El id es:node/150648
Temas del Padre 10 de Noviembre de 2018

Hay que saber decir que no

El usuario es:
Padre Alberto Linero
Compartir:

Hace unos días insistía en que le podemos decir que  no a las propuestas que nos hacen a diario. No estamos obligados a aceptar lo que otros nos proponen. Sin embargo, creo que tenemos que aprender a saber decir que no. Es necesario que hagamos una exposición inteligente y mesurada de las razones por las que damos esa respuesta. Decir que no implica que tengamos prioridades, razones y ganas de decir que no. 

Todos tenemos derecho a expresar la manera como entendemos el mundo y qué es lo que proponemos. Es necesario entender que tenemos que aprender a hacerlo sin desprecios, sin ironías, sin maltratos y sin gritos, ya que esto lo único que hace es dañar el encuentro. Hay que ser mesurado, claro, sencillo y seguro a la hora de exponer la idea que creemos es la que responde a los desafíos que tenemos. 

Tenemos que apartarnos de esa creencia que nos dice que cuando no estamos de acuerdo con una persona, tenemos que ser sus enemigos y/o tenemos que pelear duramente cuando intercambiemos las ideas que tenemos. Eso no está bien: podemos tener comprensiones distintas de la realidad y podemos ser buenos amigos, podemos tener pensamientos distintos y a la vez intercambiarlos sin ningún tipo de ofensa. No todo tiene que pasar por el odio y por el rechazo. Cuando se dan estas situaciones de maltrato al hablar, es porque muchas veces no tenemos la razón y queremos esconder en los gritos y en las malas formas esa carencia. Es preciso aprender a expresar las ideas de manera clara y de formas diversas sin tener que agredir a nadie. Tanto la educación, como la formación en el hogar, tienen que ayudar a trabajar en estas actitudes para poderle decir que no a lo que no nos conviene y seguir adelante construyendo la vida con inteligencia y sabiduría. Aprender a pararse firme en el no, es fundamental, se expone con mesura las razones pero a la vez con mucha firmeza para que no quede duda de los argumentos que estamos exponiendo. Saber mirar a los ojos y decir que no es ser honesto y nos ayuda a todos.  

El no es una respuesta y la podemos dar. El Joven Rico fue capaz de decirle que no al Señor Jesús (Marcos 10:17-30), y su vida siguió, no se acabó allí. Seguro este joven tuvo que asumir las consecuencias de su respuesta, pero no pasó nada más. No te molestes porque alguien a quien le has propuesta algo que te parece extraordinario te ha dicho que no. Está en su derecho y tiene sus propias prioridades. Hay que ser conscientes de que el no, es una respuesta válida y que quien nos la da, no necesariamente está despreciándonos u ofendiéndonos. En la medida que entendamos que todos somos libres, podremos vivir de mejor manera y ser más felices. 

Adenda: estoy ansioso por el partido del Unión Magdalena este lunes festivo. Estamos a un paso de subir a la A. Estoy esperanzado, creo en los jugadores y en el cuerpo técnico, confío en que sabrán aprovechar esta oportunidad de pasar a la historia del equipo, que en este año cumple 50 años de haber sido campeón por única vez. Estoy seguro que ustedes “hincharán” conmigo por el equipo de Santa Marta. 

@Plinero 
www.elmanestavivo.com
www.jai.com.co
 

 

Mensaje enviado Satisfactoriamente!
REPORTAR UN ERROR O SUGERENCIA
Ir a EL HERALDO