El id es:node/150110
Actualidad 19 de Septiembre de 2018

¿Qué hacer en una relación con problemas de adicciones?

El usuario es:
Foto: shutterstock

Sharon Kalil
Compartir:
Construir una relación de pareja puede llegar a ser uno de los retos más grandes, difíciles y anhelados en la vida. Aun así es más complejo tratar de mantener un lazo afectivo con una persona que es adicta a las drogas o al alcohol. 
 
Hace unos días el mundo del hip hop se revolucionó al conocer que el rapero, cantante y productor discográfico estadounidense Mac Miller falleció aparentemente de sobredosis a sus 26 años. Precisamente esta adicción a las drogas fue una de las razones por la que su relación, de más de dos años, con la también artista Ariana Grande terminó unos meses atrás. 
 
“No soy niñera ni madre, y ninguna mujer debería sentir que debe serlo. Me he preocupado por él y lo he apoyado para que esté sobrio. He rezado por su equilibrio durante años (y siempre lo haré, por supuesto) pero avergonzar/culpar a las mujeres por la incapacidad de un hombre para mantener su m****a en orden es un problema mayor”, aseguró Ariana en mayo, al ser señalada por varios fans de Miller después de su ruptura.
 
La cantante resaltó en el mismo escrito, sin dar detalles, que esta fue una relación difícil y “tóxica”. Además, aseguró que iba a seguir anhelando que Miller resolviera todo. 
 
Así como estos artistas, muchas personas se enfrentan a relaciones de este tipo que, incluso, pueden atentar contra su propio bienestar.
 
Para la psicóloga de pareja, María Brochero, el adicto generalmente tiene una presencia física en la pareja pero no emocional. “La adicción que tiene (drogas alcohol u otros) se convierte en el centro de su vida, esto lleva a que no se visualice con otra persona y no dé todo lo que requiere una vida en pareja: amor, apoyo, cuidado, escucha, convivencia, respeto, cuidados, compañía, etcétera”, apuntó la experta.  
 
Así pues, Brochero afirmó que las personas pueden ayudar a su pareja estableciendo límites, posturas firmes que lleven a romper las manipulaciones y las mentiras; rechazando promesas que expresen una manera de posponer el sufrimiento; no ejerciendo control en el otro (pues esto significaría perder su propia vida); y no sobreprotegiéndolo. 
 
Para la psicóloga María Eugenia Reátiga Hernández, el diálogo es muy importante a la hora de acompañar a una persona que tiene alguna condición. “Se requiere mucha fortaleza, estar en contacto con uno mismo, valorar hasta qué punto el problema hiere el amor propio y las propias fuerzas. También se debe reflexionar profundamente sobre el lazo que une, si es dependencia insana, si es debilidad o si hay realmente un amor sano y genuino”.
 
Brochero agregó que es importante que se tenga conciencia de la adicción de la otra persona para poder manejarla, pues el adicto cada tiempo que pasa depende más de lo que consume y también se vuelve dependiente de su pareja, construyendo una codependencia donde justifica cada acción equivocada o sus ausencias en el hogar y con los hijos.
 
“Comienza a depender de su pareja para sobrevivir con su adicción. De igual modo, las necesidades emocionales no satisfechas para con su pareja son sustituidas en la dedicación a cuidarlo, despertando esa necesidad de protección. La lleva a creer que la ama y de esa manera satisface la necesidad de conexión, intimidad y atención”, dijo.
 
La experta aseguró que la dependencia no es amor sino un vínculo afectivo insano y destructivo para la relación. Esto permite que el adicto siga siendo adicto, que necesite de ese vínculo. A su vez la pareja también necesitará salvarlo. Sin embargo, en últimas, la recuperación solo depende de su voluntad y las ganas de recuperarse.
 
Por su parte, Reátiga comentó que estas condiciones como la drogadicción atentan contra la integridad, bienestar y equilibrio de los dos implicados. “Una persona al darse cuenta que su pareja no quiere ayudarse debe examinarse a sí misma, sin autoengaños para saber qué es lo que realmente la une a esta y así tomar una decisión”. 
 
Por último, las especialistas coincidieron en decir que es importante que la pareja conozca y acepte que la adición es una enfermedad, y es necesario manejarla de esa manera: buscando una red de apoyo médica y familiar para que el adicto se dé cuenta que está enfermo y necesita ser ayudado, pues su pareja no es la persona que lo cambiará.

Temas tratados

Mensaje enviado Satisfactoriamente!
REPORTAR UN ERROR O SUGERENCIA
Ir a EL HERALDO