El id es:node/151381
Bienestar 16 de Enero de 2019

Prácticas para contrarrestar la retención de líquidos

El usuario es:

Foto: Shutterstock

Según expertos, las piernas y las manos son las zonas más comunes en las que se presenta la hinchazón ocasionada por la retención de líquidos.

Loraine Obregón Donado - Instagram:@soyloraineo

Si en este artículo usted encuentra el término hidropesía, tal vez se haga muchas preguntas sobre su significado. Pero si nos referimos a dicho concepto en palabras castizas, quizá podrá hacerse una idea sobre el tema que abordaremos en esta edición. Básicamente se trata de la retención de líquidos, un signo clínico que está asociado al consumo excesivo de sal y azúcares, y a ciertas patologías como la hipertensión arterial, la insuficiencia vascular, la diabetes mellitus, enfermedades autoinmunes, cáncer renal o urinario y trastornos alimenticios.

Adicional a lo anterior, es la consecuencia de la acumulación de líquidos en los tejidos de nuestro cuerpo. Sucede cuando hay un desequilibrio entre las fuerzas que regulan el paso de los fluidos de una zona a otra y el agua es abundante desde el espacio intravascular al intersticial, generando el edema o la hinchazón.

El urólogo Kenneth Morillo manifiesta que los riñones son el filtro de la sangre impurificada, que se encarga de convertirla en orina. Explica que en caso de que los líquidos contaminados se queden en el cuerpo, se pueden presentar complicaciones como el daño irreversible del riñón, desencadenando así una falla renal y una directa afectación en el organismo.

 “Cuando hay acumulación de líquidos a simple vista puede reflejarse como edema o hinchazón en los párpados o en los miembros inferiores del cuerpo humano. Cabe mencionar que no discrimina sexo y puede ocurrir a cualquier edad”.

Señala que es de suma importancia atender a las señales del cuerpo, por tanto, menciona que al primer síntoma lo ideal es recurrir a su médico de confianza, seguir la secuencia con el médico internista, quien manejará la situación o referirá el caso al nefrólogo y/o al urólogo. Asimismo, dice que caminar mínimo 20 minutos diarios, no consumir de forma excesiva sal y azúcares, evitar las carnes rojas, adoptar una alimentación sana y hacer ejercicio son prácticas necesarias que ayudarán a contrarrestar la retención de líquidos.

Por su parte, el nefrólogo Santos Pérez da a conocer que nuestro organismo está compuesto en un 60% de agua y para mantener dicho porcentaje, es necesario que los riñones se encarguen de regularlo y mantener un equilibrio.

“Si el riñón falla puede que se desencadenen enfermedades crónicas. Los riñones, a través de su glomérulo, se encargan de purificar los desechos que genera diariamente nuestro organismo. La acumulación de sal altera los mecanismos enzimáticos que permiten eliminar el exceso de sal, por lo tanto, la persona presentará hinchazón y, consigo, intoxicación a causa de todas las sustancias que no se han eliminado”.

Aclara que cuando hay insuficiencia cardiaca, es decir, cuando el corazón no bombea lo suficiente para que realice el retorno de la sangre de forma correcta, el riñón lo detecta y hace que se genere la retención hídrica. Ahora, las enfermedades como el hipotiroidismo, que quiere decir bajo funcionamiento de la tiroides, genera edemas y retención de líquidos. Asimismo, señala que la mala nutrición conlleva a que haya una disminución de la presión oncótica en la sangre, lo cual ocasiona mayor retención de agua y sal en los tejidos. 

Del mismo modo, pasar muchas horas sentado y llevar una vida sedentaria permite que no haya un buen retorno venoso, lo que incrementa la presión hidrostática que hace que se acumulen líquidos en el tejido intersticial. Pérez señala que la ingesta de algunos medicamentos también puede repercutir en la retención de líquidos, ejemplo de estos: los antihipertensivos, los antiinflamatorios como el ibuprofeno y el naproxeno, y los anticancerosos, entre otros.

Explica que para darle fin a las hinchazones será necesario someterse al estudio de varios órganos, aparatos y sistemas del cuerpo, pues de esta forma se llegará a determinar a ciencia cierta qué lo está produciendo.

“También necesitamos de una historia clínica exhaustiva, examen físico completo y exámenes de laboratorio, la suma de esto nos ayudará a encontrar la verdadera causa de por qué retiene líquidos”.

Caminar. Es la opción ideal, puesto que en la actividad las pantorrillas realizan la función de ‘bombitas’ que levantan la sangre. El ejercicio también hace que el corazón lata mejor y los músculos impulsen la sangre, de modo que beneficiará el retorno venoso.

El consumo de sal. El nefrólogo Santos Pérez sugiere que se consuman pocas cantidades de sal y azúcares, “porque se ha demostrado que reduciendo estas sustancias se disminuye el número de muertes al año, pues hay menor riesgo de hipertensión arterial”.

El agua. La población clínicamente sana debe hidratarse, porque el único medicamento natural que evita la insuficiencia renal es el agua. Pero, Pérez dice que cuando hay hinchazón es probable que el especialista restrinja cierta cantidad de líquidos. Esto debe ser descrito por un experto y no de forma arbitraria.

Mensaje enviado Satisfactoriamente!
Más de Bienestar Más de revistas