El id es:node/76836
Bienestar 31 de Julio de 2012

Autobiografías, una herramienta terapéutica de eficacia

El usuario es:

Compartir:

La escritura es un ejercicio que permite al ser humano expresar libremente cualquier idea, frase o mensaje que desee. Así mismo es una actividad que requiere que la mente procese una información por lo que pone a trabajar al cerebro.

Las personas escribimos en la mayoría de momentos de nuestras vidas: para poner nuestra firma, para tomar apuntes en el colegio, trabajo o universidad, cuando hacemos cartas, y hasta para tener presente en papel datos importantes que se pueden escapar de nuestra memoria inmediata en cualquier momento.

Pero, ¿qué pasa cuando utilizamos la escritura como un modo de desahogo y una terapia ante un problema o dolencia por el que estemos pasando? ¿Tendrá algún efecto?

La respuesta a esta pregunta es positiva y se soporta con los resultados que arrojó un estudio de la Escuela de Medicina de la Universidad de Boston, Estados Unidos, el cual demostró que apuntar los pensamientos, sentimientos y emociones más profundas de la vida de cada uno de los pacientes podría mejorar el síndrome del colon irritable (SCI). Este hallazgo dejó ver a los realizadores del estudio que cuando la persona escribe con soltura sobre lo que siente, puede beneficiarse a nivel emocional y a nivel físico.

Albena Halpert, investigadora participante del estudio, manifiesta que “la escritura expresiva, eficaz en casos de depresión, artritis reumatoide, dolor crónico o hipertensión, mejoró también la sintomatología del síndrome en quienes lo padecían desde hace tiempo”.

Patricia Barbosa Peñates, una administradora de empresas de 27 años, asegura a revista M!ércoles que en diversos momentos de la semana, cuando siente que le falta algo, o que un aspecto de su vida no anda bien, lo primero que se le ocurre es escribir sus vivencias y redescubrir en un texto -no muy largo, dos cuartillas si es mucho- quién es, de dónde viene, cómo fue su niñez y qué es lo que quiere para su vida. Además, agrega que en ocasiones le adiciona un espacio donde anota los puntos positivos y negativos de diferentes circunstancias que se le presentan. “Me ayuda a ser más analítica y a pensar detenidamente para reaccionar ante ellas”, dice.

“Es como una autobiografía donde me descubro a mí misma y también alterno con poesías. Puede ser considerada una terapia porque me relaja y me entretiene, además al final, al leerla me siento mucho mejor”, afirma.

Haroldo Martínez, psiquiatra general del Hospital Psiquiátrico Nacional de Panamá y psiquiatra de niños y adolescentes de la Universidad Nacional Autónoma de México, expresa que él particularmente suele dejarle tareas a los pacientes, y entre ellas está el plasmar cosas, situaciones y sentimientos en papel. “La autobiografía es uno de los métodos para mejorar el trastorno de estrés postraumático -en caso de violación, maltrato, secuestro u otro suceso-, el cual busca que el paciente pueda normalizar los hechos y proceder a una forma de curación”, asegura el especialista agregando que el hecho de escribir lo que piensa y lo que pasa por su mente es un acto terapéutico. “Así va dejando de tenerle miedo a sus pensamientos”, concluye Martínez.

Otro estudio
La terapeuta escritural Carmen Velasco asegura que un estudio de las universidades de Stavanger en Noruega y del Mediterráneo de Marsella en Francia, “arrojó que el escribir con una sola mano mediante lápiz o bolígrafo para dar forma a nuestros pensamientos sobre el papel, estimula las capacidades neuronales más complejas y ejercita más el cerebro que con un teclado”, y que el escribir es una buena gimnasia para el cerebro.

Texto: Ana Milena Pugliese A.
ana.pugliese@elheraldo.co

Temas tratados

Mensaje enviado Satisfactoriamente!
REPORTAR UN ERROR O SUGERENCIA
Ir a EL HERALDO