El id es:node/132091
Sabores - Chef 20 de Septiembre de 2014

El dulce romance detrás de un negocio familiar

El usuario es:
Foto: Orlando Amador

Daniella Hernández Abello / Twitter e Instagram: @gastroglam
Compartir:

Para Carolina Miranda y Wilmer Amaya, los fundadores de la repostería Deli Cake, septiembre connota algo especial. “Los proyectos grandes de la empresa, siempre comienzan para esta temporada”, asegura el chef.

Fue para un septiembre, hace tres años, que advirtieron el potencial de vender cupcakes y brownies bajo pedido. “En esa época este tipo de postres apenas llegaban a Barranquilla, tuvimos mucho éxito en aquel amor y amistad”, recuerda Carolina.

Además de una floreciente empresa, este dueto está unido por el amor, que los encontró hace algún tiempo en las aulas de la escuela Gato Dumas, donde estudiaron la carrera.
“Ninguno de los dos nos imaginamos teniendo una empresa de cupcakes”, confiesa Carolina, mientras dirige su mirada a la moderna planta de operaciones en la calle 43. En la cocina se ven a 13 personas que trabajan en las múltiples órdenes que Deli Cake tiene para la fecha. “Estamos desbordados con los pedidos”, justifica Wilmer.

Estos cocineros y emprendedores se han vuelto autoridades en lo que ellos mismos llaman pastelería con diseño. A su punto de venta, llegan multitudes de clientes encargando tortas y diversos postres personalizados a base de fondant. Esta especie de plastilina comestible ha convertido la repostería en arte y esta creativa pareja sabe cómo sacarle el máximo provecho. “Hace una semana hicimos una torta en forma de piano. Encargos como este nos han llevado a habilitar en la planta un taller de carpintería”, asegura.

Al mejor estilo del reality de pastelería Cake Boss, la pareja asume los desafíos de ser socios además de amantes y, fuera de eso, padres de Valerie, una pequeña de tres meses.
En tres años su crecimiento ha sido sobresaliente y están seguros que el proyecto seguirá madurando. “Queremos habilitar un espacio para dictar clases y organizar eventos, además esperamos convertir el negocio en franquicia”, explica Wilmer. Desde ya se proyectan para el próximo septiembre, que seguro traerá trabajo y más retos.  

Una dulce apuesta...

“Cuando estudiábamos ninguno de los dos soñó con hacer repostería, hoy es nuestra fortaleza”

Azucaradas satisfacciones...

“Nada más grato que ver la cara de sorpresa del cliente cuando recibe su pedido tal como lo soñó”

Temas tratados

Mensaje enviado Satisfactoriamente!
REPORTAR UN ERROR O SUGERENCIA
Ir a EL HERALDO