El id es:node/135195
Latitud 20 de Septiembre de 2015

Su majestad el trombón

El usuario es:

Este instrumento de viento es uno de los que brillarán durante Barranquijazz, festival que se realizará del próximo 23 al 27 de septiembre.

Gilberto Marenco Better
Compartir:

Este singular instrumento aparece en los albores de las civilizaciones antiguas y existen testimonios arqueológicos que determinan que fue una evolución natural de la trompeta, que se originó inicialmente en los cuernos huecos de algunos animales.

Con el descubrimiento y manejo de algunos metales, el hombre empezó a construir cierto tipo de instrumentos. “Se ha demostrado que los chinos, los asirios y los babilonios ya tenían instrumentos de metal con forma de trompetas rectas con embocadura. Los hindúes poseían también instrumentos parecidos a las trompetas rectas. En la tumba de Tutankamon (1350 a. C.) se encontraron trompetas de plata y doradas, cortas y de sonidos agudos. Los hebreos tomaron las trompetas de los egipcios. En el Antiguo Testamento aparece documentado este hecho; es más, se dice que Moisés estableció normas para su construcción. En la marcha hacia la Tierra Prometida, relatada también en el Antiguo Testamento, el ejército de Josué debió contar con ellas, en concreto los shofars, construidas con cuernos de animal, ya que según la Biblia derribaron las murallas de Jericó.”

Aunque en el siglo XIX la incorporación de las válvulas significó una revolución progresiva en este instrumento, poco a poco cayó en desuso y se fortaleció el trombón de corredera o vara, que es en la actualidad el que se utiliza en orquestas sinfónicas, siendo Berlioz y Wagner quienes hicieron imprescindible la utilización de este instrumento.

«En el siglo XX, la mayoría de la música compuesta para trombón se ha producido entre 1940 (fecha en que se escribió la Balada de Martin) y nuestros días.

Se podría afirmar que el renacimiento del trombón se dio en los Estados Unidos a comienzos del siglo XX. El trombonista de jazz Jack Teagarden y el supervirtuoso Arthur Pryor, cada uno en su tipo de música, llevaron el trombón a unos límites antes no conseguidos.

No fue hasta mitades de siglo cuando los compositores clásicos de Estados Unidos comenzaron a escribir en serio música para trombón como solista. Los pensamientos de los solistas todavía no influían en los compositores de música seria: la música de Teagarden o de Pryor estaba infravalorada. El jazz era una música para negros, la música de Arthur Pryor estaba dedicada a la clase obrera media-baja, mientras que los compositores de música seria escribían música para los grupos de intelectuales.

Es por esto bastante natural que la primera vez que se escribió de manera seria para trombón como instrumento solista lo hiciera un compositor que estuviese interesado en la técnica de la música de jazz, de la música ligera y de la música clásica».

Pero este trabajo no es para hacer un recuento histórico de la evolución de ese instrumento, sino para analizar la forma como ha impactado en la evolución de la música afrocaribeña, y sobre todo cómo caracterizó el sonido de la Salsa.

Generoso Jiménez, que provenía de una familia de músicos de la población de Cruces, provincia de Cienfuegos, nacido el 17 de julio de 1917, a pesar de tocar varios instrumentos en la orquesta municipal, siempre que lo entrevistaron manifestó que compró su primer trombón para una presentación radial en 1940.

Quince años más tarde entró a la banda del cantante Benny Moré como arreglista y compositor, y se mantuvo en ella hasta junio de 1959. Allí mostró su versatilidad y concepto musical, sus trabajos más conocidos son El trombón majadero y Generoso, que bueno toca usted.

Pero quien desarrolló una nueva faceta en la historia musical cubana fue Juan Pablo Torres, calificado como el más importante trombonista cubano de los últimos 50 años. Integró la Orquesta Cubana de Música Moderna y, en 1979, se convirtió en el artífice de Estrellas de Areíto, que trató de emular lo que en Nueva York hacían las Estrellas de la Fania, dando un nuevo impulso a la descarga cubana, que se inició a finales de los 50 con las Cuban Jam Sessions.

En 1992 se exilia en Miami, Florida, donde prosigue su trabajo como productor musical y compositor. En 1995 Paquito D´Rivera le produjo el CD Trombone Man, y cuando también llega Generoso Jiménez a Miami, en el año 2000, graba con él dos trabajos, Los herederos y Qué bueno toca usted, nominado al Grammy, y que es un homenaje a quien es considerado el padre del trombón en Cuba. Juan Pablo Torres murió el 17 de abril de 2005, a los 59 años.

