El id es:node/75023
Bienestar 17 de Julio de 2012

Rayo IR-A: el enemigo profundo de la piel

El usuario es:

Compartir:

Todos hemos sabido por boca de diferentes expertos que existen los rayos ultravioletas (UVB y UVA) que produce el sol de manera natural y que tienen varios efectos dañinos sobre la piel, entre ellos el cáncer. Pero recientemente fueron descubiertos los rayos IR-A —producidos por el mismo sol— que son más peligrosos que los anteriormente mencionados al considerar que producen radiación ultravioleta A y B, y rayos infrarrojos, lo cual quiere decir que tienen un nivel más elevado de efectos nocivos.

La piel diariamente está expuesta no solo a la radiación que recibe del sol, sino también de fuentes artificiales como las lámparas o los computadores.

Los efectos de los rayos UVA y UVB constituyen tan sólo el 2% de la radiación total que recibimos, mientras que los daños de los rayos IR-A comprenden más del 56% porque penetran a la capa más profunda de la piel y tienen la capacidad de afectar a un organismo intracelular llamado mitocondria, responsable de la respiración de las células de piel.

La intervención de los rayos IR-A en las células origina cambios estructurales de la piel, ya que destruye las fibras de colágeno, lo que provoca a simple vista la aparición de rasgos de envejecimiento prematuro, es decir, arrugas, pérdida de la rigidez y elasticidad, así como deshidratación, un proceso que se denomina foto envejecimiento.

“Nueve de cada diez casos de envejecimiento prematuro son ocasionados por una exposición no protegida al sol, desafortunadamente mucho se había hecho en educar a la población sobre los efectos de la radiación ultravioleta, pero poco sabíamos de los efectos de la infrarroja, que de acuerdo a las investigaciones más recientes, resultó más perjudicial que la UVA y la UVB por su capacidad de alterar el funcionamiento celular”, afirma Juan Carlos Salgado, químico farmacéutico y director científico de innovación y desarrollo L’Bel.

Al penetrar en la hipodermis, la capa más profunda de la piel, los rayos IR-A producen daños primero en la dermis y la epidermis, capas por las que atraviesan en su recorrido para llegar a la subcutis.

“Y cuando atraviesa la piel, produce todos los efectos de la radiación ultravioleta B, ultravioleta A y por lo tanto puede producir un foto envejecimiento más prolongado, es decir, destruye mayormente el colágeno de la dermis, evita que se forme nuevo colágeno y que el mismo se repare, acelerando los procesos inflamatorios y oxidativos, haciendo que todo el cuadro de daños sobre la piel se traduzca en un envejecimiento acelerado”, certifica el especialista.

Otro aspecto a tener en cuenta es que estamos expuestos a la radiación solar los 365 días del año, ya sea en invierno o en verano. “Existe la falsa creencia de que cuando tenemos un día muy nublado o estamos en invierno no hay radiación solar, lo que es falso porque la misma está presente siempre”, corrobora.

También se sabe ahora que hay fuentes artificiales de radiación infrarroja y radiación ultravioleta, como por ejemplo los ‘solarium’ o cámaras para el bronceado artificial, ciertas lámparas incandescentes de tungsteno, y los tratamientos térmicos para daños musculares, por lo que es importante utilizar un adecuado protector solar que cumpla con la especificación de proteger contra los tres tipos de radiación conocidas.

Debemos...

• Evitar la exposición solar sin protección.

• Protegernos más si vivimos en regiones de mayor altitud.

• Considerar la protección con un bloqueador contra los tres diferentes tipos de radiaciones al exponernos a los rayos del sol.

• Fijarnos no solo en el FPS. A veces creemos que un FPS más alto (50-90) es mejor, pero la realidad es que ese número es una medida de los UVB, que es solo una parte del problema; el protector debe proteger contra radiaciones: UVB + UVA y rayos infrarrojos o IR-A.

Entérate

El experto
Juan Carlos Salgado es un químico farmacéutico bogotano que desde hace más de 10 años es director científico y de innovación de la compañía L'Bel.

Rayos IR-A
Los rayos infrarrojos IR-A fueron descubiertos hace menos de dos años y son considerados más dañinos que los rayos ultravioleta UVB y UVA.

Protector solar
Un protector solar eficaz debe proteger contra los tres tipos de radiación solar, incluso los rayos IR-A, que penetran en las capas más profundas de la piel.

Texto: Angélica Conrado Cúdriz
Correo: angelica.conrado@elheraldo.co

Temas tratados

Mensaje enviado Satisfactoriamente!
REPORTAR UN ERROR O SUGERENCIA
Ir a EL HERALDO