El id es:node/24916
Temas del Padre 10 de Junio de 2011

Soltar la daga, sanar la herida

El usuario es:

Compartir:

En estos días alguien me insistía en la pregunta tan difícil ¿porqué a algunas personas les cuesta tanto perdonar un engaño y/o aceptar que el otro dejó de amarlos?, y también preguntaba ¿por qué existen quienes han podido superarlo y siguen construyendo su vida?

Seguro que hay muchas respuestas a estas preguntas; pero me llamo la atención una que encontré en un artículo de José Luís Cano:

La herida crónica de estos engañados/as reside claramente en su propio orgullo personal, en la autoestima, en lo más hondo del yo. Se trata de una herida infligida en la capa narcisista de la personalidad. Todos tenemos un estrato más o menos grande de ese narcisismo inconsciente; cuanto mayor es, más nos duele cualquier espina clavada en él. Ahora bien, ¿qué es el narcisismo?

El narcisismo es ese típico egocentrismo y egoísmo infantiles por el que los niños más pequeños dominan a veces exageradamente a los demás (comenzando por la madre), se aferran a lo suyo ("¡mío, mío, mío!"), pegan a otros niños, etc., y, cuando son reñidos o frustrados, escenifican grandes rabietas.

Sólo más adelante, con el amor paciente de los padres, el niño descubre que, además de él mismo, las demás personas también necesitan respeto, comprensión y afecto, alcanzando así la fase amorosa. Pero ésta no borra la fase narcisista, sino que se superpone a ella como los anillos de crecimiento de un árbol, de modo que en cada persona el "grosor" de los respectivos anillos es diferente. Cuando predomina el anillo narcisista, la persona es especialmente egocéntrica y egoísta, con todas sus secuelas (vanidad, orgullo, exhibicionismo, dominio, rivalidad, celos, envidia, impaciencia, seducción, insensibilidad, frialdad emocional, etc.). Y siempre que se sienta frustrado o herido su dolor será particularmente agudo y rabioso: sufrirá el gran berrinche narcisista.

Es decir, entre más infantiles somos, más nos cuesta perdonar. Porque -de alguna manera- perdonar es aceptar y comprender que los otros tienen su propio sentir, sus propias decisiones. También es tener claro que debo respetar al otro en cuanto alguien capaz de decidirse por algo que no me parece.

Especialmente tengo que asumir que no puedo dejar que su engaño, su decisión equivocada, me afecte hasta destruirme porque entonces no soy dueño de mi mismo.

El amor supone la madurez de aceptar que los otros pueden actuar (aun) en mi contra y que tendré que asumirlo, así no lo comparta y deba tomar la decisión clara de dejar de amarlos.

En su infantilismo, el dolor y el odio hacen sentir importante al engañado a tal punto que prefiere no dejar de sentirlos que liberarse de ellos y abrirse a nuevas experiencias. Normalmente los narcisistas no están sufriendo por el amor -que no tienen- sino porque no pueden controlar y manejar a la pareja que los ha dejado.

No es de extrañar que está persona les haya sido infiel o los haya abandonado por esa misma razón.

José Luís Cano plantea la solución en los siguientes términos:

Las personas más inmaduras nunca perdonarán, sino que elegirán el castigo, la venganza, la ruptura definitiva. Las más evolucionadas preferirán el amor recuperado (y la solución de los motivos que produjeron la infidelidad) a la humillación pasada, y alcanzarán pronto la paz.

El problema se halla en las personas que sufren un dilema interior entre sus fuertes tendencias egocéntricas y sus igualmente fuertes disposiciones amorosas. ¿Qué hacer? ¿En qué dirección avanzar?

En mi opinión, sólo en la medida que estas personas consigan elegir, resolver su dilema, ya sea tocando fondo en su dolor, ya sea mediante un crecimiento personal (a menudo con ayuda de una psicoterapia), podrán curar definitivamente su dolor.

Es una decisión que se tiene que tomar, un dilema que se tiene que afrontar para seguir adelante ¿Prefieres seguir llorando y sufriendo –infantilmente- por un amor que no fue, por un engaño, por una frustración?, o ¿decides aceptar, sanar, perdonar esa dura acción y seguir adelante? En algunos casos será necesaria la psicoterapia para mantenernos firmes y realizar la decisión de dejar de sufrir por esa acción. GC

POR
Padre Alberto Linero
www.elmanestavivo.com
www.yoestoycontigo.com

Temas tratados

Mensaje enviado Satisfactoriamente!
REPORTAR UN ERROR O SUGERENCIA
Más de Temas del Padre
17 Mayo 2019
10 Mayo 2019
03 Mayo 2019
17 Abril 2019
12 Abril 2019
Ir a EL HERALDO