El id es:node/132784
Sabores - Chef 13 de Diciembre de 2014

“Cada receta es un lienzo al que hay que aportar creatividad”

El usuario es:
Foto: Orlando Amador

La chef barranquillera María José Rada, dedicada a la gastronomía desde hace 5 años, recomienda imprimirle pasión a cada plato para lograr el éxito en esta profesión.

Lina Orozco Montesino
Compartir:

Pasión y arte. En estos dos términos define María José Rada Barros el oficio de cocinar. Con una analogía, la joven de 22 años argumenta su punto de vista. “Yo comparo esta labor con la de una persona que va a pintar un cuadro. Cada receta es un lienzo en el que hay que depositar toda la creatividad y energía, así como los sentimientos positivos que experimentas en ese momento, para que quede perfecto”, indica.

“Sin pasión no se puede cocinar”, agrega, al tiempo que recalca que esta profesión no es para todo el mundo, sino para quien sinceramente está comprometido y enamorado de ella.

Los inicios de María José en la gastronomía fueron hace 5 años, cuando descubrió que a esta actividad quería dedicar su vida, su tiempo y otorgarle todo su esfuerzo.“Yo empecé a los 17 añitos esta carrera tan espectacular, porque soy amante del sushi”, relata.

Graduada de la escuela Cocinar, en Barranquilla, sus pininos los hizo en un restaurante de comida japonesa de la ciudad. “En él senté las bases de los conocimientos que hoy tengo; le debo mucho a la cocina asiática”, puntualiza.

No obstante, esta joven barranquillera confiesa que —modestia aparte— tiene una “sazón magnífica” para crear recetas con pastas, le fascina sobre todo preparar las largas, agregándoles elementos de la cocina mediterránea, como salsas fuertes y mezclas con especias.

Con respecto a la profesión, a la que están apuntando muchas personas de esta generación, María José recalca que es importante seguir la inspiración, pero también es imprescindible guiarse de las reglas básicas que presenta este oficio. “Así como toda carrera tiene sus bases, esta no es la excepción y no debemos dejarlas a un lado”, manifiesta.

En esta misma línea, resalta que aunque las técnicas adquiridas en la academia son de gran ayuda, se deben conservar el aprendizaje empírico. “No hay que dejar a un lado las raíces de donde  venimos, lo que nos enseñaron nuestras abuelas y que se ha transmitido de generación en generación”.

Y agrega: “Innovar es excelente, pero tampoco hay que olvidar los platos que han sido tan legendarios y significativos en nuestra cultura”, señala, tras enumerar que los sancochos, los arroces apastelados, los envueltos son alimentos maravillosos, producto de la riqueza gastronómica colombiana.

En este sentido, María José confiesa que ha seguido de cerca el trabajo realizado por la chef cartagenera Leonor Espinosa —actual mentora del programa de concurso La prueba, del canal Caracol—, por su labor en la gastronomía. “Ella ha sido una de las que ha impulsado la comida de nuestra tierra, que ha conservado lo propio, agregándole su toque personal”, explica.

Así mismo, admira el trabajo del vallecaucano Carlos Yanguas, con quien tuvo la oportunidad de compartir experiencias culinarias, las cuales califica como “inolvidables”. “Fue solo una tarde, pero a pesar del poco tiempo, su enseñanza es invaluable para mí y creo que para los que participamos de la actividad. De él aprendí tanto y vi tanta inspiración en lo que hacía, sobre todo con la paciencia con la que nos transmitía sus conocimientos”.

La joven cocinera intenta incluir sus recetas en su día a día, aunque reconoce que es difícil después de llegar cansada a casa, tras su jornada laboral. “Lo más acertado es decir: voy a hacer algo rápido, pero hay que tener mucha imaginación para preparar algo sencillo y delicioso, con los ingredientes que se tienen disponibles en casa”.

Explica que, por ejemplo, con simplemente abrir la nevera y encontrar tomates y ajo, panes y queso... puede prepararse un delicioso sándwich en salsa napolitana, agregándole si desea un poco de albahaca y orégano.

LA RECETA


La ensalada de langostinos, pulpo baby y aguacate con vinagreta de reducción de naranja, una alternativa deliciosa.

Para este plato se necesitan langostinos, pulpo baby, lechuga romana y morada, cabello de ángel, aguacate, naranja, miel, vinagre, aceite de oliva, tomates cherry y pimienta.

Para prepararlo, se exprimen las naranjas hasta obtener dos cucharadas de sumo, sustancia que se vierte de una sartén a fuego medio para reducirlo hasta la mitad. Luego, se agrega una cucharadita de miel, vinagre, aceite, sal y pimienta al gusto. Aparte, en un tazón, se ponen las lechugas con agua, hielo y limón y se reservan en la nevera.

Después se fríe un puñado de cabello de ángel por menos de un minuto. En una sartén precalentada se agrega una cucharada de aceite de oliva, se saltean los camarones y el pulpo, se agrega la vinagreta, se retira del fuego y se tapa. Luego se sirven todos los ingredientes, incluyendo aguacates y tomates cortados.

Temas tratados

Mensaje enviado Satisfactoriamente!
REPORTAR UN ERROR O SUGERENCIA
Ir a EL HERALDO