El id es:node/119129
Bienestar 30 de Julio de 2013

Mucha prevención con los pequeños cuando enfermen

El usuario es:

Compartir:

En vista de la aparición de resfriados o la llamada virosis, que tanto afecta a los menores de edad, es de vital importancia que los padres tengan muy en cuenta la prevención.

Los niños entre más pequeños son más sensibles a percibir y absorber todo lo que hay a su alrededor. De ahí, que una de las formas preventivas es evitar aquellos lugares de mucha concentración pública, donde se puedan contagiar, pero a la vez cuidar que conserven una alimentación adecuada para que tengan buenas defensas.

Javier Diago, médico especialista en pediatría, confirma que en un 80 por ciento se han incrementado el número de consultas por enfermedades respiratorias, en menores de cinco años, tanto en las urgencias hospitalarias como a nivel de consulta particular.

“Con el inicio de las lluvias, el incremento en las urgencias sobrepasa el ciento por ciento de lo que regularmente se atiende, el grupo etáreo de mayor riesgo incluye a pacientes menores de dos años y que presentan sintomatología de mucho cuidado y prioridad”, explica.

Sin embargo, asegura que otro de los picos que para la época invernal suele elevarse corresponde a las enfermedades de tipo gastrointestinal (Enfermedad Diarréica Aguda -EDA-, gastroenteritis, con vómito, diarrea y fiebre.

Reitera que los padres deben tener muy en cuenta la importancia de la prevención. “La prevención juega un papel muy importante, por eso se hacen necesarios los controles rutinarios, y mantener al día el esquema de vacunación”, dice Diago.

Resalta que en el programa de Inmunización, todo niño debe tener además de la vacuna de la Influenza -H1N1-, la del Rotavirus, que previene la gastroenteritis, vómito y diarrea.

“Actualmente, las enfermedades respiratorias están por encima de las diarréicas, porque con el ingreso de la vacuna contra el Rotavirus, que se coloca al bebé a partir del segundo mes de vida, en los últimos años se han controlado los casos, y el incremento no ha sido tan elevado como en años anteriores”, dice el especialista en pediatría.

Agrega que un niño con rinorrea (abundante flujo líquido por la nariz), fiebre alta y persistente por más de 48 y 72 horas, dificultad respiratoria, gripa o tos, debe evitar llevarse al jardín o escuela, porque son el foco de contagio, y es ahí donde se propaga la enfermedad.

En fin, si hay algo que un padre desea para su hijo es salud; tanto mental, emocional, física, como espiritual, para que pueda disfrutar las cosas esenciales de la vida, por eso es indispensable que comprenda que no basta eliminar los síntomas con jarabes y pastillas, o largos y cansados tratamientos, sino que se necesita prevenir, teniendo en cuenta aspectos fundamentales como la alimentación física y emocional. La primera, necesaria para que el cuerpo crezca fuerte y lleno de energía, y la segunda permitirá que la mente del niño se forme saludablemente.

Habla el experto:

El pediatra Javier Diago advierte que los padres deben aprender a identificar los signos de alarma tempranamente, porque están llevando al menor después de 4 o 5 días de avanzada la enfermedad, lo que hace más complicado el control de la misma. Agrega que se le debe inculcar al menor el hábito de lavarse las manos, y debe hacerse con especial cuidado después del contacto con personas enfermas. "En un 80 % se han incrementado las enfermedades respiratorias en menores de cinco años”.

Texto: Angélica Cano
Correo: angelica.cano@elheraldo.co

 

Temas tratados

Mensaje enviado Satisfactoriamente!
REPORTAR UN ERROR O SUGERENCIA
Ir a EL HERALDO