El id es:node/137690
Actualidad 04 de Mayo de 2016

Regálate estos cambios en el Día de la Madre

El usuario es:
Foto: Tomada de Internet/ Aló Magazine

Valeria Schapira
Compartir:

Hablo con tantas mujeres que tienen un denominador común: sienten que la exigencia las sobrepasa. Los niños, la casa, el marido, el trabajo… En el caso de aquellas que no están en pareja y han quedado a cargo de sus hijos sin una estructura familiar “tradicional” suele aparecer el deseo de construir una relación.  

Este Día de la Madre regálate la posibilidad de cambiar aquellas cosas de tu vida que sientes no están bien. 

El trabajo. El área profesional suele ser la primera en resentirse cuando la maternidad toma protagonismo. No te desesperes. Hacemos elecciones a cada momento y ya habrá tiempo para dedicar al máximo a lo laboral, cuando los hijos despeguen un poco. En este tiempo, el desafío es pensar ideas nuevas. Muchas actividades permiten la posibilidad del home working y hasta puedes conciliar un nuevo emprendimiento con pasar más tiempo con los hijos en el hogar. Plantéate nuevas posibilidades, sueña...

Los amigos. Cuando los niños toman el protagonismo, los mejores amigos pueden quedar relegados por los padres de los niños de la escuela, quienes constituyen el nuevo entorno infantil. No pierdas a quienes son parte de ti desde hace tiempo: tus amigos de la infancia, del trabajo, de la vida, también quieren saber de tus cosas y te hará bien renovar un poco los temas de conversación. Hazte el firme propósito de encontrarte con ellos para conversar, tomar un café o cenar. Si se te complica salir de casa, inventa una comida rápida o pide un domicilio. Convertirse en madre no significa que tengas que tirar todo por la borda.

La salud. Con tantas labores, el trabajo y los hijos, seguramente has cancelado mentalmente el dolor que sientes en tu espalda, has postergado la visita al oculista – aunque ya casi no ves lo que dice la pantalla del celular – y tienes pendiente tu estudio ginecológico anual. Ni hablar del ejercicio físico; lo estás programando para tu próxima vida. Para poder cuidar a los que queremos tenemos que cuidarnos. Si te organizas y planificas tus controles de manera escalonada, puedes organizarte bien con todo. Delega; hay cuestiones que no son imprescindibles que las hagas tú.

La alimentación. Puede que comas lo que encuentras, a cualquier hora, y puede que tus hijos también. Quizás sea necesario un cambio en esta área para beneficio de todos. Planifica las comidas, congela, come sano, elige lo que mejor te cuadre.  Incorpora a los niños a la cocina. Verás cómo te sientes de bien cuando prestas atención a la alimentación.

El amor. Si estás en pareja, ¿te gustaría tener tiempo de calidad para compartir?, ¿revitalizar tu vida sexual?, ¿tener más diálogo? Pon en claro tus necesidades para poder conversarlas con tu novio o marido, no desde la queja sino desde un diálogo amoroso y genuino. Verás como de a poco le encuentran la solución a este tiempo.

Si estás sola, ¿te gustaría tener un compañero de vida? Si así fuere, haz una lista con las características del hombre con que te gustaría compartir tus días. Es el primer paso para saber qué deseas. Puedes encontrar a un hombre al que le gusten los niños, incluso llegar a ensamblar una nueva familia, si ese es tu sueño.

Si se te hace difícil conocer a nuevas personas por falta de tiempo o por desconocer los ámbitos de encuentro, puedes acudir a portales de citas como Match.com. Allí podrás elegir si quieres que tu nuevo amor tenga niños, las características de personalidad, educativas y la distancia geográfica de tu lugar de residencia.

 

Temas tratados

Mensaje enviado Satisfactoriamente!
REPORTAR UN ERROR O SUGERENCIA
Ir a EL HERALDO