EL HERALDO
Facebook Twitter Instagram You Tube Google+
SUSCRÍBETE
El id es:node/144159
Latitud 18 de Julio de 2017

“Hace falta más teatro costeño en la escena nacional”: Fabio Rubiano

El usuario es:

Foto:

María Carolina Guzmán González

Entrevista rauda con un hombre de teatro.

Revista Latitud dialogó con Fabio Rubiano, actor y dramaturgo colombiano de reconocida trayectoria en la escena artística nacional e internacional y fundador, junto con la actriz Marcela Valencia, del Teatro Petra. Su vida, obra, así como del estado del teatro en el Caribe colombiano, entre los temas de esta entrevista.

P  ¿Cómo llegas al teatro?
R  Estudié cinco carreras. En ninguna me sentía cómodo, hasta que llegué a estudiar teatro. Allí saqué las mejores notas de mi vida. Quería ser un ‹gran actor›, y pronto me di cuenta que era lo mío. Al comienzo queríamos renovar las vanguardias o proponer nuevos lenguajes, pero ese afán se va decantando con el tiempo.

P  ¿Cuáles han sido tus intereses a la hora de escribir y hacer teatro?
Me gusta que el teatro tenga historias, y cuando digo historias me refiero a sujetos a los cuales les suceden cosas. Yo defiendo en este sentido un modelo de acción dramática en el que les pasan cosas a los personajes. El teatro que hago y en el que estoy interesado es ese que cuenta historias: una o varias, o en espiral. Es parte de mi trabajo también como profesor de la maestría en Dramaturgia de la Universidad Nacional de Colombia.

P  Sabemos que la obra ‘Labio de liebre’ representará al país en varias ciudades de Francia este año. También ha estado en Suiza y en España, y es una de las obras más reconocidas y galardonadas en la historia reciente del país. ¿Cómo llegaste a ella?
R  El proceso de escritura de la obra nace de la pregunta: ¿a qué le puede tener miedo un paramilitar? De allí viene la idea original, la respuesta a este interrogante me lleva a pensar en que lo único que no podemos borrar es la memoria, nuestro pasado, por eso en la obra no hablamos de fantasmas. Nunca quisimos trabajar bajo la lógica de buenos y malos. Era necesario hacer un ejercicio de reparación simbólica, creo que cada persona es su nombre y, por pequeño que sea este acto, es lo único que tienen las víctimas. La forma de no olvidar es recordar sus nombres.

P  ¿Quiénes son los personajes de la obra?
En la obra el pasado viene a convivir, sin agresión, representado por los campesinos que están ocupando el espacio de reclusión del personaje que interpreto. Allí podemos ver en los diálogos y en esta forma de ser campesina algunos matices que nos hacen pensar que estas personas no siempre son bondadosas. La idea fue poner gente común y corriente, esa gente que tiene tantos miedos que traiciona su propia clase. Eso pasa hoy en el país, por ejemplo, cuando votamos por quienes nos hacen daño. Creo que este es un juego macabro, así que, ¿por qué no decirlo?

Recibimos muchos comentarios sobre los personajes. Algunos no estaban contentos con que la víctima tuviera defectos o con ponerle voz suficiente al victimario, pero es precisamente de eso de lo que nos quisimos apartar, de la lógica ‹amigo – enemigo›. A fin de cuentas, lo que vemos en la obra son personas.

P  ¿Cómo ves a la Colombia y al ciudadano del posconflicto?
R  Yo sí creo que la gente quiere la paz. Lo más difícil del posconflicto es enfrentarnos argumentativamente. Creo que es hora de escucharnos, de aprender a pelear sin violencia y no buscar la disminución del otro. Estamos acostumbrados a disminuir al otro, y nos cuesta verlo con respeto y con capacidad de argumentar. En Colombia el que hace un análisis más allá de la superficie siempre es juzgado. Necesitamos ir al origen de la fractura que hoy nos tiene así y establecer discusiones a largo plazo.

P  ¿Cuál es tu apreciación del panorama artístico en el Caribe colombiano?
La Costa es y siempre ha sido un referente cultural de Colombia ante el mundo en la música, la literatura, la pintura, la danza, pero ¿qué pasa con el teatro? ¿Por qué razón la Costa no tiene una presencia más potente dentro del universo artístico nacional? Yo considero que es necesaria la vinculación y apuesta por el teatro de parte de entidades no solo gubernamentales, sino de toda índole. La gente tiene derecho a dedicarse al teatro.

P  ¿Cuáles son tus proyectos hacia futuro?
R  Ahora mismo estamos con Yo no estoy loca, una obra que interpreta Marcela Valencia. En noviembre empezamos el montaje de otro proyecto teatral de gran formato, y por ahora vamos con Labio de liebre a Europa. Nos gustaría poder estar en Barranquilla con esta obra, ojalá tengamos la oportunidad. 

Etiquetas

Más de revistas