El id es:node/148896
Temas del Padre 26 de Mayo de 2018

Cada quien carga sus cargas

El usuario es:
Padre Alberto Linero
Compartir:

Muchos problemas de los que tenemos no son realmente nuestros sino que al entender mal lo que es la solidaridad nos metemos a la vida de los otros a tratar de resolver sus problemas. Si, algunas veces subimos sobre nuestros hombros cargas que no nos pertenecen pero que, sin embargo, insistimos en tomarlas para sentirnos héroes, para acrecentar nuestro ego de salvadores, para convencernos de lo buenos que somos; pero lo único que logramos es terminar sintiéndonos cansados, agobiados, frustrados o aburridos de tener tanto lío por resolver.

Entre otras cosas, porque muchos de esos problemas no son resueltos cuando ya nos hemos embarcado en otros. Es decir, coleccionamos problemas ajenos sabiendo que no los podemos resolver. Hoy quisiera tener libertad interior, para dejar al otro tomar sus propias decisiones, obvio que siempre siendo luz en su camino, claro que mostrándole los errores que puede estar cometiendo; pero sin quitarle el protagonismo en su propia vida, y sabiendo que cada decisión trae consecuencias que es esa persona quien las tiene que enfrentar, y que le haces un flaco favor si buscas remplazarlo en esa situación. Es claro, nadie puede tomar decisiones por mí, así como nadie puede asumir las consecuencias por mí.

Si miramos el ejemplo del Evangelio de Lucas 15,11-32 la parábola del Padre Misericordioso notamos que el Padre siempre estuvo dispuesto a recibir a su hijo, que el gesto de esperarlo en la puerta supone que estuvo pendiente de su regreso para acogerlo y para devolverle la dignidad que el hijo menor había optado perder cuando se fue de la casa. Sin embargo, el texto nunca dice que el Padre fue a buscar al hijo para sacarlo de ahí a la fuerza, no salió a recogerlo de la miseria en la que se encontraba aunque lo amaba, porque si respetó la decisión del hijo al partir, debe respetar también las consecuencias de su decisión. De lo contrario sería un alcahueta y alguien que no deja crecer al otro. Me imagino a más de uno hoy criticando al Padre misericordioso por haber dejado que su hijo se fuera de su lado, haberle respetado su decisión de malgastar la fortuna y no remplazarlo en el momento en que las situaciones difíciles pasaron. El Padre no tiene porque cargar con esas cargas que se generaron por una mala decisión del hijo, tiene que dejarlo asumir sus consecuencias y aprender de lo malo que ha hecho.

Es necesario que recordemos que también aprendemos de nuestras equivocaciones, y que las más grandes lecciones de nuestra vida las hemos tenido, precisamente, en los fracasos que hemos podido superar. Por eso te invito a que dejes de asumir actitudes paternalistas o proteccionistas y asumas actitudes de libertad interior y de una misericordia que hace crecer y no que estanca. Se trata de entender que las cargas que no son mías las tiene que cargar su dueño. Eso no es egoísmo es responsabilidad y libertad interior. Claro está, eso no implica que no puedas dar una mano y ayudar a alguien que está viviendo momentos difíciles pero siempre teniendo en cuenta que estás ayudándolo y no puedes quitarle el peso de sus responsabilidades para asumirlo tú. 

@Plinero 
www.elmanestavivo.com
www.jai.com.co
Mensaje enviado Satisfactoriamente!
REPORTAR UN ERROR O SUGERENCIA
Ir a EL HERALDO