El id es:node/150354
Temas del Padre 20 de Octubre de 2018

Saber vivir

El usuario es:
Padre Alberto Linero

A veces creemos que la inteligencia tiene únicamente que ver con la información que tenemos en la cabeza o las cosas que somos capaces de recordar; o con las operaciones matemáticas que podemos resolver; o con la rapidez que tenemos para construir un argumento. Todas esas son muestras de unos tipos de inteligencias específicas. Ya nos enseñaron que puede haber, como mínimo, siete tipos de inteligencias humanas, que van desde el arte hasta las matemáticas, desde la capacidad de razonar hasta la de comunicarnos bien con los demás. Sin embargo yo quisiera referirme hoy a la inteligencia, que creo, es la más importante de todas,  a la que los antiguos hebreos llamaban la “hokma”, que es la sabiduría del vivir. 

La pregunta que nos debe cuestionar hoy es ¿de qué nos vale que seamos matemáticos brillantes o prominentes artistas, grandes oradores y genios de algún deporte, si nuestra vida en otras dimensiones está vuelta nada? Si sentimos que tenemos un caos existencial y que no hay triunfo que valga, que en aquello que somos buenos no alcanzamos a sentirnos felices, entonces ¿qué sentido tiene poseer todo el conocimiento del mundo? Tenemos que ser conscientes de que la vida no se puede vivir en una sola dimensión, ni agotarse en una tarea. 

Hay que aprender a vivir integrados; sabiendo que todo lo que nos pasa es importante y merece nuestro respeto. Entendiendo, también, que lo que estamos viviendo en medio de otras circunstancias merece nuestra atención, así que si vives obsesionado con el trabajo y con triunfar en él, ten claro que también tienes una familia, que también hay vida fuera del ámbito laboral y que por más que ganes allá, lo de acá va a pesarte si no lo cuidas y lo atiendes, si no le das valor y lo tratas con empeño. Aprender a vivir es necesario. Ser capaces de darle a todas las dimensiones de nuestra vida la importancia que realmente merecen, tomar conciencia de que necesitamos equilibrar la existencia, que necesitamos darle a lo que somos el valor completo que tiene, no únicamente a aquello que brilla, porque lo que brilla sin lo que lo soporta termina destruido y sin valor, eso es aprender a vivir. 

Es una realidad que muchas de las personas que triunfan en medios empresariales o académicos, son propensos a descuidar el desarrollo de las habilidades sociales, porque enfocan su horizonte hacia una dimensión específica que les hace perder el foco de las circunstancias que los rodean. Sigo pensando en si se puede ser feliz limitando la vida a una dimensión, si tiene algún sentido vivir poniendo la atención en inteligencias cognitivas que en exceso y con un mal manejo, nos acaban convirtiendo en robots, al servicio del saber por saber, sin darle importancia al contacto físico con las personas que amamos y que nos aman. Por esto es necesario que busquemos una formación integral, en la que nos preparemos no solo para dar razón de cuestiones técnicas, sino también de una cuestión fundamental, de un saber esencial, del saber vivir. 

@Plinero 
www.elmanestavivo.com
www.jai.com.co

Mensaje enviado Satisfactoriamente!
Más de revistas