El id es:node/151509
Sin Photoshop 02 de Febrero de 2019

El menú que ‘nutre’ la visión de negocio de Andrea Hernández

El usuario es:
Foto: Orlando Amador Rosales

Luego de estudiar carreras relacionadas con Hotelería y Turismo, y culinaria en Estados Unidos y España, la barranquillera regresó a Colombia con el fin de materializar una idea de emprendimiento que involucra el concepto de comida sureña americana.

Loraine Obregón Donado - Instagram:@soyloraineo
Compartir:

Tener que cocinar en la adolescencia quizá para algunas personas resultó ser algo tormentoso, pero para la barranquillera Andrea Hernández significó un gran reto.

A la edad de 15 años, Andrea asegura que salió de Colombia para llegar a afincarse en los Estados Unidos junto a su madre, quien en esa época desconocía todo lo relacionado con la cocina. 

“Ella cocinaba y yo decía que no tenía hambre para no comer lo que hacía, aunque mi abuela la ayudaba y le enseñaba lo básico. Entonces, como yo era muy glotona, me frustraba que no pudiera comer rico, así que empecé a sentir un gran gusto por la gastronomía y decidí que era en lo que me quería desempeñar”.

Al culminar su secundaria, con determinación ingresó a Johnson & Wales University, en la sede de Miami (Estados Unidos), allí realizó dos años de Culinaria, lo que la llevó a hacer prácticas en Los Cayos, en una isla privada. El proceso asegura que lo vivió al máximo, pues fue el escenario donde aprendió sobre técnicas y sabores.

Luego de que transcurrieran seis meses, regresó a Miami para continuar sus estudios en Hotelería y Turismo en Florida International University, ya que tenía claro que cuando deseara  instaurar algún local de comida, debía conocer sobre servicio al cliente, de vinos, entre otros temas.

“Mientras estudiaba, trabajaba en varios restaurantes italianos, asiáticos y más. El que me enriqueció muchísimo fue Whisk Gourmet, ya que allí aprendí muchas cosas. Inicié como host y, aunque no era lo que me gustaba, accedí, porque pienso que es necesario aprender de todo. En este puesto hice, de la mano de la mánager, el libreto de entrenamiento de todos los host y de los asistentes de meseros”.

Más tarde pasó a ser mesera, cargo en el que además de aprender a dejar de lado la pena, a sentirse cómoda consigo misma y a conectarse con las personas, vivió muchas anécdotas, de las cuales hubo una que más le tocó, pues la llevó a sensibilizarse y canalizar su impotencia a través del llanto.

Andrea Hernández asegura que el toque diferenciador de las costillitas que ofrece se lo da la salsa que emplea en ellas.

“Fue un sábado en la mañana, el restaurante estaba vacío, sonó una llamada y era una señora que preguntaba si había muchas personas en el lugar, yo le respondí que no, que podía llegar con toda tranquilidad. No sé qué pasó, pero luego de que le colgué, que transcurrieran diez minutos, el lugar se llenó y cuando llegó la señora con su hijo, todas las mesas estaban ocupadas y había una lista de espera. Cuando ella vio el sitio se enfureció, así que traté de explicarle, de forma amable, lo que había pasado. Su respuesta fue que yo era una mentirosa, luego intervino el hijo, quien me gritó muy fuerte delante de todos los comensales que estaban en el restaurante, ante esto me callé y los ojos se me llenaron de lágrimas. Cuando se iban, la mánager fue detrás de ellos, los sentó y trató de explicarles, finalmente el hijo de la señora me pidió disculpas”.

Más tarde, fue promovida a bartender, en el que aprendió sobre control de producto y sobre vinos europeos, chilenos, argentinos y estadounidenses. Por último, fue nombrada como gerente.

“En Whisk Gourmet logré estar en todas las posiciones posibles, duré dos años y crecí mucho. De gerente aprendí de liderazgo y a ser fuerte con el empleado y, a decir verdad, fue lo que más me costó, porque venía de ser mesera y entendía la posición de mis compañeros. Aún así entendí la importancia de diferenciar la amistad de lo laboral, lo cual me llevó a ser más profesional”.

Después, tomó la decisión de viajar a Barcelona (España), ciudad en la que duró un año y realizó cursos de vinos, cocina catalana, pastas, cocina gourmet, servicio en sala y un taller de etiqueta básica.

Su presente. Hace un año y un poco más Andrea, quien cuenta con 27 años, regresó a Barranquilla con el conocimiento y las ganas de emprender. Señala que desde julio del año pasado contempló la idea de crear un negocio que tuviera que ver con la cocina.

“El restaurante en el que trabajé manejaba la comida sureña americana gourmet, entonces, inconscientemente esto me permeó. Al llegar acá tenía un antojo de costillitas y deseé traer los sabores de allá hasta la ciudad, así que entre amigos y familiares se fue expandiendo y resultó siendo un gran negocio”.

Su empresa recibe el nombre de Babbake, que significa “raíces de comida barbacoa afroamericana”. Empezó realizando las afamadas costillitas a la bbq, luego hizo de acompañantes el puré artesanal, que es el que realiza con papa y la misma cáscara del tubérculo. Más tarde ideó la ensalada de repollo, los macarrones con tocinetas y, ahora último, llevó a cabo la crema de maicitos.

Hernández asegura que Babbake apenas emerge, por tanto, le demanda ser multifacética y estar al frente desde el primer momento en el que toma la orden hasta la entrega del producto final. La venta de los menús la realiza a través de Instagram y WhatsApp, y al tener contacto con sus clientes ofrece menús para dos personas con dos opciones de guarniciones y para cuatro personas, cuatro acompañantes.

Resalta que sus productos se dieron a conocer mucho más en el evento de la Vitrina del Country y su visión a corto plazo es llevar todo lo que hace en la cocina a la plataforma de Rappi y, a su vez, contratar un equipo de trabajo. 

Para ella su familia ha sido el bastón que la ha sostenido firmemente en esta travesía llamada emprendimiento y da a conocer que, según el consenso de su clientela, el toque diferenciador de sus costillitas es la salsa bbq, la cual prepara desde cero.

Por otra parte, se dirige a los jóvenes que sueñan con materializar una idea de negocio, a quienes aconseja tener una visión clara, enfocarse en los objetivos trazados, determinar el target, sentir motivación, tener determinación, tomar riesgos y ser creativos. 

Mensaje enviado Satisfactoriamente!
REPORTAR UN ERROR O SUGERENCIA
Ir a EL HERALDO