El id es:node/151249
Belleza 02 de Enero de 2019

Precauciones para vacacionar bajo el sol

El usuario es:
Foto: Shutterstock

Loraine Obregón Donado - Instagram:@soyloraineo
Compartir:

Desde ya empezó a correr el calendario 2019 y con él llegó la época de vacaciones. Durante esta temporada hay quienes optan por relajarse a la orilla del mar o por disfrutar al pie de una piscina, dos actividades que invitan a desestresarse, pero también exigen que usted se exponga al sol, así que con el fin de que lo haga con tranquilidad, y de paso reciba un poco de vitamina D, le compartimos algunos consejos que debe tener en cuenta para evitar los daños que ocasionan los rayos ultravioleta.

La dermatóloga Ximena Pinilla manifiesta que el sol, además de ser el encargado de darnos luz y calor para sobrevivir en la tierra, en la piel incide de manera satisfactoria porque nos ayuda a sintetizar la vitamina D. Esta se encarga de beneficiar la salud de los huesos y ayuda a que varias funciones del cuerpo se realicen de forma correcta.

Claudia Buelvas, dermatóloga, coincide con lo antes mencionado y dice que, adicionalmente, el sol nos permite otorgarle a la tez un color bronceado agradable, “pero el problema está cuando abusamos de él”.

Por otro lado, Pinilla señala que “en el trópico se ha descrito la necesidad de exponerse al sol durante 15 minutos (puede ser en el área de los brazos) para lograr la síntesis de los requerimientos diarios de vitamina D. No recibir sol podría desencadenar problemas en el sistema óseo o enfermedades inflamatorias e inmunes de la piel y otros órganos”.

Ahora bien, no es falso que los excesos son nocivos, por lo tanto, resulta vital evitar la exposición al sol en horarios prolongados, sobre todo entre las 10:00 a.m., a 4:00 p.m., pues es el tiempo en el que la radiación ultravioleta es mayor, y es propensa a generar cáncer de piel, manchas y envejecimiento prematuro de la epidermis. Pinilla enfatiza en que para evitar lo anterior, una de las primeras recomendaciones es siempre usar protección solar.

“Estar expuestos al sol por tiempo prolongado y en horas de mayor radicación sin bloqueador solar hace que los rayos UVB generen alteraciones en el ADN de las células, lo que conlleva a padecer cáncer de piel. Por otro lado, los rayos UVA producen radicales libres de oxígeno que también abonan el terreno para que se produzca cáncer de piel, se ocasione el envejecimiento prematuro y se presenten arrugas y manchas”.

Pinilla señala que existen fotoprotectores que ayudan a neutralizar la radiación UVA y UVB y otros de amplio espectro que además de bloquear los rayos ultravioletas, contrarrestan la luz visible e infrarroja. Cabe aclarar que todo fotoprotector cuenta con las siglas SPF, que hace referencia al índice o factor de protección y siempre está acompañado de un número.

“Por ejemplo, un SPF de 50 quiere decir que 1/50 de la radiación llegará a la piel, en porcentajes se diría así: un fotoprotector con SPF de 15 bloquea el 93.3% de los rayos, uno de SPF 30 bloquea el 96,7% y el de 50 el 98.3%... la diferencia entre un SPF de 50 o más de 50 es mínima. La diferencia que hay en protección entre un SPF 15 y uno de 30 sí es significativa, por tanto, la recomendación es que se utilice un protector solar con SPF mínimo de 30”. 

Buelvas también rescata que existen cápsulas orales “que cuentan con componentes naturales, que actúan favoreciendo la producción de melanina y bloqueando los radicales libres. Estas son ideales para las personas que necesitan una protección extra bajo el sol”.

Así que si desea acostarse en una silla asoleadora con la finalidad de broncearse, o zambullirse en el mar o en la piscina, tenga presente los consejos descritos a continuación.

“El sol nos aporta vitamina D, pero es  vital tomar precauciones ante este”.

Protector solar. Debe tener protección UVB y UVA, ser resistente al agua y debe cubrir la luz visible e infrarroja. Es necesario repetir la aplicación cada tres horas, pues es el tiempo máximo que permanece el efecto en la piel. Si disfruta de la playa o piscina, aplique cada dos horas o después de salir del agua.

Ropa y accesorios. Use ropa con protección UV, sombrero ala ancha o sombrilla. Los horarios ideales para tomar el sol son: antes de 10:00 am y después de 4:00 p.m., pues la radiación UV es menor en este tiempo. No está de más optar por una fotoproteccion oral, para elegirlo consulte el dermatólogo.

Agua. La dermatóloga Ximena Pinilla recalca que es vital ingerir agua con frecuencia durante el día para evitar la deshidratación en la piel. La experta en el cuidado de la piel, Claudia Buelvas, agrega que el agua es el líquido encargado de mantener la piel hidratada, sobre todo cuando hay exposición solar.

Sepa que. Buelvas aclara que aunque usemos bloqueador existe el oscurecimiento inmediato del pigmento, que ocurre como mecanismo de defensa de la piel ante la radiación solar. “Cuando nos exponemos al sol aumenta la producción de melanina como defensa y es el bronceado que obtenemos. Este se pierde a las 24 horas”.

Temas tratados

Mensaje enviado Satisfactoriamente!
REPORTAR UN ERROR O SUGERENCIA
Ir a EL HERALDO