El id es:node/150174
Temas del Padre 29 de Septiembre de 2018

Ser felices

El usuario es:
Padre Alberto Linero

Muchas veces en nuestro afán de ser felices no nos esforzamos por alcanzar la felicidad, sino que buscamos atajos que nos lleven a una meta que creemos contiene dicha felicidad. Por eso establecemos fórmulas mágicas que suponemos nos garantizan llegar a esa meta y ser felices. De hecho, he visto a muchas personas siguiendo pasos que los grandes maestros de la felicidad dan para alcanzar esa meta, como si se tratara de un manual para armar un escritorio o una receta para preparar un plato de comida, y no, no creo que esa sea la solución, no creo que haya pasos precisos y estipulados para ser feliz.

Creo firmemente que la felicidad es una construcción, que no es una meta, sino que debe ser el camino. Nuestro esfuerzo no debe ser por buscar la manera más rápida de ser felices, sino más bien debe ser un esfuerzo por serlo cada día, por encontrar en las cosas de la vida cotidiana los motivos que nos den esa felicidad. Pienso en mucha gente que no es capaz de encontrar en su familia, en su trabajo y en sus estudios motivos para ser felices, sino que pierden su tiempo buscando encontrar la felicidad como si ella fuera un tesoro escondido esperando a ser algún día encontrado. Vive, lucha por ser feliz cada día, encuentra motivos suficientes para serlo y deja de andar perdiendo tu tiempo en búsquedas vacías e innecesarias.

En este contexto hay que aprender a soltar las cosas que nos hacen daño. Los seres humanos somos expertos en amarrarnos a situaciones y personas, nos acostumbramos a hacerlos indispensables para nosotros, quizá con poca conciencia, pero lo hacemos, y se nos olvida que las personas y las situaciones son circunstanciales, es decir, pasajeras. No hay ninguna situación de la vida que dure para siempre, ni tampoco hay personas que no se tengan que ir alguna vez. Debido a esta realidad, quiero reflexionar en torno a la necesidad que tenemos de no amarrar, es decir, de no hacer depender nuestra vida de otra cosa que no seamos nosotros mismos.

No estoy diciendo con esto que no podamos amar incondicionalmente a alguien, sino que se trata más bien de entender que nada dura para siempre, que todo pasa y que debemos estar siempre preparados para superar la pérdida de alguien o algo.

Una de las cosas que siempre defiendo es la libertad que deberíamos tener todos para vivir, no podemos dejar que nada ni nadie determine nuestra vida, porque así nos estaremos condenando nosotros mismos al dolor. Vive, ama, disfruta a los tuyos y deja que ellos disfruten de ti, pero en libertad,

sin amarres innecesarios, sino con la plena certeza de que todo es pasajero y que la vida va dando muchas vueltas.

Estoy seguro que ser felices también pasa por ser capaces de liberarnos de todo lo que no nos permite ser, lo que nos ancla y no nos deja fluir libremente. Ser felices no es buscar una meta o tesoro que probablemente no exista, sino que es saber vivir y, en este caso, vivir en libertad. 

@Plinero 
www.elmanestavivo.com
www.jai.com.co

Etiquetas

Mensaje enviado Satisfactoriamente!
Más de revistas