Mientras en Cuba estaba encapsulado su sonido por la ruptura de relaciones con los Estados Unidos, en este país el furor del sonido de la pachanga hizo que músicos como Eddie Palmieri, que tenía la orquesta La Duboney, creó en 1961 su famoso Conjunto La Perfecta, junto al trombonista nacido en el Bronx Barry Rogers y el cantante Ismael Quintana. Con ellos debuta en el mundo del disco en 1962, justo en el momento en que las charangas estaban más de moda.

Palmieri ha manifestado –en todas las entrevistas que le han hecho– que la incorporación de los trombones con el sonido de violines y flauta le permitió una mayor versatilidad en un momento en que las grandes big bands resonaban en el ambiente, pero el sonido de las charangas se iba imponiendo por la facilidad de los bailadores para hacer sus figuras coreográficas.

«Tanto Eddie como Barry compartían no solo el mismo gusto por el género de música, sino que ambos pensaban igual armónicamente. Eddie siempre acreditó a Barry haberlo expuesto a una tremenda variedad de nuevas ideas musicales, particularmente al jazz de los sesenta, y es con esta influencia que catapultan números como Te quiero, te quiero, Verdad amarga (Lo que traigo es sabroso – alegre 8320), Café y Mi jeva ( Straight Ahead – Tico 1113), You’re gonna hear from me (Molasses – Tico 1148), y Delirio (Champagne – Tico 1165), donde podemos apreciar la combinación perfecta entre las estructuras armónicas de la música cubana y los lineamientos de las escalas de blues y jazz utilizadas en los arreglos y en los solos de Barry Rogers» .

La importancia de Barry Rogers es que no solo se complementa con el brasileño José Rodríguez, sino que esto permitió crear «la mejor línea de trombones de la historia de la salsa». Definieron un nuevo estilo agresivo y con un sentido del ritmo único. La influencia del jazz en los arreglos logró ampliar el espectro de seguidores -que inicialmente está compuesto por puertorriqueños- a toda una audiencia afroamericana.

Considerado el trombonista más importante del sonido salsero, participó en grabaciones de los Alegre AllStars, el Sexteto La Playa, Joe Cotto, Mon Rivera, Jimmy Sabater, Tico AllStars y de la Fania All Stars.

Después de la disolución de La Perfecta en 1968, en 1970 crea la banda fusión de jazz Rock Dreams, que grabó dos LP pero que no tuvieron el éxito esperado; esto le permitió darse a conocer en otros ámbitos de la música y participó con artistas no latinos como James Taylor, Aretha Franklin, Chaka Khan, Grover Washgington Jr., Aerosmith, Average White Band, Manu Dibango, Jon Faddis, Gloria Gaynor, Ron Carter, George Benson, Carly Simon, Bob James, Spyro Gyra, Elton John, Don Grolnick, Bette Midler y Tina Turner, entre otros, para sus grabaciones. También participa en el soundtrack de la película Fama (1980). Murió en 1991.

En la salsa está también Willie Colón, que desarrolla su actividad musical con un trombón de pistón y cuyos compases del tema La murga es su sello de identificación personal. Aunque según los entendidos no es un virtuoso del trombón, simplemente ‘el Malo’ de la música salsa de las décadas del 70 y 80 del siglo pasado.

Entre los trombonistas destacados que trasegaron del sonido del jazz, el latin jazz y la salsa, tenemos a Steve Turré, quien tiene en su sangre mezcla ítalo-mexicana, ganador de innumerables premios, docente universitario que se ha caracterizado por la interpretación de las caracolas, demostrando el exotismo de estos elementos de naturaleza marina y que le dan una sonoridad especial a los temas en los que se incorpora. Ha estado en varias oportunidades en Barranquijazz.

El conjunto Libre, de Manny Oquendo, tuvo en sus filas a Ángel ‘Papo’ Vásquez, Norman Hogue, Leonardo Pollara y Jimmy Bosch, este último llamado ‘El Trombón Criollo’, es un trombonista, compositor y productor de jazz afrocubano, salsa y música cubana. Con una personalidad descomplicada, es el cuarto de nueve hermanos, de raíces boricuas, que desde los once años tocaba el trombón y a los 18 años se incorporó a la banda de Oquendo, con el que trabajó dos décadas. Se vinculó posteriormente a Marc Anthony y crea su propia banda en 1996, Los Masters, con los que ha grabado tres trabajos, pero ha participado en todos los grandes proyectos musicales latinos que se realizan en Nueva York, Puerto Rico y en diferentes países de Suramérica como Colombia, Venezuela y Perú. Se ha presentado en varias oportunidades en el marco de Barranquijazz.

