El id es:node/147038
Perfil 30 de Diciembre de 2017

La familia Espinosa-Tcherassi, entre el amor y los negocios

El usuario es:

Foto: Rosa Franco, Camilo Ríos y Silvia Tcherassi

Silvia, Mauricio (hijo), Mauricio (padre) y Sofía trabajan de la mano en los negocios Tcherassi.

Daniela Fernández Comas

La diseñadora barranquillera Silvia Tcherassi y su esposo Mauricio Espinosa cuentan cómo se conocieron, cuándo comenzaron la empresa que hoy es uno de los núcleos familiares y comparten sus agüeros y festejos de Navidad y Fin de Año.

Tener amigos en común fue lo que hizo que Silvia Tcherassi y Mauricio Espinosa coincidieran en un mismo lugar. 
 
Él, paisa de nacimiento, se encontraba viviendo por el momento en la ciudad de la barranquillera. Ella, reina del Carnaval de Barranquilla en 1986, era una de las mujeres más reconocidas de la capital del Atlántico hasta el momento, con un estilo único, ese que ya había comenzado a demostrar en 1987, con la creación de su marca, interviniendo camisetas. 
 
Pero reconocida o no, con corona o sin ella, la esbelta mujer que refleja elegancia a quien la ve, estuvo de inmediato en el pensamiento de Espinosa. “Desde que la conocí sabía que sería mi esposa”, confiesa Mauricio.
 
Ambos recuerdan que no fue un noviazgo largo, que lo vivieron en Barranquilla y que la pedida de mano fue frente a todos sus familiares. 
 
“Me tomó por sorpresa un medio día en un almuerzo familiar y con las dos familias. El papá de Mauricio tomó la palabra y muy alegremente dijo “saquen el calendario para ponerle fecha a este matrimonio”, cuenta Silvia.
 
Con casi 26 años de matrimonio, dos hijos y una gran empresa, en la que todos hacen parte, celebraron la Nochebuena en Medellín, en la finca de la familia de Mauricio. 
 
Ahora se encuentran listos para recibir el 2018 en Punta Cana, juntos. Una familia que lleva el Caribe con aires paisas a donde vaya.
 
¿Cómo recuerdan su boda?
 
S: Fue en marzo de 1991, en la Inmaculada. Me acuerdo de la cumbia y de McArthur (edecán en el Carnaval) esperándonos en la puerta de la iglesia. 
M: Yo no esperaba encontrar a la Banda de Baranoa a la salida de la iglesia, eso me sorprendió. 
 
Y, ¿cuándo comenzaron a crear empresas juntos? 
 
S: Pues la marca nació en 1987 con las camisetas, luego con complementos, y en 1990 con mi madre, Vera, creamos Altamoda.
M: Además está Tcherassi Hotels y Tcherassi Home Collection. Con Tcherassi Hotels la marca hizo la transición de la moda al estilo de vida.
 
Sus hijos, Mauricio y Sofía, nacieron en ese ambiente. ¿A ellos también les apasiona el tema de la moda y el estilo?
 
S: Mauricio es muy creativo por naturaleza y está sintonizado con todas las tendencias de hoy. Es el típico millennial, con espíritu emprendedor, creativo y arriesgado. A Sofía le gusta leer y visitar museos. Le encanta el arte y es muy visual. Es muy talentosa y tiene un sentido de la moda muy original y desarrollado.
M: Ambos están vinculados a los negocios familiares, pero creo que para ellos no es un negocio, es su vida y de lo que siempre han estado rodeados.
 
En ese sentido, ¿cuál es el rol de cada uno en la empresa?
 
M: Silvia es la fundadora y la CCO (Chief Creative Officer), Mauricio (hijo) está a cargo de toda la operación wholesale y digital en la que incursionó la marca este año y Sofía forma parte del team creativo, mientras estudia Diseño en Parsons.
S: Y Mauricio (padre) está a cargo de la operaciones internacionales.
 
Tienen ‘boutiques’ en diferentes lugares del mundo. ¿En dónde residen?
 
M: Mauricio, Silvia y yo repartimos el tiempo entre Miami, Barranquilla, Madrid y Milano. Sofía vive en Nueva York.
 
Pero en época de Navidad se reúnen...
 
S: El 24 estuvimos en Medellín. El 31 siempre la pasamos juntos sea en Cartagena en el Tcherassi Hotel o en algún lugar que definamos juntos. Este año pasaremos el 31 en Tortuga Bay, Punta Cana.
 
¿Cómo recuerdan la Navidad antes de casarse?
 
S: Yo pasaba el 24 en casa de mis tíos Alfredo y Rosita. Recuerdo que al amanecer el 25 de diciembre encontraba la casa llena de regalos.
M: Antes de casarnos también pasábamos tiempo en Medellín, desde entonces lo hacemos así siempre.
 
Sofía Espinosa Tcherassi heredó el gusto de su madre por el estilo. Estudia Diseño de Modas en la Nueva Escuela para el Diseño Parsons, en Nueva York.
 
¿Tienen algún agüero para el Año nuevo?
 
S: Siempre comer las 12 uvas. 
 
 ¿Ya saben qué lucirán el 31?
 
S: Yo usaré algo especial de la última colección. Sofía siempre escoge de la colección Resort, es lo más ideal por el lugar donde vamos a estar.
 
De los cuatro, ¿quién está más pendiente de lo que van a usar y cómo van a vestir en los eventos que asisten? 
 
S: Siempre he dicho que más que el buen vestir, valoro el estilo propio porque permite expresar la personalidad de quien lo lleva.
 
¿Se sienten una familia caribeña?
 
S: ¡Claro que sí! Tenemos costumbres del Caribe, con cierto toque paisa.
 

Etiquetas

Mensaje enviado Satisfactoriamente!
Más de revistas