El id es:node/152270
Perfil 20 de Abril de 2019

Educar con “amor y respeto”, la labor de Jessica Certain

El usuario es:
Foto: Orlando Amador Rosales

Hace 15 años creó un jardín infantil para bebés de cinco meses hasta dos años, gateadores, caminadores y niños de un año hasta los cuatro. Además de coordinarlo, en su presente lidera un CDI en San Roque y apoya a una fundación de pequeños con cáncer.

Loraine Obregón Donado - Instagram:@soyloraineo
Compartir:

Tranquilidad, extroversión, fe en Dios y amor por los niños son los cuatro rasgos que sobresalen de la personalidad de la barranquillera Jessica Certain.

Escucharla hablar lo confirma. Entabla una conversación que puede tornarse amena e inspiradora, pues siempre busca resaltar el ser. Es enfática al manifestar que el  motor que impulsa sus días son sus tres hijos: Miguel, de 26 años; Juan José, de 24; y Nicolás, de 21, pues con ellos asegura que ha aprendido a ser mejor mamá, mejor profesional y mejor persona. 

Es licenciada en Educación Infantil, título que obtuvo en la Universidad del Norte, guiada por el  amor que siempre sintió por la educación y por los niños.

Esta profesión y sus años de experiencia en colegios como el Británico Internacional, el Marymount y el Karl C. Parrish fueron determinantes a la hora de crear hace 15 años su jardín Kids Atelier Preschool and Babies Gym, en el que día tras día promueve una metodología constructivista y donde, como bien reza su eslogan, están orientados en educar con amor y respeto. Allí básicamente se desempeña como coordinadora académica.

“En Kids Atelier manejamos calendario B, le apuntamos a que el niño vaya construyendo su aprendizaje a partir del entorno y material que le suministramos, debido a que en medio de este crecen y aprenden con un acompañamiento de las maestras. Manejamos la parte de estimulación adecuada dirigida a bebés de cinco meses hasta dos años, también están los gateadores y caminadores. Así mismo, tenemos el jardín infantil para niños de un año a cuatro”.

Por otro lado, cuenta con un grupo interdisciplinario que, según explica, son vitales para el desarrollo y aprendizaje de la comunidad estudiantil. Dentro de este figuran profesionales en Psicología, en Fonoaudiología y en Fisioterapia, entre otras.

La barranquillera Jessica Certain enfatiza en que trabajar por la educación infantil es una de sus pasiones por la que día a día sigue en pie.

“No se trata de haber obtenido el diploma, enmarcarlo y colgarlo en la pared. Se trata de trabajar por los niños, de sentir amor por quienes son, de ponerse al nivel de ellos, de respetarlos, de conocerlos, amarlos y entenderlos(...) En el jardín reforzamos el tema de los valores a los 150 niños con los que contamos y siempre estamos abiertos a la inclusión”. 

Considera que es vital sembrar en cada pequeño la igualdad, el respeto, la humildad, la tolerancia y la colaboración al prójimo, e inculcarles que lo material no nos hace diferentes.

“En el jardín me reúno con mis profesores cada mes, con el propósito de conocer el proceso de los estudiantes. De esta forma podemos identificar quiénes por alguna condición especial no van acorde a su edad y, de esta forma, logramos remitirlos al profesional que los ayudará a superar cualquier falencia, todo con la finalidad de prepararlos para cualquier colegio”.

Ahora bien, los días de Jessica no solo se alegran con la presencia de cada pequeño. Su sonrisa también tiene otro motivo que recibe el nombre y el apellido de quien es en el presente su pareja.

Responsabilidad social. Hacer prácticas en el barrio Las Palmas le permitió a Jessica adentrar hace unos años a una realidad latente en estratos bajos, lo que fue esencial para que hace cinco años aunara fuerzas y prestara servicios como directora de un Centro de Desarrollo Infantil en San Roque.  

“Llegué a liderar este proyecto luego de haber recibido una propuesta por parte de la Alcaldía precedida por Elsa Noguera. El proyecto al escucharlo me interesó, porque siempre me ha gustado servir y trabajar con niños, así que luego de que transcurriera cierto tiempo, di el paso y empecé con mi socia y amiga, Martha”, agrega. 

Al día de hoy la labor en el CDI es 100% altruista. Allí tiene 235 niños en la modalidad institucional y 300 en la familiar. Mientras en la primera atiende, durante tres horas semanales, a infantes de escasos recursos entre uno o dos años hasta cinco, en la segunda presta atención integral a madres gestantes y a bebés. Esa ayuda se traduce en mercados, charlas, capacitaciones y estimulaciones. Certain dice que los niños que, luego de vivir el proceso, sobrepasan la edad permitida, llevan a cabo articulaciones con recintos educativos que permitan la continuación de su educación.  

“Por medio del jardín infantil ayudamos al CDI, ya sea con la colaboración de los padres de familia, el suministro de materiales y logística del personal”.

Otra de sus obras es la colaboración que realiza a la Fundación Casa Andrea. Esta se basa en la realización de eventos que deja un aporte, el cual se divide y un porcentaje lo destina a los niños que habitan el lugar y que padecen de cáncer.

 A manera de consejo, menciona que en el crecimiento del niño es indispensable que los padres con frecuencia le recuerden que sí pueden hacer cualquier cosa que se propongan y que todo deben hacerlo con amor. “La clave está en escucharlos, hablarles de forma positiva y alabarlos cuando realicen algo. También deben darles a conocer que hay frustraciones en la vida, pero que serán capaces de soportarlas”.

En los niños...
“Los padres deben dirigirse a sus hijos y hablarles siempre con positivismo”.

Su motor...
“Vivo feliz gracias a mis hijos, quienes me impulsan a diario; y a mi novio, que es una de mis bendiciones”.

Temas tratados

Mensaje enviado Satisfactoriamente!
REPORTAR UN ERROR O SUGERENCIA
Ir a EL HERALDO