El id es:node/58480
Bienestar 28 de Febrero de 2012

Alarma mundial por aumento de la bipolaridad

El usuario es:

Compartir:

Al trastorno afectivo bipolar -TAB por sus siglas en español- se le considera, de manera informal y jocosa, la enfermedad de moda y mucho se bromea al respecto. Sin embargo, las estadísticas muestran otra cara del asunto y es muy seria.

Los voceros de la Organización Mundial de la Salud han expresado su preocupación y es que después de la depresión, este mal ocupa el segundo puesto en el orden de casos más frecuentes en lo que a enfermedades mentales se refiere, muy a la par de la esquizofrenia.

Ojo, no es una condición light, sino “una patología que deja una huella imborrable en quienes la presentan”, según el médico psiquiatra egresado de la Universidad del Rosario Rodrigo Córdoba Rojas.

Preste atención, usted puede ser uno de ellos.

El comportamiento de alguien bipolar pasa de la alegría exagerada a la depresión profunda, de acuerdo con lo explicado por este especialista.

“En dos semanas pueden comprar lo que no necesitan, hablar mucho y actuar como si fueran muy extrovertidos. En la otra, lo hacen como si quisieran morirse, con sentimientos de culpa y pesimismo extremo. Incluso, pueden intentar suicidarse”, agregó el profesional durante el primer conversatorio sobre esta enfermedad ante los medios de comunicación, llevado a cabo el pasado viernes 24 de febrero, en Bogotá.

Además de las señales anteriores, el especialista también indicó que la pérdida de sueño, del apetito, la irritabilidad y el desgano -al punto de no sentir placer por nada- son otras características. La consecuencia, es “un gran deterioro en el cerebro que produce cansancio, problemas de memoria, concentración y un constante hablar incoherente”, advirtió.

Lo más probable, de acuerdo con su intervención, es que muchos colombianos -en unos años- tengan lo antes mencionado en común, pues el 2.2 por ciento de la población total del país-según el censo practicado en 2004- sufre del trastorno y “no ha pedido ayuda, eso sin tener en cuenta un 5 por ciento adicional con conductas similares”, especificó. Para detectar si se es un paciente y si se requiere de ayuda solo es necesario “una mesa, dos sillas y hacer la entrevista clínica con un experto”, según el también psiquiatra argentino Sergio Strejilevich, egresado de la Universidad de Favaloro en Buenos Aires. Aún más importante es “despojarse del miedo y darse cuenta que ser temperamental es también una señal”, terminó.

Si no se combate...

El trastorno afectivo bipolar es una enfermedad crónica que puede atacar a cualquier persona, sin importar la edad. Si no se trata a tiempo, afecta al cerebro y sus consecuencias van desde la pérdida de la memoria hasta la incapacidad de mantener una conversación lógica.

Una solución

Con medicamentos, terapias y actividades de fin de semana se puede combatir este mal. El paciente debe ser tratado con psicoeducación durante 6 meses, para acostumbrarlo a un ritmo de vida más ordenado. La idea es mitigar los episodios psicopáticos, pues “la gente no tiene problemas en convivir con un diabético, pero sí con alguien bipolar”, dijo el psiquiatra Sergio Strejilevich.

En Colombia

Un buen diagnóstico: esto es importante y es que del diagnóstico adecuado depende la mejoría. De 7 a 10 personas afectadas sufren retrocesos en su condición por un tratamiento mal proporcionado. Por eso es importante la atención profesional.

Esto es serio: en Colombia, la bipolaridad ya es considerada un problema de salud pública, así como lo es en muchos otros países de América y el resto del mundo.

Tratarla es posible: la seriedad del asunto es tal que ya el POS, Plan Obligatorio de Salud, y las EPS del país están en capacidad de tratar la enfermedad, de acuerdo con la psiquiatra Marcela Álzate García.

Algo muy importante para tener en cuenta: el diagnóstico lo debe hacer un médico especialista en psiquiatría quien además iniciará el tratamiento que más convenga, de acuerdo con la entrevistada.

Además: un equipo de salud mental conformado por psicología, trabajadora social, terapia ocupacional aportará a la mejoría clínica del paciente.

Tampoco es para exagerar: quien sufre de bipolaridad no es más peligroso que los demás ni tampoco está impedido de trabajar en grupo, por lo menos quienes no tienen un deterioro cerebral tan avanzado.

Texto: John Santana
jon.santanan@elheraldo.com.co

Temas tratados

Mensaje enviado Satisfactoriamente!
REPORTAR UN ERROR O SUGERENCIA
Ir a EL HERALDO