El id es:node/3714
Bienestar 18 de Enero de 2011

Dormir más y menos de ocho horas tiene sus riesgos

El usuario es:

Foto:

Descansar el tiempo necesario no es un juego, y mucho más si en todo el día se está en constante movimiento. Dormir bien ayuda a conservar la memoria, refuerza nuestras defensas, controla nuestro apetito y retrasa el envejecimiento.

Sus ventajas son muchas, pero sus desventajas también son varias y bastante preocupantes.

No descansar las ocho horas puede causar depresión y ansiedad, según un estudio revelado por el Instituto de Investigación del Cerebro y la Mente y el Centro de Investigación Integrada y Comprensión del sueño de la Universidad de Sidney en Australia.

Esto lo ratifica la psicóloga Katia Reales, quien opina que dormir las horas que son previene la depresión, ya que por lo general quienes sufren de insomnio tienen mayor riesgo de presentar este problema e incluso de sufrir de alcoholismo.

El estudio también reveló que aquellas personas que duermen menos de seis horas por noche eran dos veces más propensos a tener este malestar psicológico, que quienes duermen ocho. El riesgo aumentó en un 14% por cada hora de sueño nocturno perdida.

La psicóloga expresa que una persona que duerme mal el día lunes, se encontrará mal el martes y así sucesivamente. “Es decir, quien duerma poco de lunes a viernes no recuperará la falta de sueño durante el fin de semana. El sueño perdido no se recupera, o como máximo sólo en un 20 o 30%”.

Entre más grave y crónico sea la intensidad del insomnio, más se notarán las consecuencias y la calidad de vida se verá afectada. “Los trastornos relacionados con el estado anímico son los que más provocan que los pacientes requieran de ayuda. Para muchos lo más difícil de sobrellevar es la sensación de mal humor e irritabilidad. En segundo lugar, les preocupa que les cueste concentrarse y rendir el trabajo”.

Todo esto es lo que poco a poco hace crecer la depresión y la ansiedad en la persona, hasta que llegue un punto que es difícil de controlar. De hecho el resultado final puede ser fatal para el individuo.

Otro estudio del sueño: un estudio realizado por el Programa de Sueño, Salud y Sociedad de la Universidad de Warwick concluyó que quienes duermen menos de seis horas tienen 12% posibilidades de morir en un plazo de 25 años.

Para dormir: la automedicación lo único que hace es retardar el diagnóstico y hace que el organismo necesite cada día mayor dosis del medicamento para descansar. Es mejor consultar al médico y tratar de solucionar la causa del trastorno.

La cafeína: estimula el sistema nervioso central generando el estado de alerta necesario para permanecer atento durante una jornada laboral o académica. La cafeína también mejora el tiempo de respuesta y ayuda a que el cerebro trabaje mejor.

Hiperhidrosis: la sudoración excesiva constituye un gran problema para muchas personas al punto de que los llega a afectar psicológicamente. Si se suda más de lo normal es necesario una valoración. Existen soluciones a corto y largo plazo.

La barriga cervecera: un estudio del Colegio Oficial de Médicos de Asturias revela que la barriga cervecera es un mito, pues un consumo moderado de esta bebida, de hasta medio litro diario, asociado a una dieta como la mediterránea, no engorda.

No abusar

Si bien es cierto que dormir menos de ocho horas no es lo mejor para el ser humano, hacerlo por más tiempo tampoco es aconsejable. Hacerlo tiene consecuencias perjudiciales tanto para la salud física como psicológica. Para quienes tienen trastornos de sueño se les recomienda seguir una rutina constante: acostarse a la misma hora, realizar actividades que requieran cierto esfuerzo físico y comer por lo menos dos horas antes de acostarse.

Texto: Brenda Romero M.

Mensaje enviado Satisfactoriamente!
Más de Bienestar Más de revistas