El id es:node/17627
Actualidad 19 de Abril de 2011

Vacaciones y descanso: la mejor inversión en salud mental

El usuario es:

Compartir:

No todo en la vida puede ser trabajo y obligaciones. De vez en cuando también es necesario ‘desconectarse’ y disfrutar de unas vacaciones, así sea por unos pocos días, en que el principal objetivo sea relajarse y romper con la rutina.

Expertos en la materia opinan que el descanso total en lugares naturales y tranquilos como la playa o el campo tiene efectos palpables en la salud.

Primero que todo se reduce el estrés crónico, principal causa de diferentes enfermedades como la gastritis, el insomnio y la depresión.

Por otro lado, estos espacios de relax son como una recarga de buena energía que incentivan la creatividad laboral y el buen humor necesario para afrontar el día a día.

“Los beneficios van desde renovar la energía hasta disminuir o eliminar síntomas de dolores gástricos y de cabeza, comunes en personas con estado emocional alterado”, afirma la psicóloga Ileana Alfaro.

De igual forma, el instructor de yoga barranquillero Leonardo Barrios considera que la rutina laboral y el desenfreno de las ciudades generan pensamientos constantes que impiden que la mente descanse.

“Cuando te desconectas del mundo, es decir que sales y te relajas, tus pensamientos disminuyen y dejas de pensar, tu respiración cambia y es menos acelerada, o sea que respiras conforme piensas. Por eso es bueno disfrutar de unas vacaciones en sitios rodeados de naturaleza que transmitan paz a nuestros sentidos”, comenta Barrios, quien añade que si la mente se relaja lo mismo le pasa al cuerpo, y esto siempre beneficia al organismo.

Otro factor de vital importancia es el tiempo que se puede compartir en familia durante unos días de descanso, como los que ahora disfrutamos los colombianos con la Semana Santa. “En vacaciones, padres e hijos conviven en un ambiente distinto, libres de las presiones del tiempo y de las obligaciones que tienen regularmente.

Al final de este periodo los lazos de unión suelen afianzarse y esto provoca una motivación en cada uno de sus miembros para retomar sus actividades”, expresa la psicóloga Helena Díaz.

EXPOSICIÓN AL SOL

Según algunos expertos, el sol es el mejor antidepresivo que tiene la naturaleza. Este hace que el organismo produzca una hormona llamada melatonina, que alerta el organismo y lo deja listo para enfrentar el día.

La exposición de la piel al sol también causa la síntesis de vitamina D, una hormona que puede reducir el riesgo de cáncer, enfermedades del corazón, los huesos quebradizos, y otros problemas.

Siempre es conveniente usar protector solar y tomar un suplemento D si los niveles de la vitamina son bajos. Así mismo, consulte a su médico y evite los excesos.

MÁS DATOS PARA TENER EN CUENTA

Organización: Pedro Palao Pons, en su libro Trucos para organizar el tiempo, recomienda hacer una planificación previa de las actividades que serán incluidas durante los días que duren las vacaciones, sin caer en excesos rigurosos. De esta forma se evitan posibles discusiones en el grupo de participantes.

Variedad de planes: el mismo libro propone entre las actividades a planificar: viajes de cultura, aventura extrema y turismo ecológico. De igual forma paseos por la ciudad, visitas a monumentos, museos o exposiciones de arte, presentaciones de teatro y películas en el cine, en horarios no habituales.

Adicción al trabajo: los expertos en psicología concuerdan en afirmar que por nada del mundo las personas deben convertirse en adictas al trabajo. Esto coloca en riesgo su estabilidad familiar y suele presentarse en seres humanos con serios vacíos emocionales.

Vacaciones extremas: algunas personas disfrutan sus vacaciones y tiempo libre practicando deportes extremos como el surf, la escalada o el ciclomontañismo. La exigencia física, lejos de cansarlos, los llena de energía para cuando retornan a sus trabajos.

Reflexión: otra opción de vacaciones se concentra en meditar en sitios alejados, como parques naturales y playas alejadas. La idea es colocar la mente en blanco y no pensar en nada. A través de una correcta respiración los pensamientos disminuyen.

Texto: Alejandro Rosales M.

Temas tratados

Mensaje enviado Satisfactoriamente!
REPORTAR UN ERROR O SUGERENCIA
Ir a EL HERALDO