En 1958 nace en Pensilvania, Estados Unidos, el trombonista salsero Ángel ‘Papo’ Vásquez, quien hizo parte del grupo Seis del solar, de Rubén Blades. Las habilidades musicales de Papo Vásquez tienen su raíz latina, ya que sus ancestros son puertorriqueños, siendo su primer gran maestro el músico de jazz Slide Hampton, quien le enseñó los secretos del trombón de vara, consolidándose como uno de los más virtuosos de este instrumento en la actualidad. Tiene conformado un grupo llamado Papo Vázquez Pirates Troubadour, con el que ha grabado dos CD.

Uno de los programas más atractivos de la versión del 2015 de Barranquijazz es el rescate de la sonoridad del trombón por Doug Beavers, quien se junta con trombonistas de la talla de Conrad Herwig, Luis Bonilla, Rey David Alejandre y Reynaldo Jorge para producir Titanes del trombón, en donde se presenta Trombón Moderno, un homenaje al gran Generoso ‘Tojo’ Jiménez, y la versión de Boranda, la afamada composición de Edu Lobo hecha popular en salsa por la Sonora Ponceña. Los Titanes del Trombón, que tienen dos versiones en el CD, permitirán que nos deleitemos con Óscar Hernández y Luisito Quintero en los solos de piano y timbales. El sonero Frankie Vásquez se destaca en el son montuno Tú no sabes.

En la biografía virtual de Reynaldo Jorge se señala que «La trayectoria de Reynaldo como trombonista sigue a la de la evolución de la música salsa. Nacido en Puerto Rico, Reynaldo se trasladó a Nueva York en 1971. Ese mismo año se unió a la Fania All Stars, y con ellos era una parte de la película Our Latin Thing. Ha ayudado a llevar la salsa a los confines del mundo como Rusia, Egipto, Singapur, Indonesia, Australia, Nueva Zelanda, Hawái, Taiwán, China, Marruecos y Sudáfrica, entre muchos otros. Reynaldo ha participado en más de cincuenta grabaciones musicales, entre ellos con Rubén Blades, Antecedentes; Tito Puente, Homenaje a Benny; Tito Puente, Mambo Birdland; Tito Puente y Eddie Palmieri, Masterpiece; Arturo O’Farril, Song for Chico; Rubén Blades con los Seis del Solar, Todos vuelven, grabación en vivo. Actualmente disfruta enseñando a tiempo parcial en Robert Treat Academy, una escuela en Newark, Nueva Jersey, y es miembro activo de la Orquesta Sinfónica del Consejo Asesor de Artes de la Comunidad de Nueva Jersey. Actúa regularmente con la Orquesta Harlem Español».

De Luis Bonilla se puede decir que es nacido en Los Ángeles, California, de ascendencia costarricense. Ganador del Grammy, es intérprete, compositor y profesor de música, y sobre el que The New York Times ha descrito como el artista que «explota las estructuras musicales habituales tanto afro-cubana como del jazz latino». Ha participado como músico de sesión y acompañante tocando con artistas de jazz como McCoy Tyner, Dizzy Gillespie, Lester Bowie, Tom Harrell, Freddie Hubbard, Astrud Gilberto, Willie Colón y Toshiko Akiyoshi.

En 1985 se unió a la orquesta de Gerald Wilson, con quien grabó Pasos gigantes (1998), aclamada por la crítica. En febrero de 2009 recibió dos premios Grammy con el Vanguard Jazz Orchestra y la Orquesta Afro Latin Jazz (Arturo O’Farrill Dir.). Haciendo parte del proyecto de Titanes del Trombón, tendremos la oportunidad de verlo en la versión 2015 de Barranquijazz, donde también se podrá apreciar a artistas como George Delgado, en la tumbadora; a Óscar Hernández, en el piano; a Luques Curtis, en el bajo, y a Vince Cherico, en la batería.

Mensaje enviado Satisfactoriamente!
REPORTAR UN ERROR O SUGERENCIA
Ir a EL HERALDO