El id es:node/152881
Temas del Padre 22 de Junio de 2019

Libres y responsables de nuestra vida

El usuario es:
Padre Alberto Linero
Compartir:

Estamos en la época de los “influencers”. Personas que a través de las redes impactan las decisiones y la vida en general de otras personas que los siguen fielmente. Siempre ha habido personas a las que escuchamos y les creemos, pero claro, en la época de las redes esto se ha masificado. La verdad, no sé si esto sea bueno o malo, solo sé que  es una realidad y que tenemos que asumirla. Lo que sí podemos y tenemos que hacer es generar un criterio personal, de manera que podamos tener  la capacidad de juicio o de discernimiento que nos impulsa, como personas, a proveer una actitud propia frente a la vida. Así las cosas, ¿qué actitudes tener presentes para ser dueños de nosotros mismos y no ser simples “ovejitas” de los que  quieren influenciarnos?

1. Es necesario saber qué queremos en la vida, qué nos caracteriza, cuáles son los valores que nos definen. A diario tenemos que reconocer lo que conscientemente le queremos aportar a la sociedad, eso que solo nosotros y nadie más le puede aportar. Sin tener claro eso, seremos veletas de todo lo que nos digan y nos propongan. Un instrumento metodológico que ayuda mucho en estos casos, es el llamado “proyecto de vida”, es de gran ayuda tener escrita la visión, la misión, los valores, las metas personales.

2. No ceder nuestro derecho de decidir. Somos libres y no podemos entregarle a nadie el “timón” de nuestra vida. Recordemos que la libertad tiene como contraparte la responsabilidad, es decir, el asumir las consecuencias de las decisiones. Sería una tragedia muy dura que alguien decida por ti pero te toque responder a ti por esa decisión.

3. Es necesario escuchar a todos, leer las opiniones que nos llegan, pero siempre hay que hacer una análisis, un discernimiento y desechar todas aquellas cosas que no corresponden o no son coherentes con nuestro criterio personal, y obvio, asumir o adaptar las que nos representan. En esto hay que ser firmes, lo que no nos representa debe ser rechazado claramente. Así como los otros tienen el derecho a expresar su opinión, tú tienes el derecho a decidir qué quieres hacer y cómo quieres vivir.

4. Tener una experiencia espiritual que nos ayude a comprender  nuestra libertad, autonomía y responsabilidad en la vida. Una experiencia espiritual que nos haga conscientes de la propuesta de Dios y de su ayuda para realizar nuestras tareas en busca de la realización personal. A los creyentes nos debe quedar claro que ser discípulos no es abandonar nuestra libertad ni dejar nuestra responsabilidad en manos de otros.

Todos tenemos que ser dueños de nuestra propia vida, de nuestras decisiones. Recuerdo el concepto de ilustración de Kant: “La incapacidad significa la imposibilidad de servirse de su inteligencia sin la guía de otro. Esta incapacidad es culpable porque su causa no reside en la falta de inteligencia sino de decisión y valor para servirse por sí mismo de ella sin la tutela de otro. ¡Sapere aude! ¡Ten el valor de servirte de tu propia razón!”. Nadie puede decidir por nosotros, tenemos que asumir nuestra vida y alcanzar los objetivos que nos hemos propuesto.

@Plinero 
www.elmanestavivo.com
www.jai.com.co
 

Mensaje enviado Satisfactoriamente!
REPORTAR UN ERROR O SUGERENCIA
Ir a EL HERALDO