El id es:node/60209
Bienestar 13 de Marzo de 2012

Guía para ser un consumidor responsable

El usuario es:

Compartir:

Vivimos en la era del consumo. En cualquier centro urbano donde quiera que se encuentre una persona, lo acecha una avalancha publicitaria que genera toda clase de impulsos. Propagandas de todo tipo, promociones, descuentos imperdibles, saldos de inventario, entre muchas otras cosas, hacen parte hoy en día de nuestro paisaje cotidiano.

En muchas ocasiones, el impulso de compra no responde necesariamente a un aviso publicitario. Por ejemplo, si un transeúnte camina desprevenido por una calle, ve a alguien mascando chicle, se antoja y entra a la tienda más cercana a comprarse uno. Y así vivimos, guiados por el consumismo, tratando de sobrevivir en muchas ocasiones con modestos ingresos que no permiten gastar tanto como se quisiera.

Sin embargo, independientemente del nivel de ingresos, es importante aprender a gastar el dinero y a no ‘comerse el cuento’ de todo lo que se ve en la calle. Aquí algunos trucos para no dejarse llevar tanto por la maraña consumista:

•Aprender a reconocer qué tipo de cosas nos generan una debilidad especial. Para la psicóloga y especialista en hábitos de consumo, María Mercedes Botero, este factor es clave para saber cuándo debemos ponerle freno a nuestros impulsos: “Los seres humanos debemos saber reconocer cuales son las cosas que nos hacen ‘perder el año’, nos hemos vuelto acumuladores de cosas, buscadores de sensaciones, nos guiamos por el olor de las cosas y de acuerdo a eso va guiado nuestro comportamiento de compra”, dice.

• Programación en los hábitos de compra: Una vez compramos lo necesario, es aconsejable asignar un monto de dinero para gastos libres y no pasar de ese tope para no endeudarse.

• Atención a los hobbies: Es normal ser aficionado a algo pero hay veces que termina saliendo muy costoso por lo que es recomendable ser medido.

• No ande comprando de todo lo que ve en la calle.

• No pague con tarjeta de crédito.

• Hacer una dieta balanceada ahorra dinero.

El supermercado es el escenario por excelencia donde más se presentan decisiones de compra emocional y también donde más se engaña fácilmente a la gente. Presentamos consejos para que ‘no le vean la cara’ y aprenda a identificar cuándo le quieren meter gato por liebre:

• Lleve lista: Es la mejor forma de volverse racional en las compras.

• Nunca vaya con hambre pues terminará comiendo en el camino y llevándose cosas innecesarias.

• Evite ir con los hijos pues acabarán por antojarse de todo.

• Comprar primero frutas y verduras, y luego carnes frías es una rutina deseable.

• No crea del todo en las promociones, en los 2x1, ni en las rebajas milagrosas de aniversario. Compare y haga sus propias cuentas.

• Apoye los productos locales y los programas de fidelización (puntos) para adquirir algo realmente necesario.

• Los productos congelados son muy costosos, es más económico si compra los ingredientes y usted mismo los manufactura.

• Cuando dicen: ‘Sólo 200 unidades disponibles’. Piense mejor que de seguro tienen las suficientes para vender la ‘promoción’ a todo el mundo, y seguramente que más.

Hombres y mujeres tienen hábitos de compra diferenciados. Los hombres prefieren gastar su dinero en diversión y ocio, a menudo toman más licor del que se debe, comen en exceso, coleccionan bolígrafos, artículos para el carro, etc. Mientras que las preferencias de las mujeres están por la ropa, accesorios y maquillajes.

Las relaciones de pareja estimulan mucho los detalles, recomendamos mejor preguntar lo que le gusta en vez de gastar en algo que no sea de su agrado, es importante la sorpresa pero mejor ir al grano.

Abra el ojo con:

• Turismo: La venta de productos turísticos son tal vez en los que más estafan a la gente, analice y asesórese muy bien antes de comprar un paquete.

• Tratamientos estéticos: Si bien hay excelentes tratamientos estéticos, en general son muy costosos, por lo que la gente que no tiene los medios económicos, puede en un momento dado, ceder a la vanidad y cometer errores que pueden llegar a costar la vida, como ya lo hemos visto tanto en nuestro país.

• Productos para adelgazar: Grandes cantidades de dinero de todos los estratos corren por cuenta de la gente que adquiere toda suerte de píldoras milagrosas que prometen la pérdida de unos ‘kilitos’. Sin embargo, algunas de estas recetas traen graves consecuencias para el organismo, por lo que si bien pueden tener buenos resultados, lo mejor es asesorarse con un médico que recomiende la mejor fórmula de acuerdo al organismo de cada persona. Recuerda que todos somos diferentes y lo que le funciona a uno, puede no servirle a otro.

Para desarrollar nuestra inteligencia como consumidores debemos preguntarnos primero sobre nuestros hábitos de consumo y lo que nos motiva a hacer determinado gasto.

A partir de este proceso, podremos paulatinamente tener un mayor dominio sobre nuestro comportamiento económico, logrando así alcanzar un sano equilibrio entre nuestra capacidad de gasto y el disfrute de los bienes y servicios que nos ofrece el mercado.

La vida económica trae felicidad, pero recuerda que mal llevada puede traer muchos problemas. Hay dos momentos tristes en la vida, cuando pierdes a tu pareja y cuando no tienes plata, pero también pueden dejarte por falta de plata.

La Ley 1480 o nuevo Estatuto del Consumidor proporciona nuevas y novedosas herramientas de ayuda al consumidor y prevención de abusos.

Texto: Rafael Pereira Martínez
Fotografías: Jesús Rico y Luis Carlos Rincón

Temas tratados

Mensaje enviado Satisfactoriamente!
REPORTAR UN ERROR O SUGERENCIA
Ir a EL HERALDO