El id es:node/98050
Bienestar 29 de Enero de 2013

¿Será verdad que desear es mejor que tener?

El usuario es:

Compartir:

El deseo es una parte fundamental de la vida humana. Según la Real Academia de la Lengua Española, el verbo desear significa aspirar con vehemencia al conocimiento, posesión o disfrute de algo y también, anhelar que acontezca o deje de acontecer algún suceso. En dichos contextos se aprecia claramente que poseer o experimentar eso que se desea es el objetivo común.

Pero un estudio de la Universidad de Missouri, EU, hecho por la investigadora Marsha Richins, demostró que desear cosas materiales genera más felicidad y optimismo “en el común denominador de los seres humanos”, que cuando dichas cosas se obtienen.

El postulado anterior ha generado controversias entre la comunidad de psicólogos y analistas de consumo a nivel internacional, pues si dicho estudio es totalmente cierto, entonces el significado de la palabra deseo tendría que cambiar.

Según la psicóloga Jacqueline Manotas, el verbo desear “es un verbo incompleto, que no tiene realización alguna a nivel físico, sino hasta que sucede aquello que se quiere”, en otras palabras, hasta que se tiene dicho objeto de deseo.

Por tal razón es necesario tener claridad también sobre lo que es motivo de deseo: generalmente no se desean cosas negativas o que causen incomodidad o pesares.

Las cosas que el ser humano anhela son en pro de su bienestar, ya sea emocional o físico y estas, la mayoría de las personas sí quieren que ocurran. En este punto entonces entran a jugar dos conceptos con sumo protagonismo y bastante ligados entre sí: satisfacción personal y la felicidad.

Marlon Gómez, entrenador de vida, dice que el estudio es muy claro con su postulado, pero advierte que tiene que ver netamente con las emociones.

“Cuando uno anhela algo, las acciones son meramente subjetivas, la parte emocional es la que tiene la mayor carga en pro de la búsqueda de un estado óptimo, de satisfacción personal o de felicidad”, manifestó Gómez, quien a su vez afirma que “muchas personas piensan que las cosas o metas por alcanzar son las que los llevarán a un estado de felicidad ideal. Terrible error, pues una vez se logran dichas metas, identifican que solo fue por un momento y, continuando con su vida les llega una temerosa duda: ¿y ahora qué?”, puntualizó.

Linda Lobo, enfermera, comenta que desear es algo necesario pues genera gran satisfacción por la expectativa que trae consigo. “Si se desea algo, lo más lógico es querer tenerlo y cuando esto pasa, se conduce de forma directa hacia un bienestar para el ser humano. Además, cuando uno quiere, por ejemplo, un carro, lo correcto es visualizarlo de forma específica, complementando dicho anhelo con acciones en pro de ello hasta llegar a tenerlo”.

Entonces, la felicidad en cuanto al deseo se puede decir que no es una meta inalcanzable, ni mucho menos está delimitada por las que se alcanzan; “la felicidad es una actitud del diario vivir, es un estado de permanente búsqueda de la satisfacción personal con lo que se tiene y, con lo que se hace propositivamente con eso que hay en nuestras manos”, agregó el entrenador de vida. 

“Cuando se logran los objetivos planeados, el intelecto humano siente satisfacción por la labor alcanzada y lo motiva a reorientar el rumbo hacia nuevos y mayores logros. Por su parte, el área espiritual interviene posicionando y dándole identidad a lo logrado, ya que no todo lo que se desea, necesariamente es lo más correcto para el plan de vida de cada cual. Por tal motivo es necesario pedir consejo a personas de mayor criterio y por supuesto, la ayuda que viene de Dios, para quienes creen en ÉL, es la mejor solución”, concluyó Marlon Gómez, convencido de que es mejor tener, que desear. ¿Y usted qué prefiere?

Otra mirada
Este tipo de estudios del consumidor advierte sobre la forma de proceder de las personas, más no del fondo o las intenciones reales que tienen para desear y sentir más placer en el proceso de búsqueda, que en la obtención de lo anhelado. Por tal motivo es fundamental estructurar prioridades de vida que provean el placer adecuado en quienes las desean.

Texto: Rafael Escobar Saumet
Twitter: @RalphSaumet

 

Temas tratados

Mensaje enviado Satisfactoriamente!
REPORTAR UN ERROR O SUGERENCIA
Ir a EL HERALDO