El id es:node/30081
Bienestar 19 de Julio de 2011

Virus en la playa en consecuencia de las lluvias

El usuario es:

Compartir:

Es difícil creer que un agradable día de playa pueda acarrear consecuencias futuras como enfermedades, pero lo cierto es que en época de lluvias, los virus y microbios tienden a reproducirse en el mar, constituyendo un posible riesgo para la salud.

“Por supuesto que las aguas de los ríos, mares, lagos u otros sitios usados como recreación, se hallan con alto poder de contaminación después de un fuerte aguacero. Si el sistema es fluyente,  se incrementa la carga de tóxicos, ya sean químicos, bacterianos o virales, dañinos para la salud humana u organismos vivos”, explica la microbióloga Celia Rossi.

Aunque en estos momentos no se han registrado enfermedades por concentraciones de virus, corresponde a las autoridades pertinentes supervisar la generación de microorganismos en aguas recreativas en las zonas costeras, después de las lluvias intensas.

Para garantizar la calidad de las aguas, existen decretos que regulan la cantidad de organismos presentes en determinadas medidas.

Con los procedimientos científicos adecuados, pueden detectarse bacterias en muestras de agua como la Escherichia Coli o enterocos intestinales, que pueden acarrear enfermedades digestivas.

Las lluvias pueden generar la reproducción de adenovirus, que son células virales relacionadas con la gastroenteritis en niños, algunas infecciones respiratorias, otitis y conjuntivitis.

Casi todas las personas son resistentes a este tipo de virus infecciosos, por lo cual no suponen un riesgo significativo la mayoría del tiempo.

El peligro se presenta cuando hay lluvias fuertes, ya que aumenta su concentración en aguas de baño hasta alcanzar niveles alarmantes.

Las comunidades víricas, por lo general, son muy resistentes en agua de mar, y pueden sobrevivir más que las bacterias. No obstante, no existe ninguna normativa que regule su presencia.

“Esto puede deberse a la carencia de técnicas de laboratorio que faciliten el control de una manera rápida y fiable, por lo que no hay parámetros de referencia que permitan establecer una norma.  Se necesitan estudios para determinar el límite permitido en este tipo de aguas” afirma la químico-farmacéutica Rossi.

Escherichia coli

Este organismo procariota se aloja en el intestino de los seres humanos y puede llegar a causar infecciones mortales.

La complicación más común es el síndrome hemolítico urémico, y las personas que lo presenten pueden desarrollar afecciones renales. Los primeros síntomas son los dolores estomacales severos y diarrea.

Estas primeras señales afectan con mayor gravedad a los niños y ancianos, especialmente a aquellos que padecen otra enfermedad.

Para tener muy en cuenta

No ingerir agua de mar: Tragar agua de mar accidentalmente es algo que nunca falta en vacaciones, sobretodo en los niños. Por eso, se deben evitar juegos que lo propicien.

Considerar la distancia de la orilla: Sumergirse en el agua de siete a 10 metros  a partir de la orilla, donde hay menos contaminación. Escoger un sitio lejos de vertederos de aguas residuales o cocinas improvisadas en la playa.

Si empieza a llover de repente: Se debe esperar un periodo de una a dos horas después de lluvias muy intensas, hasta que el agua retorne a su tonalidad y transparencia normal.

En caso de presentarse molestias: Luego del baño en agua de mar, se recomienda una ducha inmediata, o lo antes posible. En caso de ardor en  los ojos, rasquiña en la piel o taponamiento de los oídos, acudir al médico.

¿Por qué la lluvia genera microbios?
Responde Celia Rossi

El agua de lluvia arrastra sólidos y gases que van a dar a los ríos, lagos, y por supuesto a la orilla del mar, que favorecen el crecimiento de los microorganismos como bacterias, hongos y parásitos.

Además, la lluvia es el depósito transitorio de los virus de determinado sitio geográfico.

Se debe evitar bañarse en momentos inmediatos a la descarga de lluvia para evitar enfermedades diarreicas, respiratorias, de la piel o los ojos, teniendo especial cuidado con los niños de corta edad y los ancianos.

Texto: Raiza Mar Jiménez
raiza.jimenez@elheraldo.com.co

Temas tratados

Mensaje enviado Satisfactoriamente!
REPORTAR UN ERROR O SUGERENCIA
Ir a EL HERALDO