El id es:node/152028
Temas del Padre 30 de Marzo de 2019

El amor no basta

El usuario es:
Padre Alberto Linero
Compartir:

Por mi anterior ejercicio del ministerio pastoral, trabajé durante más de 20 años acompañando parejas y compartiendo reflexiones que les ayudaran a resolver sus conflictos y vivir felizmente, como es el propósito del matrimonio. Muchas de estas experiencias las recogí en un libro que lleva por nombre Si estás enamorado, no te cases. El título ocasionó un gran debate, pero el objetivo que tenía era distinguir entre el enamoramiento como ese estado de hiperidealización de la pareja, y el amor como la decisión de construir la vida desde la realidad concreta de la otra persona. 

Creo que la gente que se casa solamente enamorada tiene más posibilidades de separarse que aquel que se casa cuando ya está amando. Pues mientras los primeros desconocen (inconscientemente) realidades que después no podrán soportar, los segundos ya saben qué tendrán que asumir aunque no les agrade, si quieren seguir adelante. Claro, con un esfuerzo mutuo de ser mejores y evitar que sus defectos dañen al otro.

No creo que el amor sea simplemente un sentimiento, creo que es una decisión constante de hacer feliz a ese que libre y conscientemente hemos elegido para que nos acompañe en la vida. Es decir, no se trata simplemente de lo que se siente en lo emocional, sino de la acción voluntaria de construir la relación superando todas las dificultades y siendo felices en la relación.

Según la Superintendencia de Notariado y Registro  en 2018 23.422 matrimonios solicitaron la terminación de su vínculo, con un crecimiento del 2% frente al año 2017. Cifras permiten afirmar que en Colombia la mitad de los matrimonios duran menos de 3 años. Las razones de los divorcios son tan dispares como variadas, pues complejos somos los seres humanos. Pero también muestran que algo no se está haciendo bien, porque no creo haya quien se case con la intención de separarse.

Siendo la relación de pareja tan importante para la realización de las personas, no puede quedarse en sentir, tiene que estar acompañada de inteligencia y de fuerza de voluntad. Inteligencia para resolver todos los conflictos que la convivencia humana genera, para encontrar soluciones que los hagan crecer, para ser creativos en el afecto. Fuerza de voluntad para trabajar en tener las mejores actitudes con el otro y no desfallecer rápidamente. Esto significa que el amor solo no basta, se requiere mucho más: actitudes y actos concretos que sostengan el buen clima de la relación y le den sentido a todos los esfuerzos que se hacen a diario. 

En este sentido quiero insistir en la necesidad, tanto de elegir bien la pareja como de saber construir la relación. El matrimonio no acaba con la boda, ahí comienza y se debe ser consciente de todo el trabajo que eso exige. Se tiene que trabajar duro y con toda la generosidad. Mientras creamos que el amor es una acción mágica que tiene la fuerza de solucionarlo todo sin sacrificio seguro estaremos expuestos a la provisionalidad del sentir. El amor hay que cultivarlo, pero también y sobre todo cuidarlo constantemente, pues no olvidemos que el amor un muere, lo asesinan. 

@Plinero 
www.elmanestavivo.com
www.jai.com.co

Mensaje enviado Satisfactoriamente!
REPORTAR UN ERROR O SUGERENCIA
Ir a EL HERALDO