El id es:node/54362
Bienestar 24 de Enero de 2012

Insuficiencia venosa crónica, mal que sí se puede tratar

El usuario es:

Compartir:

Quien sufre de este mal siente constantemente picazón, hormigueos, calambres, cansancio y pesadez en las piernas, además de un cambio en el color de su piel que incluye la aparición de punticos.

La insuficiencia venosa crónica, IVC -por sus siglas en español-, es un trastorno linfático circulatorio que crea un ‘caldo’ bajo la piel en el que se cultivan todo tipo de bacterias.

La consecuencia de no tratarse a tiempo: úlceras, erisipela, elefantiasis y otros problemas que desata esta condición, a causa de cualquier golpe o rasguño.
Hasta ahora, se ha dicho que no tiene cura, pero -afortunadamente- la ciencia y la tecnología se han unido para crear formas de mejorar la calidad de vida de quienes la padecen y la rehabilitación vascular periférica es una de ellas.

¿A quién acudir?. “Todo se puede solucionar y mi misión es hacer público que sí hay una alternativa en este sentido”, dice la kinesióloga argentina Sandra Verónica Fariña Echegaray.

Según esta profesional egresada de la Universidad de Mendoza, en su país -y que lleva poco menos de un año en Barranquilla-, es posible controlar el padecimiento a través de esta terapia especial, pues elimina las toxinas acumuladas en el organismo, depositadas en zonas donde la sangre no pasa.

La patología no tiene edad y es que entre sus pacientes hay niños con trastornos de este tipo.

“Lo que pasa es que el factor de mayor predisposición es la genética”, asegura la entrevistada y agrega que otros grupos en riesgo son los diabéticos, quienes tengan sobrepeso o a los que se les haya roto siquiera un vaso durante una cirugía. Añade que la idea no es asustar a la gente, “sino prevenir y es que muchos tendrán la enfermedad, pero no han sido diagnosticados”, advierte. Otra población vulnerable son quienes están mucho tiempo de pie o sentados, debido a que el “origen del problema es la falta de movimiento. Cuando uno se mueve constantemente -camina-, se activan las bombas circulatorias que evitan males de esta clase”, termina la especialista.

Los pasos a seguir en el tratamiento

El primer paso para detectar si se tiene esta enfermedad es someter al paciente a los exámenes de rigor. Segundo: si hay úlceras, curar y rehabilitar la piel con drenajes linfáticos para luego aplicar presoterapia secuencial. El ejercicio es clave y se hará con asesoramiento profesional. Este tratamiento no vence y debe seguirse de por vida. Está garantizado el control sobre el problema y una mejor calidad de vida, pero la IVC no tiene cura.

Texto: John Santana
jon.santanan@elheraldo.com.co
Especialista: Sandra Fariña
Tels: 3212078299 y 3595249

Temas tratados

Mensaje enviado Satisfactoriamente!
REPORTAR UN ERROR O SUGERENCIA
Ir a EL HERALDO