El id es:node/53483
Bienestar 17 de Enero de 2012

Las papillas de frutas preferidas por tu bebé

El usuario es:

Compartir:

Debido a que la mayoría de pediatras consideran que el consumo de sacarosa, que contienen las frutas, no es conveniente para los bebés antes del quinto o sexto mes de vida, ya que favorece el desarrollo de la caries dental, se debe tener cuidado con la fecha en la que iniciamos dándole papillas a los pequeños.

Cabe aclarar que es importante ir variando los sabores de las frutas de estas hasta encontrar la aceptación total del bebé ante ellas. Se recomienda empezar con las frutas dulces para que este se vaya acostumbrando a los diferentes sabores y texturas.

Otro dato importante es que la papilla, que representa un buen aporte de vitaminas naturales y fibra, nunca sustituirá a la leche, sino que llegará a la alimentación del bebé para complementarla.

Las frutas más comunes para hacerlas son la manzana, pera y plátano, pero también las hay de uva, mandarina, mango, naranja, kiwi, melón, sandía, ciruela, melocotón y fresa, entre otras, aunque es preferible evitar las más alérgicas, que son las dos últimas mencionadas. Además, en cuanto su preparación, las papillas pueden hacerse ligeramente cocidas o en crudo. En el caso que se prefiera de la última forma deben consumirse en el mismo momento. O si por el contrario, son cocidas, pueden mantenerse solo por unas horas, aunque preferiblemente no más de tres.

Por otro lado evita en lo posible añadirle galletas, azúcar, miel o leche condensada, ya que son alimentos que favorecen la obesidad, sumado a que el bebé de pronto no esté preparado para digerirlos.

¿Y si no quiere?

Es común que a muchos bebés les cueste acostumbrarse al sabor de las papillas de frutas. Algunos de los consejos para hacer que a estos les gusten son darle la papilla cuando esté más hambriento o mezclarla inteligentemente con la leche del tetero, ya que este debe tomar al menos medio litro de leche al día.

Para saber

Papilla de plátano
Su sabor dulce y su textura convierten a esta papilla en un clásico que no debe faltar en la dieta del bebé. Una buena combinación puede ser mandarina, plátano y pera.

Prueba con la ‘chirimoya’
La chirimoya es una fruta dulce, jugosa y fácil de comer. Su contenido de fibra le confiere propiedades laxantes, además de otras características nutritivas, a la papilla.

Papilla de manzana
Llenas de fibra y vitamina C, puedes hacer compota, la misma papilla, de casi cualquier clase de manzana, aunque la Fuji y Gala tienen un sabor dulce particular.

Papilla de ciruela
La pulpa de la ciruela es ideal para la papilla de los bebés, no solo por sus propiedades, sino por el color que le otorga a la compota. Además, ¡es deliciosa!

Texto: Ana Milena Pugliese A.
Twitter: @anniepugliese


 

Temas tratados

Mensaje enviado Satisfactoriamente!
REPORTAR UN ERROR O SUGERENCIA
Ir a EL HERALDO