha alcanzado más de 71.000 reproducciones en YouTube.

En su canal esta barranquillera es, en un cover, la voz de Ariel (La Sirenita). En otro, la voz de Moana, Ana, Elsa (Frozen), Esmeralda (El jorobado de Notre Dame) y Jasmine (Aladdín).

“Crecí con las princesas de Disney y con el universo Pixar. Y desde pequeña no solo quedaba encantada con la historia o los sueños de cada una de ellas, sino con las bandas sonoras de las películas. Ahora siempre estoy detallando los efectos, las transiciones, las animaciones. Es un mundo muy bello”, considera Jessie, comunicadora social y periodista.

Es la música, pero también los ambientes creados alrededor de ella, por los cuales Jessie juega a pasearse por los pasillos del palacio del Sultán de Aladdín, cuando en realidad es el Hotel Majestic de Barranquilla. Aquí, los campos verdes de Rapunzel son el Castillo de Salgar, el lago donde la Sirenita navega en canoa con el príncipe es un lago en Palermo (Argentina) y la atmósfera de la emblemática Catedral de Notre Dame es la Plaza Güemes de Buenos Aires (Argentina).

“Hacer esto ha sido muy bonito para mí. Cantar las canciones de mi infancia y tratar de recrearlas. Esta también es una invitación a que dejemos libre ese niño que llevamos dentro”, dice Jessie.

UN SUEÑO. Aunque, como toda historia, la princesa de este cuento comenzó con mucho miedo. De niña, Jessie se sentía pequeña para una voz tan grande y cuando veía a tantas personas mirándola, algo en ella se paralizaba. “Eres muy tímida”, le decían algunos.

Parte de su vida ha sido, dice ella, un camino por enfrentar todos esos miedos que la atemorizaban desde niña, cuando participaba en concursos de canto y en audiciones de programas de TV infantiles como Factor X, donde estuvo con Greeicy Rendón y Camilo Echeverry.

“La valentía es algo que también me gusta de las princesas. Así como en sus cuentos, en nuestra vida puede haber muchos temores, obstáculos y bosques oscuros, pero si nos esmeramos y confiamos en nuestras cualidades, no tenemos por qué abandonar nuestros sueños. Y sí podemos cumplirlos”, asegura ella.

Atreverse a cantar y publicar videos de canciones de su infancia era uno de sus sueños. O al menos un paso para ellos. Y, como cualquier princesa, Jessie ha encontrado el apoyo de muchos amigos (¿los animalitos del bosque?) así como de su familia (aquí no hay hermanas malvadas) quienes se han unido para que su idea crezca tanto como nunca lo hubiese imaginado.

En los primeros videos, las luces eran creadas a partir de un balde forrado en papel aluminio y con una casquilla de foco, mientras que el fondo era una tela dorada colgada en la pared. Jessie se arreglaba ella misma y grababa las voces en casa de su novio Sebastián Hatum, encargado de grabar videos. Después del primero ¿Y si hacemos un muñeco? (71.000 vistas), llegaron los refuerzos: el ingeniero de sonido Erick Collante; los pianistas Manuel Mercado y Daniel Godoy; los productores Harold Beyker y Toño y Tony Amador; la maquilladora Adriana Tilano, entre muchos otros.

“Es increíble el apoyo. Y por todo ese respaldo y por todo el miedo que tuve antes de lanzarme en YouTube– esperé un año antes de subir el video– es que me emociono tanto y agradezco cada comentario de la gente que se identifica con mi proyecto, con la canción o con las princesas”, dice Jessie.

¿Su sueño? Aunque se desvela por hacer parte del mundo Disney, cantar, actuar o hacer doblajes, lo “más importante” para Jessie es que “sea lo que sea que haga, pueda impactar el corazón de alguien más”.

“Mi sueño más grande no es llegar a ser o llegar a tener, sino impactar con ello. Que mi voz o que mis mensajes puedan llegarle a alguien, poder ser un instrumento de Dios”, dice Jessie. Mientras tanto, sigue construyendo castillos imaginarios que se hacen enormes con su canto.

Temas tratados

Mensaje enviado Satisfactoriamente!
REPORTAR UN ERROR O SUGERENCIA
Ir a EL HERALDO