El id es:node/120762
Bienestar 13 de Agosto de 2013

Los dispositivos móviles y la sequedad ocular

El usuario es:

Compartir:

"Para prevenir el ojo seco debemos evitar exponer los ojos frente a un aire frío o tenerlos mucho tiempo expuestos a luces muy fuertes” - Pilar María Nano, oftalmóloga.

Cuando tenemos varias horas delante del computador o cuando chateamos mucho tiempo en el celular, podemos notar una especie de arenilla en los ojos, ardor, picor, aumento del parpadeo o lo que los oftalmólogos llaman ‘sensación de cuerpo extraño’.

Esto se debe a que parpadeamos menos de lo normal por estar con la vista fija en la pantalla.

Para ver más clara la diferencia, evaluemos nuestro método de lectura actual. ¿Un libro en papel emite luz? No. ¿Un libro electrónico emite luz? Sí.

“Esa luz es como si fuera un calefactor que agrava la sequedad. No es potente, pero puede ocasionar un aumento de la sensación de ojo seco y el enrojecimiento ocular. Esto no es grave para el ojo pero sí causa molestias transitorias.

En el caso de la fatiga visual, desde 2010 se habla de que los niños menores de seis años no deberían usaran las video consolas en 3D y se proponía que los padres desactivaran la opción 3D para ellos, nos informa la oftalmóloga Pilar María Nano, coordinadora de investigación del Instituto de Ojos Dr. Hugo Daniel Nano de Argentina.

Y agrega que “no todos los aparatos de juegos de video disponen de esa opción pero sí sería interesante al menos tenerlo en cuenta. Se supone que a esa edad la visión no está todavía desarrollada y que, por tanto, el uso de estos dispositivos puede alterarla. Además, el niño puede disfrutar del juego en 2D sin problemas, por lo que no hay que empeñarse en usar esta tecnología y por tanto limitaremos su uso en los pequeños”.

En cuanto a los dispositivos electrónicos, en general, pueden causar fatiga visual en las personas hipermétropes altos, ya que ellas necesitan utilizar más el enfoque para ver bien de cerca. Igual en algunas personas con estrabismos ocultos. Además, se ha asociado al uso de dispositivos electrónicos por los niños, al aumento de la miopía cuando sean adultos, especialmente en aquellos que tienen antecedentes en los padres.

Es decir, que la tecnología tiene sus ventajas pero también pasa factura a los ojos. “Estar centrado en un punto fijo durante muchas horas acaba siendo perjudicial y es importante ser conscientes y responsables del uso que se hace de estos aparatos si se quiere preservar la salud visual durante el máximo tiempo posible”, dice la especialista.

Entre los síntomas del Síndrome de Fatiga Visual se destacan la visión borrosa y el dolor de cabeza en zonas de la frente o cabeza, así como también enrojecimiento de los ojos, picor de los mismos o sequedad ocular, entre otros.

Debemos manejar los tiempos de estar frente de los dispositivos, o sea, hacer pausas. Y no cuando ya están agotados o cuando se empiezan a notar los síntomas de fatiga visual, sino antes de que estos aparezcan.

La pantalla es un agente fundamental a la hora de evitar molestias y problemas en la visión por el uso de dispositivos de forma continuada. En primer lugar, es importante que se reduzcan los brillos, ya que si los presenta en exceso o es una superficie que crea muchos reflejos, influye directamente sobre la fatiga ocular. “Esto ocurre porque el ojo requerirá un mayor esfuerzo para poder graduar una percepción con mayor claridad bajo estas circunstancias”, afirma la oftalmóloga.

Igual de importante es el contraste, ya que oscureciendo la pantalla se necesitan más esfuerzos para ver con mayor claridad. El contraste debe ajustarse a la luz del exterior, al mismo nivel de importancia que la que proyecta la pantalla. En el ambiente en el que se esté trabajando con una pantalla es importante que exista la suficiente luz y esté situada de modo que no provoque reflejos ni apunte directamente a los ojos.

Es por ello que la especialista recomienda no colocar las pantallas ni de espaldas ni de frente a una ventana, sino de forma perpendicular, dado que la luz entraría de forma lateral y se evitarían los reflejos.

La distancia a la pantalla debe ser de al menos 60 centímetros y la altura de los ojos debe estar por debajo del marco de la misma.
Por último, se recomienda alejar la vista de la pantalla cada 30 minutos, mirando a un punto lejano para hacer que el ojo descanse de las cortas distancias y enfoque también a larga distancia, sirviendo de entrenamiento y descanso de la vista.

De este modo, tecnología y salud se hacen compatibles.

Texto: Angélica Conrado Cúdriz
angelica.conrado@elheraldo.co

 

Temas tratados

Mensaje enviado Satisfactoriamente!
REPORTAR UN ERROR O SUGERENCIA
Ir a EL HERALDO