El id es:node/152050
Que Ha Pasado Con 30 de Marzo de 2019

“Me enamoré de la actuación y me exorcicé del fantasma del fútbol”

El usuario es:
Foto: Cortesía de Deisy Marroquín

El actor samario Emerson Rodríguez contó cómo cambió su vida a partir de una lesión causada por el fútbol. En la actualidad prepara la obra de teatro Novio o Novia y hace labor social en diversos hogares comunitarios.

Sharon Kalil
Compartir:

“Exorcizarse” del fútbol, el más grande amor de su juventud, fue tal vez uno de los retos más difíciles que le ha tocado enfrentar al actor samario Emerson Rodríguez, quien ha participado en producciones tales como Amor en Custodia, Niñas Mal, Rosario Tijeras, entre otras.

Emerson desde niño se vio envuelto en los deportes, tanta fue su pasión que representó en todas las categorías a la selección Magdalena y jugó durante dos años en la primera C y primera D de Santa Fe. “Entrené con los profesionales y con la Selección Colombia de mayores. Jugué un campeonato internacional en Italia y, tiempo después, me lesioné”.

Justo cuando tenía 20 años la vida de Emerson cambió tanto que recuerda pasar dos años sin ver y jugar fútbol. “No fue fácil afrontar esa lesión, de hecho, cuando pasó, hice terapias y ejercicios de recuperación, y cuando me recuperé intente jugar en el Magdalena. Es difícil porque cuando se es famoso en el fútbol y se tiene una lesión los equipos te esperan, pero cuando apenas comienzas la carrera, aunque seas un futuro talento, no cualquiera te abre las puertas”, comentó.

Mientras se recuperaba de la lesión estudió durante cuatro semestres la carrera de Negocios Internacionales. En ese momento decidió irse de su ciudad para participar en el reality show Protagonistas de Novela 3, y fue ahí cuando inició su carrera en la actuación.

Terminada su participación en este programa se dedicó a trabajar en diferentes producciones y a estudiar actuación en la Academia Julio César Luna.

“Gracias a Dios me enamoré de la actuación y formándome en ella fue como pude exorcizar, de alguna forma, ese fantasma del fútbol que me perseguía todo el tiempo. Superé esa etapa. Entendí que no necesariamente el amor por el fútbol te debe convertir en profesional en esta área, sino que se puede amar el deporte y jugarlo teniendo otra carrera”, expresó.

Ahora juega de forma recreativa en Artistas Fútbol Club y ha tenido la oportunidad de hacer equipo con futbolistas “de la vieja y la nueva ola”, como el Pibe Valderrama, Freddy Rincón y Faustino Asprilla.

“No fue fácil superar la lesión. Detrás de eso hay llanto, melancolía y depresión, pero creo que todo depende de cómo el ser humano saca fuerzas para levantarse”.

De la actuación opina que es la mejor forma de abordar las facetas internas de cada persona, esas mismas “que la sociedad nunca entenderá ni dejará exteriorizarlas”.

Con esta profesión ha aprendido a conocerse a sí mismo y a explorar diversos universos. “También puedo seguir jugando con la actuación. Afortunadamente mi vida cambió de profesión, pero los objetivos siguen siendo los mismos: sigo divirtiéndome”.

Cabe destacar que otra de las pasiones que envuelve al samario, que se considera aventurero, guerrero y todoterreno, es viajar, pues asegura que esto le da motivación en su vida. “Desde que era un pelao me iba los fines de semana a pueblos y a otras ciudades para jugar, así que siempre he estado conociendo a personas y culturas nuevas. En estos momentos sigo en lo mismo, pues debo grabar en muchos lugares”.

En la actualidad, Emerson, quien reside en Bogotá junto con su esposa, la también actriz Bibiana Corrales, prepara la obra de teatro Novio o Novia, que se estrenará en abril de este año. “Soy el coprotagonista de esta historia,  que es una comedía. Interpreto a un costeño que es gay y que se enfrenta con el hecho de que su familia se entera de su condición cuando lo visitan de improvisto”.

Por otra parte, desde su niñez, ha estado en contacto con el servicio social. Hoy día, junto con su esposa, visita y sirve como voluntario en comedores comunitarios de niños y abuelos de la calle, por lo menos una vez a la semana.

“Vamos a jugar con ellos, vamos a fundaciones de niños con cáncer. Cada que se presenta la oportunidad invito a amigos a que asistan a estos lugares para que brinden su mano. Esa es una herencia de mi madre, quien siempre fue muy generosa y dada a la gente”, dijo.

Contó que desde el domingo de ramos hasta el sábado santo tiene pensado visitar Barranquilla para “colaborar en todas las actividades de la parroquia Santa María Goretti, del barrio Las Américas”.

Mensaje enviado Satisfactoriamente!
REPORTAR UN ERROR O SUGERENCIA
Ir a EL HERALDO