El id es:node/6387
Histórico 05 de Febrero de 2011

“Este año queremos las salas llenas”: Mónika Wagenberg

El usuario es:

Compartir:

La nueva directora del Festival de Cine de Cartagena trae renovados bríos a una vieja institución.

Está entusiasmadísima. Y “feliz viviendo en la Costa”. Es Mónika Wagenberg, la nueva e incansable directora del Festival Internacional de Cine de Cartagena de Indias, Ficci, que celebrará su edición 51 del 24 de febrero al 3 de marzo.

Wagenberg es una gran conocedora del sector cinematográfico. Nació en Bogotá. Se graduó del Colegio Hebreo. Estudió Economía y Literatura Comparada en la Universidad de Pennsylvania y una Maestría en Cine en la Universidad de Nueva York (NYU). Dentro de su recorrido en el mercado se destaca su experiencia como cofundadora y codirectora de Cinema Tropical, entidad que desde 2001 promueve, programa y distribuye el cine latinoamericano en Estados Unidos. Trabajó en New Yorker Films y tiene una vasta experiencia en festivales de cine: el Festival de Cine de Nueva York, el Festival Internacional de Cine Latino de Nueva York, el Festival Internacional de Cine de Miami y el Festival Latin Wave de Houston.

Su desbordante entusiasmo se percibe en la voz, en los gestos, en la maratón de entrevistas que concede, sin despeinarse siquiera. “Hay algo que comparten los festivales de cine con las películas: ¡todo el mundo se siente parte! Eso crea expectativas enormes porque se personaliza todo. Un festival de cine es una entidad que trabaja el Arte, pero que también es un evento de muchísima logística. Y se necesitan ambas cosas. La clave es encontrar ese balance. Pasa igual con una buena película: es una obra de arte, pero también es un producto”.

Lleva veinte años viviendo fuera del país, por eso no conoce mucho el Festival que ahora dirige: “He estado solo una vez, como asesora de programación, en 2009”. El año pasado no pudo asistir porque estaba dando a luz. “Tuve a mi hijo Lucas el 14 de marzo, una semana después del Festival”. Sus ojos claros brillan al hablar de su primogénito. Y se conmueve cuando se le pregunta por el legado de Don Víctor Nieto. “Es un honor enorme. Y un desafío también. Porque el cariño que la gente ha tenido por Don Víctor es insuperable. No tuve la oportunidad de conocerlo, pero lo he conocido a través del cariño que veo en la gente cuando habla de él.”

Mónika habla como si quisiera sacarla de home run con las bases llenas: “Quiero abrir la posibilidad para que el Ficci viva por lo menos otros 50 años. Hay que hacer ciertos cambios necesarios, inyectarle la mayor cantidad de energía y de trabajo. No espero quedarme esos 50 años, sino dos, o los que considere la Junta. Pero quiero darle los fundamentos necesarios para que esta nueva etapa arranque con mucha fuerza”.

Es la primera mujer en este cargo, ¿qué representa eso para usted?

Algo muy importante en la medida en que en Colombia hay mucho machismo. He sido directora de otros festivales y es una pregunta que jamás me han hecho, porque en Estados Unidos no es un tema. Pero acá hay una contradicción, porque las mujeres más verracas, las que llegan más lejos, son las colombianas.

¿Qué tiene pensado para que el Ficci vuelva a ser un verdadero festival y no simplemente una fiesta de los que hacen cine?


Darle prioridad al cine. Suena obvio, pero la gente que conoce la trayectoria del Festival entiende por qué lo digo. Una de las razones por las cuales el Festival ha logrado sobrevivir 50 años es la magia que ofrece la ciudad como punto de encuentro social. Pero yo le quiero dar la prioridad al cine.

¿Cómo se refleja eso en la programación?

Estamos trayendo lo mejor de la cinematografía no solamente latinoamericana para nuestra sección Oficial, sino también en nuestra sección Gemas; se trata precisamente de eso: de traer las últimas películas de los maestros del cine como Raúl Ruiz o Manoel de Oliveira, y las películas más destacadas del año. Como la ganadora en Berlín, la ganadora en Venecia, la ganadora en Cannes. Todas esas películas pertenecen a nuestra sección Gemas. Y, adicionalmente, vamos a hacer un esfuerzo para que nos acompañen Willem Dafoe, Luis Tosar, Arturo Ripstein, Damián Alcázar, Diego Luna, Carlos Reygadas, Fernando Trueba, Angie Cepeda y Juanita Acosta, entre otros.

¿Qué otra novedad hay en el Ficci este año?

Este año queremos las salas llenas. Que el esfuerzo que estamos haciendo al traer las películas y a sus directores sea compensado por el público. Que las películas las vea la mayor cantidad de gente. Vamos a tener proyecciones gratuitas: la competencia de cortos, la competencia de documentales (en el Caribe Plaza), las películas que mostraremos en horarios de 2 y 4 de la tarde en el Teatro Adolfo Mejía y en el Centro de Convenciones y las funciones para la prensa, que son por la mañana, en el Adolfo Mejía. En cuanto a los otros horarios, tendrán prioridad las personas que compren boleto y los acreditados, pero vamos a meter a la gente que quiera verlas. No queremos ver sillas vacías. Y eso implica que si hay gente que quiera entrar, los vamos a dejar. Es un poco difícil de manejar, pero con la ayuda de todos lo vamos a lograr.

¿De qué manera le sirve al Ficci su experiencia con Cinema Tropical?

Comencé a trabajar en Cinema Tropical, esencialmente en distribución y terminé trabajando en festivales, porque me di cuenta de que es a través de los festivales que uno puede distribuir. Puede permitir que las películas les lleguen al público y que las vean como tiene que ser: en 35mm y sentados. Por eso en el Ficci tenemos un programa llamado ‘De los barrios al cine’: llevaremos gente desde los barrios populares hasta el Centro de Convenciones y el Teatro Adolfo Mejía para que vean las películas como tiene que ser. La calidad de las proyecciones es esencial, y por eso trabajamos duro con Cine Colombia. Estamos adecuando el Teatro para que sea una sala de cine durante el festival: van a poner el sonido que tiene que ser, la pantalla que tiene que ser y el proyector que tiene que ser.

¿Está realmente el cine colombiano en condiciones de ser el próximo paso del cine latinoamericano?

Yo diría que ya lo es. El interés a nivel internacional está en Colombia, la mira está en el cine colombiano. A medida que han pasado los años la calidad es mejor. Y es por eso que comenzamos a ver estas películas en los festivales internacionales de mayor reconocimiento. Es un proceso, no pasa de un día para el otro, pero vamos por buen camino.

“Vamos por buen camino” es lo que piensa uno al saber que el Festival Internacional de Cine de Cartagena está en las manos de Mónika Wagenberg. Un ejemplo de ello es que por primera vez en 51 años la programación está lista un mes antes del Festival. “Vamos por buen camino”. Sin duda.

Cifras del Ficci: Cuesta $3.500 millones. Beneficiarios: 80.000 ($43.750/persona). 8 días. 10 secciones. 13 largometrajes ficción. 11 documentales. 10 largometrajes colombianos. 28 cortometrajes. 23 largometrajes mexicanos (México, país invitado de honor). 12 gemas del cine mundial. 2 retrospectivas (Nicolás Pereda y Olivier Assayas). 6 galas.

Por Juan Carlos Ensuncho B.
Más información: www.ficcifestival.com

Temas tratados

Mensaje enviado Satisfactoriamente!
REPORTAR UN ERROR O SUGERENCIA
Ir a EL HERALDO