El id es:node/151529
Belleza 06 de Febrero de 2019

La caléndula: una planta, seis usos

El usuario es:
Foto: Shutterstock

Loraine Obregón Donado - Instagram:@soyloraineo
Compartir:

Hace siglos las plantas eran la única alternativa para curar innumerables enfermedades. Y aunque los avances de la medicina han hecho que hoy por hoy adoptemos en nuestras vidas tratamientos que demandan el uso de medicamentos creados por el hombre, sigue vigente la idea de que hay vegetaciones que le aportan grandes beneficios al cuerpo humano, como es el caso de la caléndula.

La cosmeatra y nutricionista Diana Caballero manifiesta que esta flor de color amarillo intenso, conocida hace siglos por los egipcios, quienes le atribuían el adjetivo de milagrosa, es originaria de Europa y muy conocida por sus propiedades curativas, antiinflamatorias y cicatrizantes. Además, suele ser elegida para beneficiar la regeneración celular.

Sobre su uso, Caballero da a conocer que en la medicina natural es una de las opciones que encabeza la lista “para curar eccemas, dermatitis, úlceras, quemaduras, heridas, acné y pieles delicadas. También ayuda a combatir las quemaduras, golpes, acelera los procesos de cicatrización y cualquier afección cutánea”.

Cabe resaltar que a la caléndula no se le pierde nada. Sus hojas verdes son perfectas para que hagan las veces de compresas que mejoran inflamaciones dolorosas. Ahora bien, Caballero enfatiza en que esta flor es reconocida en el ámbito de la belleza como ingrediente estrella en cremas hidratantes y en cremas para bebés cuya piel se caracteriza por ser delicada. Por otro lado, sus propiedades anti bacterianas son útiles para pieles con acné, pues contiene ácido salicílico. En cuanto al cabello suele ser la mejor aliada, pues sus propiedades suavizan cada hebra del pelo, evita la caspa y alivia el picor, de ahí a que algunos champús la contengan.

Gracias a que es rica en flavonoides y que contiene propiedades hidratantes, es perfecta para tratar las durezas de la piel en manos y pies. Por otro lado, Maribel Pedrozo, especialista en medicina estética y medicina alternativa señala que es recomendable por sus propiedades tanto en medicina como en productos estéticos, es esencial para curar heridas, estimula la acción cicatrizante y regenera la piel dañada.

Pedrozo explica que no discrimina edad, de modo que desde un bebé hasta una persona adulta podrá beneficiarse de las bondades de la caléndula, pues sus propiedades son calmantes, hidratantes, nutritivas y protectoras.

“La forma correcta de elegir la caléndula depende de las condiciones de la piel y las enfermedades digestivas. Como toda planta también tiene contraindicaciones y antes de comenzar a utilizarla, es preferible que se consulte a un profesional de la salud, esto para saber cuál es la dosis correcta que debe emplearse en las diferentes presentaciones de la caléndula. Cabe resaltar que debe evitarse en embarazadas o mujeres lactantes, y no debe ser utilizada en personas alérgicas a las plantas que pertenecen a la familia de las compositae, tal como las margaritas, crisantemos y ambrosía, pues la caléndula pertenece a esta y podría producir efectos alérgicos”.

Pedrozo enfatiza en que es útil para curar heridas, ya que estimula la acción cicatrizante y regenera la piel dañada. Así mismo, produce más colágeno (fundamental para que la piel se recupere). Otros de sus usos son para las cicatrices, manos y pies agrietados, quemaduras, irritaciones dérmicas, rasguños, labios secos, acné, úlceras o herpes bucales, incluso para aliviar llagas.

Dice que regula el ciclo menstrual y los cólicos menstruales, gracias a que contiene flavonoides, que son los reparadores de los vasos sanguíneos y de la circulación. Añade que se utiliza con frecuencia como un componente activo en lociones, bálsamos y cremas, debido a su efecto positivo en la piel. Por último, sintetiza en que tiene propiedades fungicidas, por tanto, ayuda en la candidiasis vaginal y hongos en los pies.

 

Los usos de la caléndula

La planta en cocción. Alivia mareos y cefaleas. La dosis  para las dos patologías en mención son tres cucharaditas de la cocción, tomadas tres veces al día. No obstante, lo aconsejable es consultarlo con un profesional de la salud.

Como infusión. Por lo general se toman infusiones de caléndula para tratar la gastritis, úlceras y padecimientos internos causados por inflamación. También es empleada para estabilizar el ciclo menstrual.

Solución tópica. Los extractos de esta planta se usan para tratar heridas, quemaduras y picaduras de insectos. Ayuda en la sanación y protección, gracias a sus propiedades antiinflamatorias y antibacterianas.

Lavado ocular. Las infusiones de la caléndula en frío son esenciales para realizar lavados en personas con  irritación en los ojos. La especialista Maribel Pedrozo dice que ayuda a calmar y refrescar los ojos agotados.

En cremas. Esta presentación, según expresa Maribel Pedrozo, es perfecta para los bebés que padecen de dermatitis por el  uso del pañal, así como también para contrarrestar los hongos del cuerpo.

En aceite. El aceite de la flor de la caléndula “contiene una gran cantidad de flavonoides, saponinas, carotenoides y esteroles que operan en calidad de antioxidantes y regenerativos para la salud cutánea”.

Temas tratados

Mensaje enviado Satisfactoriamente!
REPORTAR UN ERROR O SUGERENCIA
Ir a EL HERALDO