El id es:node/130788
Bienestar 30 de Abril de 2014

El estrés metabólico, la enfermedad silenciosa de los trabajadores jóvenes

El usuario es:
Foto: Shutterstock

Alejandro Rosales Mantilla / @alejorosalesm
Compartir:

Casi todo lo que caracteriza el ritmo laboral desenfrenado que se vive en la actualidad estimula el riesgo de sufrir de estrés metabólico o la ‘enfermedad silenciosa’ como la llaman los médicos.

Desorden en la hora de las comidas, alimentación poco saludable, presión laboral que en Colombia ya es costumbre, incertidumbre e inestabilidad económica por contratos a término indefinido o por no tener empleo, competitividad constante, poco tiempo para realizar actividades deportivas, problemas económicos y familiares, exigencia en el mejoramiento de resultados y tiempos de descanso reducidos, son algunos de los detonantes que provocan el estrés metabólico o lo que otros llaman Síndrome de Estrés Metabólico (SEM).

Estudios de la Organización Mundial de la Salud (OMS) revelan que entre un 70 y un 80% de los trabajadores en el planeta, incluyendo los que son de bajo rango, altos ejecutivos y directivos, padecen esta patología o están al borde de sufrirla.

En el ámbito local la nutricionista Adriana Pinillos sostiene que de 10 pacientes que acuden a su consultorio, la mitad sufren de estrés metabólico o patologías gástricas, una de las tantas formas como esta enfermedad se camufla. Otras formas de disfrazarse es con cuadros de hipertensión, diabetes y fuertes depresiones.

Según Pinillos, en la actualidad padecen mucho más de SEM, las personas que están entre los 25 y los 40 años; es decir cuando más activas están en su vida laboral. Muchas de estas —agrega la profesional— trabajan en el área de ventas y la tensión mensual de tener que cumplir con metas económicas acrecienta el riesgo o agudiza el problema.

“En el caso de las personas de entre 25 y 40 años, muchas veces no sienten tan fuerte o tan frecuentemente los síntomas porque como son jóvenes tienen una mayor capacidad de aguante”.

Agrega Pinillos que en esa etapa de la vida, “netamente productiva”, erróneamente se opta por lograr las metas laborales y mejorar las condiciones económicas, sin importar que la salud se deteriore considerablemente.

Síntomas. Según portales especializados en el tema como ABC Medicus, el estrés metabólico se representa en un cuadro de fatiga constante o crónica que los afectados relacionan equivocadamente con malestares ocasionales.

Asimismo, información entregada por el Centro Colombiano de Nutrición Integral (Cecni), da cuenta que el SEM se manifiesta también en depresiones, ansiedad, estreñimiento, inflamación del colon, acumulación de grasas, aumento del colesterol y problemas cardiovasculares.

La médica bioenergética Yolanda Palencia, comenta que el SEM también es conocida como la enfermedad silenciosa porque se desarrolla lentamente y de forma casi imperceptible.

Explica que por la desestabilización del estado emocional de la persona se propician una serie de cambios a nivel de hormonas y de enzimas.

Una de las que se altera es la serotonina, conocida como la hormona de la felicidad, al reducirse su producción. Todo lo contrario sucede con la liberación de cortisol, como respuesta al estrés.

Por esto —argumenta la doctora— el estrés metabólico está relacionado con el estrés a nivel emocional.

“Los médicos alternativos evaluamos la cantidad de cortisol circulante en el organismo que cuando se eleva llega a muchos órganos, principalmente al hígado (…) esto produce daños en el páncreas y se produce la diabetes. También hay daño renal, artritis reumatoidea, dolores articulares,  aumento de la presión arterial y sobrepeso en muchos casos. Esto ocurre porque el metabolismo del hígado se vuelve muy lento para metabolizar la grasa”.

Maneras de combatirlo. Una de las formas en que se puede empezar a combatir el estrés metabólico es mejorando los hábitos alimenticios, asumiendo que la presión laboral es casi que inevitable, asegura la directora del Centro Colombiano de Nutrición (Cecni), Claudia Angarita.

Teniendo en cuenta que la mala alimentación y a horas no adecuadas es uno de los principales causantes de esta enfermedad, Claudia aconseja el consumo de alimentos integrales entre ellos el pan.

Una de las recomendaciones de la directora del Cecni es preparar ya sea para el desayuno o a la hora del almuerzo, un sándwich de lechuga, tomate, queso, pepino y una proteína, que puede ser un filete de pechuga de pollo, carne, atún, e inclusive salmón.

En el mismo sentido la nutricionista Claudia Angarita sugiere comer a las horas acostumbradas. Por ejemplo, si una persona planea una cita a las 12 del mediodía entonces debe tratar de almorzar a las 11, “no importa que no tenga hambre. Lo importante es comer y de forma saludable”

Al respecto, la doctora Palencia dice que dentro de la dieta que se debe seguir, el factor fundamental es la reducción en el consumo de azúcar ya que este genera un ph ácido y eso aumenta la liberación de cortisol. En el aspecto emocional —concluye— se debe empezar a liberar la tensión y el estrés haciendo ejercicio, por lo menos media hora diaria.


El pan integral es una buena opción para evitar la ansiedad.

Recomendación

El Centro Colombiano de Nutrición le sugiere a sus pacientes que para los que no consumen carne, una mezcla de espinacas y huevos le caerá bien al organismo en el inicio del día. En la tarde, una rebanada de pan integral puede acompañar una ensalada o algunas frutas, para combatir la ansiedad, ya sea como media mañana o media tarde.

Temas tratados

Mensaje enviado Satisfactoriamente!
REPORTAR UN ERROR O SUGERENCIA
Ir a EL HERALDO